Relatos sorprendentes

El rincón de los contadores de historias…

Aniversario 9 febrero 2011

Aniversario

De: Cebolledo



Aquel día Ricardo se había levantado inquieto, nervioso. Pensó que tenía que reunirlos. Se acercaba el aniversario y era preciso que lo celebraran juntos. Tal vez fuera el último aniversario.


Cogió el teléfono con la intención de llamar a Pablo. Con Pablo siempre se había llevado bien, pero ya hacía más de un año que no hablaba con él. Y mucho más que no se veían.


Habían sido un grupo muy unido. Se habían querido tanto. Y se habían odiado después. Habían dicho cosas terribles los unos de los otros. Eran jóvenes y alocados. Alegres. Pero la convivencia les había terminado por enfrentar.


Pero eso fue hace mucho tiempo. Luego se separaron, fueron cada uno por su lado. Se casaron, tuvieron hijos, triunfaron en la vida, se divorciaron y se volvieron a casar. Estuvieron, incluso, a punto de hacer las paces. Y fue entonces cuando Juan se fue. Y ahora iba a ser el aniversario.
Hacía un par de meses se había vuelto a encontrar con la viuda de Juan. Nunca se había llevado especialmente bien con ella. Una mujer de carácter. Pero con los años se había suavizado. Le trató como una vieja amiga. Una amiga de la infancia. ¿Acaso no era exactamente eso?


Ricardo quiso encender un cigarrillo y fumárselo mientras bebía su zumo de naranja. Pero decidió que no pegaba con las vitaminas. Además se había propuesto dejar de fumar. O fumar menos. Marcó el número de Pablo.


Pensó en alguna cosa graciosa para iniciar la conversación. Él siempre era el gracioso del grupo. El despreocupado. El chistoso. Con el que nunca se hablaba de cosas serias. Era su coraza, la barrera que le protegía del mundo exterior. Pero eso ya no era necesario ahora. Ahora, con hijos y nietos, no era tiempo de timideces, ni de remilgos. Y menos con los antiguos amigos.


“Habría que llamar a la viuda de Juan y a Dani…” pensó mientras sonaban los tonos en el auricular. “Será un gran aniversario, hace tanto que no nos vemos. Recordaremos viejos tiempos, las anécdotas y las correrías.” Sonrió, estaba contento, emocionado, excitado. Al otro lado de la línea alguien descolgó.


– Diga.


-¿Paul? Soy yo, Ringo.

Cebolledo



Safe Creative #1101068211076

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s