Relatos sorprendentes

El rincón de los contadores de historias…

Cómo participar en el blog 24 mayo 2011

Filed under: Últimas noticias,Últimos post,Información — catigomez @ 10:45


Aunque en principio parezca complicado, es muy fácil participar. Voy a explicaros paso a paso lo que hay que hacer para ser autor/a del blog. Para tener más claro el funcionamiento del blog, os sugiero que le déis un vistazo a las Normas. Recordad que aquí no hay plazos de entrega, ni límites en extensión de los textos, ni en frecuencia de participación, ni fechas de caducidad… Ni siquiera limitaciones de tipo de obra, pues aunque el blog se llame Relatos… podéis publicar aquí lo que queráis (cuentos, poemas, avances de vuestras novelas… y, por supuesto, relatos). Yo en ningún momento voy a corregir ni a censurar vuestras obras; pero, eso sí, como ya os digo en las Normas, no voy a permitir apologías del terrorismo, xenofobia y temas por el estilo. Creo que es razonable, ¿no os parece? Pues empecemos.


-Lo primero que debéis hacer para poder participar en el blog, es registraros en WordPress.




Es muy sencillo, os dan un nombre de usuario para poder entrar en el blog, vosotros elegís vuestra contraseña y le indicáis vuestra dirección de correo electrónico. Si queréis aprovechar la ocasión para abrir vuestro propio blog en WordPress, pinchad en la opción “Sign up for a blog, too”, y lo solicitáis ahí, pero esto no es necesario para participar aquí.


-Después debéis enviarme un correo a relatossorprendentes@gmail.com con vuestro nombre de autor (o vuestro pseudónimo, si lo preferís) y la dirección de correo electrónico con la que os habéis registrado, para que yo os pueda autorizar en el blog. Para poder autorizaros, os enviaré a vuestro correo una invitación desde WordPress; al aceptarla, pinchando en el enlace que allí veréis, ya seréis autores del blog.

Una vez registrados, ya podéis crear vuestra página de autor, con una foto vuestra o una imagen con la que os sintáis identificados y un texto de presentación para que los lectores os vayan conociendo, en donde contéis lo que queráis contar, así como la dirección de vuestras páginas web o blogs (si las tenéis), vuestras obras publicadas (si las tenéis también, cosa que no es imprescindible para participar aquí, por supuesto) y cualquier información que queráis dar para presentaros a vuestros lectores; en esta misma página de autor podréis ir añadiendo el listado de las obras que vayáis publicando en el blog. Si lo preferís, yo os puedo abrir una entrada con vuestra página de autor, y para ello deberéis enviarme a mí toda esa información por email. Vuestra página de autor se podrá ver en la pestaña superior “Amigos autores” (o bien en “Participa”, si eres un recién llegado), y en el cuadro de la derecha “Páginas de autor”. Y vuestro listado de obras se irá añadiendo automáticamente al cuadro “Autores”.




-Bien. Ahora que os habéis registrado y ya tenéis vuestra propia página, ya podéis participar en el blog siempre que queráis. Sólo tenéis que entrar en el blog pinchando en “Acceder” en el cuadro verde de la derecha titulado “Entrada al blog”




-Al entrar, os conducirá directamente a vuestro “Escritorio”. Allí tendréis vuestro nombre (en la esquina superior derecha), la información del blog y las opciones del menú (en varios cuadros grises a la izquierda). Seleccionad “Entradas” y “Añadir nueva” y podréis empezar a escribir.



-Ya estáis en el editor de textos. Poned un título a vuestra obra, y escribid o copiad vuestro texto. Si lo vais a copiar desde Word, es mejor copiarlo antes en el accesorio WordPad (lo tenéis en Windows) y luego volver a copiarlo desde allí y pegarlo en este editor de WordPress, de otra forma da algunos problemas. De todos modos, es mejor escribir aquí directamente para que la letra y los saltos de párrafo sean los correctos. ¡Ah!, y no olvidéis firmarlo con vuestro nombre de autor o vuestro pseudónimo. Una vez escrito el texto, seleccionad del cuadro “Categorías” (abajo, a la derecha) las opciones “Últimos post” y “Amigos autores” (o bien “Participa”, según en qué pestaña se encuentre tu página de autor) y pinchad en el botón azul “Publicar”. Veréis que la página se actualiza y sale la opción “Vista previa”. Pinchad allí y veréis vuestro texto en el blog.


Veréis que la letra, previamente, sale muy pequeña y los párrafos muy apretados. Podréis hacer algunos cambios pinchando en la pestaña HTML de vuestro editor de textos. Aquí os doy algunos trucos para mejorar el aspecto de vuestras obras.


-Sólo os pido que, antes de publicar cualquier cosa en el blog, la registréis previamente, para seguridad de todos. No importa dónde, en Creative Commons, en Safe Creative o en el Registro de Propiedad Intelectual. La cuestión es que la obra esté perfectamente protegida antes de difundirla por la Red. El blog tiene una licencia doble, de Creative Commons y de Safe Creative, del tipo Reconocimiento-No Comercial-Sin Obras Derivadas, que significa que cualquiera puede copiar aquí nuestras obras y difundirlas, pero siempre nombrando al autor de forma explícita, no pudiendo cambiar nada del texto ni extraer obras derivadas a partir de ella, ni pudiendo obtener beneficio comercial con su explotación. Es decir, lo que podríamos llamar “publicidad gratuita”, pues nos pueden ayudar a promocionar nuestra obra y a nosotros como sus autores, pero no van a poder explotarla comercialmente (sin nuestro consentimiento, claro está), ni van a poder utilizarla para hacer sus propias creaciones. Pero este registro sólo protege al texto como parte del blog; no lo podríais utilizar para publicar vuestra obra en otro lugar. Por eso, insisto aunque me ponga pesada, en que deberéis registrar vuestra obra donde mejor os parezca antes de publicarla aquí. Así estará doblemente protegida.

Si lo preferís así, podéis ponerle un Copyright a vuestra obra (todos los derechos reservados); de esta forma no se podría copiar ni difundir vuestra obra, pero estaría totalmente “blindada”. Es vuestra elección. Si lo queréis así, por favor, ponedle el código de forma explícita al final del texto.


Espero haberos aclarado un poco más las cosas. Si tenéis alguna duda, por favor, dejad aquí un comentario o mandadme un correo a la dirección del blog.

Muchas gracias por uniros a nosotros. Espero que, desde este momento, os sintáis en vuestra casa, con total libertad para participar siempre que queráis. Sin prisas… Sin agobios… Sin competencias… ¿No os apetece empezar ya?




Safe Creative #1007200004196

 

Cómo añadir un código Safe Creative en vuestro relato 24 febrero 2010

Filed under: Últimas noticias,Información — catigomez @ 20:40
Tags: , , , ,


Cómo alguno de vosotros me ha comentado que tiene dificultades para completar este proceso, voy a explicaros paso a paso cómo añadir el código de registro de vuestro relato en el editor de textos de WordPress. Vayamos por partes:



1-Supongamos que queréis publicar aquí un relato. Previamente me habéis hecho caso y lo habéis registrado en Safe Creative (¡¡gracias!! ;D). Lo primero que os encontráis en vuestra página de Safe Creative, es un listado con todas vuestras obras registradas. Elegid la que os apetece publicar aquí y pinchad en “Obtener etiquetas”:



2- La siguiente pantalla os muestra las distintas etiquetas que existen para identificar vuestra obra. Elegid la que más os guste y pinchad sobre ella:



3- Una vez elegida, os mostrará el cuadro con el texto en html de ese código. Seleccionad ese texto y copiadlo (Ctrl+C):



4- Ahora volved al blog y entrad en el editor de textos. Una vez escrito o pegado vuestro relato, pinchad en la pestaña “HTML” y bajad con el cursor hasta el final de la página. Allí, pegad el código de Safe Creative que habíais copiado (Ctrl+V). Después poned algún espacio en blanco (recordad, <!- – br – ->):



5- Volved a pinchar en la pestaña “Visual” y comprobad que el código se ha pegado correctamente. Ahora sólo falta editarlo para que, al seleccionarlo, envíe al lector a una nueva pestaña. Para eso pinchad sobre el código y elegid la imagen parecida a un paisaje:



6- Se os abrirá un cuadro de edición de la imagen. Seleccionad la pestaña “Opciones avanzadas”:

Y luego, marcad el cuadro “Abrid el enlace en una nueva ventana” . Luego pinchad en “Actualizar”:



Ya sólo os falta pinchar en “Publicar” para tener vuestro relato listo en el blog. Una vez publicado, pinchad sobre el código de Safe Creative para estar seguros de que os lleva al lugar correcto.

¡¡Listo!!


Safe Creative #1003045687655

 

Álbum de fotos 2 febrero 2010

Filed under: Últimas noticias,Información — catigomez @ 19:35
Tags: , ,


Voy a ir mostrando aquí las preciosas fotos que me estáis enviando para ilustrar vuestros relatos. Así, si alguien ve alguna que le guste para su relato, no tiene más que copiarla o pedírmela, y yo se la pondré encantada. ¡Además de escritores, sois unos fotógrafos estupendos! Recordad que si alguien quiere poner algún tipo de licencia a sus fotografías o prohibir su distribución por Internet, deberá avisar cuando las envíe. ¡Gracias a tod@s, artistas!


Claudia Aynel

LagoClaudia2

Claudia Aynel-Jotunheim

https://relatossorprendentes.files.wordpress.com/2009/09/kjosfossen-ii.jpg?w=237&h=381

Claudia Aynel-Kjosfossen

https://relatossorprendentes.files.wordpress.com/2009/09/istanbul-i.jpg?w=500&h=332

Claudia Aynel-Istambul

https://relatossorprendentes.files.wordpress.com/2009/09/santa-sofia-i-copia.jpg?w=439&h=252

Claudia Aynel-Santa Sofía

https://relatossorprendentes.files.wordpress.com/2009/09/ayasofia-i.jpg?w=280&h=416

Claudia Aynel-Ayasofía

https://relatossorprendentes.files.wordpress.com/2009/09/bluemosque-i.jpg?w=600&h=440

Claudia Aynel-Bluemosque


Wiskott

Wiskott-Gener 2010

Wiskott-Gener 2010-6

Wiskott-Gener 2010-7

Wiskott-Gener 2010-18

Wiskott-Gener 2010-28

Wiskott-Gener 2010-48

Wiskott-Tarragona gener 2010

Wiskott-Tarragona 2010-135

Wiskott-Tarragona 2010-135

Wiskott-Tarragona 2010-136

Wiskott-Tarragona 2010-136

Wiskott-Tarragona 2010-141

Wiskott-Tarragona 2010-141

Wiskott-Tarragona 2010-172

Wiskott-Tarragona 2010-172

Wiskott-Tarragona 2010-178

Wiskott-Tarragona 2010-178

Wiskott-Tarragona 2010-154

Wiskott-Tarragona 2010-154

Wiskott-Tarragona 2010-153

Wiskott-Tarragona 2010-143

Wiskott-Tarragona 2010-64

Wiskott-Tarragona 2010-190

Wiskott-Tarragona 2010-175

Wiskott-Tarragona 2010-173

Wiskott-Tarragona 2010-164

Wiskott-Tarragona 2010-147

Wiskott-Dsc00101

Wiskott-Dsc00108

Wiskott-Dsc00112

Wiskott-1902210-09

Wiskott-1902210-014

Wiskott-1902210-017

 

Trucos para el editor de textos 15 enero 2010

Filed under: Últimas noticias,Información — catigomez @ 20:53
Tags: ,



EDITADO Y AMPLIADO:

Como habréis podido comprobar, el editor de texto tiene algunas limitaciones. La más evidente es el diminuto tamaño de la letra, un auténtico “quema-retinas”, pero también habréis comprobado que a veces los párrafos aparecen amontonados porque los espacios entre ellos apenas son evidentes. He encontrado algunos truquillos en código html, que podréis aplicar pinchando en esa pestaña (HTML) después de haber escrito vuestro relato, y añadiéndolos en el lugar correspondiente.

Por ejemplo:

-Para lograr un tamaño de letra más legible, podéis utilizar el siguiente código:

<span style=”font-size:medium;”> al principio del texto o delante de cada párrafo que queráis cambiar para una letra de tamaño mediano. Es el que yo uso para aumentar la letra de todos vuestros relatos. El código que marca el final de éste es </span>. Da mejores resultados si se utiliza delante de cada párrafo, es decir, al principio de cada frase después de un punto y aparte. En ese caso no hace falta que utilicéis en final (</span>), porque se marca automáticamente.

Si preferís una letra aún más grande, podéis probar a escribir large en vez de medium. Por ejemplo, así quedaría una línea en large:

Más grande todavía…

-Para un espacio en blanco bien visible, podéis poner <!- -br- ->, una vez por cada espacio que queráis. Así:

<!- -br- ->

<!- -br- ->

equivaldría a dos espacios en blanco.

Si queréis un espacio en blanco más exacto, podéis utilizar los siguientes códigos

(Fuente: WordPress http://wpbtips.wordpress.com/2009/06/10/formatting-text-pt-1/ ):

Encima del párrafo: <p style=”padding-top:14px;”>

Debajo del párrafo: <p style=”padding-bottom:14px;”>

Encima y debajo del párrafo: <p style=”padding-top:14px;padding-bottom:12px;”>

Sólo tenéis que variar los valores que hay delante de px para obtener un espacio más o menos grande.

-Si queréis un tamaño de letra aún más grande y en negrita, podéis utilizar los códigos <h1> y </h1>. Es el que yo uso para los títulos de vuestras obras. Se utiliza delante y detrás del título, así:

<h1>Título de la obra</h1>

Título de la obra

Podéis probar también con otro número (h2 o h3, por ejemplo) para cambiar de tamaño. También podéis utilizar la pestaña desplegable que aparece en VISUAL (Párrafo), pero a mí me da mejores resultados el código html.

Y eso es todo, por el momento. Seguiré investigando más trucos para ir mejorando el aspecto de nuestros relatos, que también es importante. Creo que es fundamental todo lo que sirva para lograr que al visitante le resulte agradable la lectura, para que se sienta cómodo con nosotros y desee volver. ¿A que sí? Me gustaría que probaseis los trucos, que jugaseis con ellos para ver qué resultado os dan; y si alguien conoce más trucos, o tiene algún problema concreto con el editor de textos, sería estupendo que lo comentase aquí para que todos podamos aprender algo nuevo. Pero cuidado, porque en WordPress no se permiten todos los códigos html, por motivos de seguridad. En estas páginas podréis consultar sus condiciones (¡suerte que existe el traductor de Google para los que no hablamos inglés!):


http://en.support.wordpress.com/code/


http://www.w3schools.com/tags/default.asp


 

Imágenes 6 noviembre 2009

Filed under: Últimas noticias — catigomez @ 21:40

Me gusta ilustrar los relatos con las imágenes que me parecen más adecuadas. De todas formas, si prefieres que tu relato no tenga ilustraciones o no te gustan las que he elegido, no tienes más que decírmelo y las quitaré o cambiaré enseguida. ¡Tú eres el dueño de tu imaginación! Y si prefieres ponerlas tú mismo y no te pertenecen, recuerda poner el enlace a la página donde las encontraste.


Siempre pongo el enlace al lugar en donde encontré la imagen, con sólo pinchar sobre ella. No obstante, si eres el dueño de los derechos de la imagen o el propietario de la página donde la encontré, y no quieres que la imagen aparezca en este blog, por favor, ponte en contacto conmigo y la retiraré de inmediato.

 

Comenzamos… 7 agosto 2009

Bueno, amigos, ya podéis empezar a añadir vuestros relatos y a disfrutar con los que aquí encontréis. Estáis en vuestra casa. Pero, por favor, no olvidéis respetar las normas. Gracias y volved por aquí siempre que os apetezca disfrutar de la nueva literatura.

 

**“ EN EL PUEBLO DE LOS GINKGO BILOBA”. ANA MARÍA MANCEDA. SELECCIONADO PARA ANTOLOGÍA.EDIT.NUEVO SER.2003. 8 octubre 2016

**“ EN EL PUEBLO DE LOS GINKGO BILOBA”. ANA MARÍA MANCEDA. SELECCIONADO PARA ANTOLOGÍA.EDIT.NUEVO SER.2003.

 


El sol amenaza arder sobre las dunas. La hilera de seres harapientos se desplaza sobre la arena. Es gente aún joven y fuerte, entre ellos hay niños, de rasgos bellos, se puede distinguir en sus facciones los rasgos de las distintas etnias terrestres, pero todas esas cualidades están escondidas por la suciedad de sus cuerpos y sus ropas. Un color humo rodea la imagen de los vagabundos, a pesar del oro del desierto se ven como andrajosos mutantes que vagan sin destino. Las poblaciones rechazan su presencia, son los leprosos del siglo veintiuno. Fueron los dueños del mundo en la era de los millonarios electrónicos; el “ Capital” fluía con libertad, Las Grandes Corporaciones Transnacionales eran buques sin banderas que navegaban con sus capitales por las aguas de Internet. Fundían países y enriquecían regiones en horas, causaban el mismo desastre que la fuga de los gases tóxicos de una industria
1
pesticida, pero ellos seguían su veloz viaje de piratería con sus “ Bancos Fantasmas”. Así estaba el mundo globalizado, con políticos y burócratas corruptos e incapaces de seguir la velocidad de sus comunicaciones y transferencias. Barrieron con siglos de un orden social injusto pero con cierto equilibrio, desaparecieron la actitud ética, la moral, la dignidad. Pero la catástrofe llegó, explotó como una bomba debido a la volatilidad del Mercado Mundial, y este grupo de gente, habitantes de barrios exclusivos, de vidas privilegiadas, poseedores de riquezas inimaginadas para el hombre común, perdió la “ Espada, la Joya y el Espejo”.* Al principio, desconcertados, se unieron, se ayudaron, pero era tal la miseria que comenzaron su éxodo por el mundo, comiendo lo que encuentran y bebiendo de las aguas de escasos manantiales. La gente de los pueblos por los que pasan, los insultan, tirándoles piedras y sumiéndolos en el escarnio. Sus caras tienen la expresión de la nada, quizás llevan en sus mentes, recuerdos de los paraísos perdidos, de una vida obscena y amoral. Entre la muchedumbre van Takeo y su hija Amaterasu, siempre tomados de la mano. Sus semblantes reflejan sentimientos humanos, ausentes en los demás. Uno puede ver en ellos angustia, sorpresa, emoción. Takeo fue un poderoso Shogum financiero, amó profundamente a su esposa Kono-Hana, rica heredera, en honor a ella y para merecerla había levantado un Imperio. Cuando su mujer murió solo se asió a la vida por su hija Amaterasu, luego devino el Crak Mundial y comenzó el peregrinaje. En esa travesía sin tiempo, la niña cuida de su padre y juntos comentan la puesta del sol, la maravilla de un eclipse, el nacimiento de una flor. Reconocen los pájaros por su canto, habilidad que aprendieron de Kono- Hana, gran conocedora de la naturaleza. Esas fugaces emociones son asfixiadas ante el maltrato que reciben por los
2
pueblos que pasan, observando a la vez la pobreza y la falta de alegría de esa gente, era como si una lluvia de tristeza hubiera caído sobre el planeta. Una tarde pasan por uno de los tantos pueblos humildes, pero éste tenía algo distinto, denotaba organización y pulcritud. El padre y la niña se alejan del grupo, se adentran entre sus calles, les parece no percibir violencia entre los pobladores. Las veredas estaban arboladas de majestuosos Ginkgo Biloba, cuyas hojas en forma de abanico parecían aventar la fatiga de los forasteros. La admiración iba creciendo a medida que descubrían la peculiar vida de sus habitantes, la alegría dominaba la actitud de los mismos. Las mujeres cantaban mientras realizaban sus quehaceres, algunas familias merendaban en los patios delanteros de sus casas mientras los niños jugaban en las veredas. Al pasar los miraban curiosos, el olor de las comidas caseras era exquisito. Se veían jardines, huertas, granjas, todo amorosamente cuidado. Los muros, cual páginas de los libros, estaban pintados con imágenes de historias y leyendas, seguramente de esa región, adornados con bajorrelieves que representaban las hojas en abanico de los Ginkgo Biloba, el árbol sagrado de ese pueblo. Otra cosa sorprendente era la manera y el tipo de conversación que sostenían; hablaban de proyectos, las palabras salían musicalmente, se enlazaban, se enhebraban y confluían en sueños y utopías. Amaterasu se emocionó y más que nunca anheló estar con su madre para compartir ese lugar y esos momentos. Se detuvieron a mirar como trabajaban un carpintero y un herrero mientras tomaban un refresco y charlaban. La niña sintió la necesidad de pedirle a su padre la foto de la familia en los tiempos felices, Takeo, apesadumbrado, le contestó- Los duendes del imperio me arrebataron tan precioso tesoro. En ese momento los artesanos levantaron la vista y sonrieron al padre y a la hija, les convidaron refrescos, reconocieron en ellos cierta magia.
3
El sol se estaba ocultando. Se veía distante, cruzando las colinas, la hilera de harapientos que se alejaba. Takeo y Amaterasu fueron invitados a compartir esperanzas en el pueblo de los Ginkgo Biloba. Al pasar los días, la gente se reunió para, en ceremonia solemne, entregar al padre y a la hija, el símbolo que les correspondía como ciudadanos del lugar. El herrero y el carpintero se acercaron con un hermoso estuche de madera en cuya tapa se encontraba exquisitamente tallada la hoja del árbol sagrado. Takeo sintió un escalofrío y lo invadió el pánico, creyendo adivinar que dentro habría una joya y se dijo- Todo comenzará nuevamente. Al abrir la tapa, Amaterasu se sorprendió al ver el estuche vacío, pero su padre emocionado vio en el fondo del mismo el bello rostro de su hija reflejado en un espejo.**** *Dentro del mundo de los negocios la espada es la fuerza, la joya la riqueza y el espejo el conocimiento (Alvin Toffler)

 

ALMENDROS EN EL CREPÚSCULO. ANA MARÍA MANCEDA 4 octubre 2016

ALMENDROS EN EL CREPÚSCULO. ANA MARÍA MANCEDA

 

almendros-en-flor-h-anglada-camarasa-1

                    

            Último paseo del fin de semana en el campo. En estos días reciclé las energías para comenzar la rutina vertiginosa de la ciudad, ya mi velocidad no es la misma, la edad   tiene que ver, hago la mitad de las cosas que realizaba en la juventud, pero en realidad rindo lo mismo, todo es más reflexivo, selectivo y  obtengo a diario los resultados deseados. Pero este dejarse llevar es zafiro. El  luminoso atardecer me impulsó hacia un  sendero no transitado, de pronto los vi, repletos de frutos, desafiando, gatillando al tiempo. Y los recuerdos que estaban al acecho aparecen impunes. Los almendros me sienten a chispas, a destellos de nostalgias, me traen el aroma de una época mágica, compleja y de la conflictiva, dominante presencia de mi padre        

          Sucedió en  primavera. Con mis compañeros de facultad habíamos decidido realizar una cena con la excusa de festejar la semana del estudiante. También era una manera de exorcizar los graves acontecimientos políticos en los que estábamos inmersos, el huevo de la serpiente estaba germinando. Queríamos divertirnos. Los chicos traerían pizzas y empanadas pero yo deseaba cocinar una salsa de almendras que debía  acompañar con presas de pollo, pensé que bien los podía suplantar por unos pequeños gallos que teníamos en el gallinero— regalo del tío tano  que se le hacía insoportable que la gente no tuviera su huerta y sus propias gallinas—. Mi padre, en esas raras treguas  que tenían nuestras habituales discusiones se ofreció a colaborar con mi comida especial. Él se encargaría de entregarme listos para su cocción a los apreciados gallos, extraña especie pigmea, que esperaban  para una ocasión importante. Los preparativos me supieron a fiesta, desde las compras de elementos no comunes en la comida cotidiana; crema, especies exóticas, almendras, vino especial, hasta la puesta de la mesa.

         Cuando el perfume de la salsa invadió la cocina, calculé  que era el momento de dorar las aves. Ante la tardanza de mi padre, fui  en su búsqueda, no podía esperar más tiempo. El recorrido por el camino hacia el fondo de la casa me hizo sentir más feliz aún. El jardín y los frutales florecían y el atardecer aparecía como diseñado por toques de luz y pinceladas de naranjas y azules. Llegando a los últimos árboles sentí un estremecimiento, los gallos estaban colgados de las ramas, pico abajo ¡Sin pelar! Al acercarme descubro horrorizada que abrían los ojos. ¿Cómo sucedió? Desde la cocina había escuchado el gran alboroto provocado por su captura. Salí corriendo, a punto de llorar le expliqué a mi padre que los gallos no estaban muertos. Mi angustia era doble; estaban vivos y moribundos. Los sucesos que siguieron ¡ No podían haber sucedido! Trató de ahogarlos, no se murieron, por último decidió cortarles la cabeza. Horrible. Así era él, poseía una insoportable y graciosa inutilidad, no heredó la simple habilidad de mi abuela para matarlos en un segundo.

        La cena estuvo lista a las diez de la noche, las risas juveniles y las alabanzas inundaron la casa ¡Qué mano para la salsa María!¡Qué exquisitez! ¡Qué sabor le dan las almendras! ¡Muy bueno el  vino! Yo no comí, tenía la sensación que el asco derretía mi maquillaje, contaminaba mi perfume, enrojecía mi mirada.  Los queridos compañeros, cómplices de la vida, ignorantes de mi sufrimiento, alegres por el vino, la juventud, las canciones de Serrat, la  negra Sosa, y la perfecta noche de primavera,  celebraron la fiesta. ¿Alguna vez habrán recordado mis amigos esa noche? De todas maneras son sucesos que te marcan para toda la vida.   

       El tiempo regresa, el paseo  en el campo termina, los recuerdos se refugian en  las orillas de la noche. La última imagen que llevo en mi mirada de otoño, son los soberbios almendros que acompañan el crepúsculo y los sutiles reflejos de las estrellas que asoman. Luego todo se esfuma.*************

 

Richard Arlington y Ana Cruz-Ortega. Amo 4 septiembre 2015

Filed under: Últimos post — Díaz de Tuesta @ 20:40

Richard Arlington y Ana Cruz-Ortega. Amor y aventuras en la Europa del siglo XIX. De momento, todavía a tu alcance.
http://ow.ly/RNOZy http://ow.ly/i/cOVtL

 

GRACIAS WORDPRESS POR EL ESPACIO QUE ME BRINDAN. FELIZ 2015 30 diciembre 2014

Filed under: Últimos post — ac18 @ 1:51

amigo-rosa blanca

 

“ LOS JAZMINES TAMBIEN PERFUMAN LA OSCURIDAD” Mención de Honor en concurso “1° CONVERGENCIA NACIONAL DE CUENTOS JUNINPAIS 2002) Editado en antología Editorial”EDICIONES DE LAS TRES LAGUNAS”. Junín.Pvcia.Buenos Aires. autor: ANA MARÍA MANCEDA 9 octubre 2014

Filed under: Amigos autores,Últimos post — ac18 @ 17:08
Tags:

“ LOS JAZMINES TAMBIEN PERFUMAN LA OSCURIDAD”

               Mención de Honor en concurso “1° CONVERGENCIA NACIONAL DE CUENTOS JUNINPAIS 2002) Editado en antología Editorial”EDICIONES DE LAS TRES LAGUNAS”. Junín.Pvcia.Buenos Aires.

 

              autor: ANA MARÍA MANCEDA

 

 

vírgenes del caribeVírgenes del Caribe del pintor dominicano Pedro Pablo Mendez Garcia

 

                  El calor la asfixiaba. Desde el patio le llegaba el aroma de los jazmines del país, penetrando y perfumando su piel. Se oía la estridente sinfonía que producía el croar de las ranas. Corrió suavemente la cortina de encaje; la negra Tomi, como Rosarito la llamaba, cruzaba su pesada silueta por entre las vasijas repletas de flores y esquivando diestramente el aljibe, hacía equilibrio con una  gran fuente repleta de pasteles que tenuemente brillaban de almíbar  «Seguramente los lleva para las habitaciones de la servidumbre, allí entre murmullos y suspicacias sobre la vida de los patrones, entre risas pícaras y bebiendo chocolate o tés de yuyos humeantes, vaciarían la bandeja, las muy diablas» , pensó la joven.

                  La oscuridad iba cubriendo la ciudad, Rosarito apagó las velas del candelabro y con una amplia capa negra se tapó el primoroso camisón de blancas puntillas que cubría su juvenil cuerpo. Su pelo castaño quedó oculto bajo la capucha del abrigo. Salió sigilosa, la noche nublada presagiaba lluvia, nada le importaba, su ilustre Tata estaría charlando y bebiendo licores con sus amigos en la sala, dejando caer miradas lascivas sobre las caderas y pechos de las púberes esclavas. Su religiosa madre  rezaría el rosario, arrodillada ante el altar que dispuso en su cuarto, rogando por la bendición de la virtud de su hija.

                   Se adentró por las calles barrosas, desoladas, apenas iluminadas. Sentía la libertad en su cuerpo y en su alma. Salía a sentir la vida. Los olores eran más fuertes lejos de las rejas y los muros de su poderosa familia. Las  risas, el sonido de los tamboriles, reemplazaban  a las tertulias de intrigas políticas que predominaban en su casa.  Quedaban en otro espacio, distantes,  el sonido de su piano, el aleteo de los abanicos  de las damas que tapaban el rubor ante un comentario indiscreto, el rum-rum de las sedas y satenes, deslizándose por los  baldosones.

                   Luego de andar unas cuadras, sintió unos pasos que se le aproximaban, su cuerpo se estremeció, creyó desfallecer y se apoyó contra un viejo portal. Los pasos se acercaban, luego el silencio. Todo era oscuro, pudo sentir el olor y la calidez de ese cuerpo tan deseado que a su vez quedó impregnado del perfume a jazmines de la joven. Las blancas puntillas resaltaban aún más entre las caricias de las oscuras manos de José. El torbellino sensual de los movimientos  y las quedas palabras amorosas fueron  aquietando la pasión, de manera sutil regresó el silencio, solo quedaba  la débil vibración de las respiraciones entrecortadas.

                   El regreso fue escondido, ligero. La llovizna cómplice atenuaba el poco ruido que producían los pasos juveniles. Ya dentro de la casa, al pasar por la habitación de la negra Tomi, escuchó la música y las risas. No soportó dejar de compartir y sin dudarlo abrió la puerta y entró. Las negras transformaron sus caras de alegría en las de terror, Rosario les hizo un gesto  de silencio con su dedo índice sobre su besada boca y un ademán como que sigan la fiesta y la fiesta siguió. La niña tomó un pastel almibarado y lo comenzó a saborear plácidamente, mientras Tomi le alcanzaba con sus morenas manos una taza de humeante té. Se miraron, Tomi le sonrió y Rosarito satisfecha de tanto placer observó que la negra tenía la misma sonrisa que su hijo José.***

 LOS+JAZMINES+TAMBIÉN+PERFUMAN

                                  

                                  

                                                                              

           

       

 

 

Deshaciendo el bloqueo 21 agosto 2014

Filed under: Últimos post — mariajosehs @ 19:17

Un deseo, un sueño, una obsesión que me quita la calma, el sosiego, no puedo huir, siempre en mi mente, despierta o dormida, no me abandona, me persigue, me susurra, me grita pero se equivoca, no soy yo a quien busca, solo soy aquella que la escucha pero que no puede ayudarla, se equivoca, se equivoca, no soy yo….

mientras, la sigo oyendo en mi mente como una letanía sin descanso susurrando:” escribe, escribe…… y me rindo ante la hoja en blanco que va perdiendo su pureza con las palabras mientras el tac,tac,tic del teclado produce en mi el efecto placebo tan ansiado y esperado.

 

DOS COPAS DE VINO Y LA VIDA. Ana María Manceda

Filed under: Últimos post — ac18 @ 6:55

MURMULLOS EN LA PATAGONIA

DOS COPAS DE VINO Y LA VIDA. Ana María Manceda

DOS COPAS DE VINO Y LA VIDA

¡Cómo olvidar! Todo fue maravilloso; el viaje desde Buenos Aires, el Congreso Arqueológico, Madrid. Vertiginoso, quería verlo todo, vivir. El grupo de congresistas no quería perderse nada, todas las invitaciones eran aceptadas. Así fue como organizamos la excursión a Toledo, tú Jordi deseabas presentarnos tu bella ciudad y tu fantástico hogar situado dos metros bajo tierra ¡estabas tan entusiasmado mostrándonos el tesoro que poseías! Te habías comprado esa casa en tu ciudad natal, muy estrecha, debiste edificar hacia arriba y hacia abajo.— Es una cueva de la época de los romanos— nos explicabas fascinado y nosotros escuchábamos de igual manera, éramos jóvenes arqueólogos ávidos de experiencias aunque tú ya estabas un escalón más al ser titular de una cátedra. Fue una experiencia inolvidable. Yo no podía dejar de mirarte, tu postura y tus ojos delataban la mezcla étnica, eras un…

Ver la entrada original 218 palabras más