Relatos sorprendentes

El rincón de los contadores de historias…

Registro automático de vuestros relatos en Safe Creative 25 abril 2012

Os voy a explicar de qué forma podéis conseguir que se registre automáticamente en Safe Creative todo lo que publiquéis en el blog, sin necesidad de registrar vuestras obras una a una. Esto es opcional, por supuesto; podéis seguir registrando cada obra por separado. Sólo es una forma más cómoda de registro aprovechando la publicación en el blog.

Primero entráis y os identificáis en Safe Creative; allí pincháis en “Mi cuenta” y en “Perfiles de registro”. Este último lugar, el de los perfiles, sirve para definir qué es lo que vais a registrar. Os sugiero que pongáis algo que explique que son los textos de vuestros relatos. Luego pincháis en la pestaña “Feeds de registro” y seguís las instrucciones:

Nombre del feed: El título general que queréis que tenga ese registro, algo así como “Mis relatos en este blog” o lo que vosotros queráis.

Url del feed: aquí ponéis vuestra dirección RSS del blog, la que sirve para las suscripciones, que es

https://relatossorprendentes.wordpress.com/author/nombredelautor/feed/

(en nombredelautor, tenéis que poner vuestro nombre de usuario en WordPress, no vuestro nombre real. Si queréis, haced la prueba en la barra de vuestro navegador, a ver si os sale un texto muy extraño en HTML con todos los relatos que habéis publicado en el blog.)

Url del sitio web: la dirección del blog, es decir, https://relatossorprendentes.wordpress.com

Tipo de perfil: el que hayáis añadido anteriormente

Tipo de feed: poned “Texto”

Tiempo de registro: elegid si queréis que se registren inmediatamente, al cabo de 24 horas o hasta que vosotros las confirméis. En los dos últimos casos, tened en cuenta que el texto no quedará protegido inmediatamente.

Podéis ver este tutorial de Safe Creative para tenerlo más claro.

http://es.safecreative.net/faqs/registro-automatico-por-feed/

Si tenéis alguna duda, ya sabéis, contactáis conmigo… Y si lo preferís, consultad el blog de Safe Creative o escribidles a su contacto, responden enseguida y son muy eficientes.

 

Microrrelato ganador del III Concurso de Microrrelatos del periódico Micro 8 noviembre 2011

Filed under: Mis relatos — catigomez @ 16:18

¡¡¡Lo conseguí!!! Uno de mis microrrelatos, “El clan primigenio”, ha resultado ganador del III Concurso de Microrrelatos que organiza en mi ciudad el periódico local Micro (aquí os podréis descargar el número 136 o el 140 del periódico, en los que aparece mi relato). El premio se otorgará durante la Feria y Fiestas de Gandía, entre finales de septiembre y principios de octubre. ¡Gracias por vuestro apoyo!





microrrelato-ganador


Aquí podréis escuchar el microrrelato y la entrevista que me hicieron en la emisora de radio local Radio Gandía SER:


Entrevista-en-Radio-Gandía-SER-



Y aquí está la entrevista que me hicieron en el canal de televisión Localia Gandía con motivo de III Concurso de Microrrelatos, el mismo día en que recibí el premio:



Safe Creative #1002185550560

 

Catalina Gómez Parrado 11 octubre 2011

Filed under: Mis relatos — catigomez @ 19:40
Tags:


foto


Autora, hasta el momento, de la novela “El baúl de la tía Berta” y de varios cuentos infantiles, como “Jeremías, el ratón de biblioteca” (y su versión en valenciano “Jeremies, el ratolí de biblioteca”), “El misterioso vecino de los hermanos Jimeno” (que forma parte del libro solidario “Una Navidad, un niño, un libro”), el “Catálogo de obras: José F. Gómez Parrado” con la descripción de las esculturas de mi hermano, así como varios cuentos infantiles aún no publicados. Podréis encontrar mis obras en mi página de autora en Bubok y en mi página de autora en Libro Virtual.



Vivo en la ciudad donde nací, junto al Mediterráneo. Amo estar con mi familia, pasear por la playa y dejar que un libro me cuente su historia.

Déjame contarte unas cuantas, cierra los ojos y escucha el mar…



———————————————————————————————————————————————-


Visita mi web, El Baúl de Cati. Siempre serás bienvenido/a.

Y si eres un lector ávido de nuevos descubrimientos, únete al Libro Trotamundos y al Bubok Trotamundos y pon la cultura en movimiento. No dejes que las editoriales te digan lo que debes leer, descúbrelo por ti mismo/a. Y si eres un autor aficionado, atrévete a dar el salto, ofrece con nosotros tu libro al lector de la calle y recibe así sus comentarios. ¿Qué mejor forma de darte a conocer?


—————————————————————————————————————————————————


Mis apariciones en revistas online y blogs literarios:


Groenlandia (número 5), por gentileza de mi amigo Roberto Arévalo Márquez.

Revista Esnifando letras, recopilación del blog Cosas que nunca te diré, por cortesía de mi amiga Eva Márquez.

El Arte de la Literatura
, por invitación del blog.

Narrativas (número 19), muchas gracias a su director, Carlos Manzano, por interesarse por mi relato.

————————————————————————————————————————————————–


¿Te apetece conocerme? Aquí te dejo la entrevista que me hicieron en el programa Culturàlia del canal de televisión local Gandia Televisió para hablar de mi novela.






Mis relatos en este blog:

El silencio ensordecedor

La burbuja de cristal

Las fases de Aluk

Microrrelato ganador del III Concurso de Microrrelatos del periódico Micro

Microrrelato: El clan primigenio

Ayiti, la agonía de la perla de las Antillas


Cuentos del baúl:

Y Malena se deshizo cantando un tango



 

Segundo cumpleaños 12 septiembre 2011

Filed under: Últimas noticias,Últimos post,Información — catigomez @ 17:58

 

Cómo cambiar tu nombre y tu imagen en el blog 22 junio 2011

Filed under: Últimas noticias,Últimos post,Información — catigomez @ 18:56


Supongamos que estás harto de verte siempre con la misma foto o que ya no quieres seguir utilizando tu nombre o pseudónimo, y que quieres cambiar tu imagen y tu nombre en las entradas, en lo que aquí llaman “tu gravatar”. Imaginemos que hasta ahora te llamabas mastercharly y tu imagen era el maestro Yoda, y que ahora quieres mostrar al mundo tu verdadera cara (vamos, tu foto real) y tu verdadero nombre, que podría ser Carlos Pérez. Imaginemos además que tu nombre de usuario para entrar en el blog era también mastercharly. Bien, vayamos por partes:


Un primer punto que debe quedarte claro, es que lo que vas a cambiar es el nombre con el que se te conoce, vamos, tu “alias”, (en nuestro ejemplo, mastercharly) pero nunca se puede cambiar el nombre de usuario con el que entras en el blog (aunque ése sólo lo sabrás tú, no aparecerá en el cuadro de autores). Lo que quiero decir, es que cambiarás el nombre y la imagen que aparece en el cuadro “Autores” y en los comentarios, así como el nombre que aparecerá en tus relatos, y a partir de ahora serás Carlos Pérez; pero cuando quieras acceder al blog, deberás seguir poniendo mastercharly y tu contraseña, como hacías hasta ahora. Creo que, para el caso, daría igual, porque lo que cuenta es que para el mundo tú serás Carlos Pérez y no mastercharly, ¿verdad?

Bueno, pues vamos a ver cómo conseguir cambiarlo.


Una vez entras al blog y llegas a tu escritorio, pincha en el el cuadro gris de la izquierda “Perfil” y allí en “My Profile”. Ahora viene lo divertido… Allí tendrás que cambiar tres cosas. Ten en cuenta que al pinchar en cada una de ellas te puede llevar a otras páginas, pero tú no te preocupes por eso y recuerda que si seleccionas un lugar con el botón derecho antes de pinchar en él, puedes elegir “Abrir en una pestaña nueva” para que cada cosa se abra en su pestaña correspondiente y no te pierdas con tanto cambio (o también, si pulsas en tu teclado la techa Control o Ctrl y al mismo tiempo haces “click” en el lugar deseado). Vamos a ver cada una de esas tres cosas:



-Primero verás a tu derecha un cuadro grande en gris con tu imagen de Gravatar (Current Gravatar) y una opción debajo, “Cambia tu Gravatar”. Esa página (Gravatar) está conectada a WordPress, de modo que cuando cambies allí la imagen (o tu contraseña) también cambian en WordPress. Una vez en Gravatar, pincha en My Account y Edit My Profile. Allí podrás cambiar tu nombre de usuario en la casilla Display Name. Ahora pincha en el menú de la izquierda en My Images y cambia la imagen por la que quieres tener a partir de ahora. Salva los cambios y vuelve al blog.

 



-Estamos de vuelta en el blog. Recuerda que estamos en “Perfil” y “My Profile”. Lo primero que aparece dentro del apartado “Basic Details” es Username (tu nombre de usuario) y la opción “Change”. Pincha ahí y te llevará a otra página dentro de WordPress. No te apures, luego volvemos al Perfil. En esa nueva página, (¡también en inglés, puñetas!) nos aparece “Account Details” y “Nombre de usuario” con la opción “Cambiar”. Pincha ahí de nuevo y (¿a que no adivinas qué?) nos lleva a otra página más. Allí ya te sale por fin la página con las casillas para cambiar tu nuevo nombre (New Username) y Confirmar. Selecciona sólo la opción “No matching blog adress” y dale a “Continue”. Recuerda que sólo puedes escribir tu nuevo nombre en minúsculas con o sin números



-Ahora ya has vuelto de nuevo a “Perfil” y “My Profile” y seguimos en el apartado “Basic Details”. Allí verás otra casilla que pone “Display name publicly as”: pon allí también tu nuevo nombre. Si quieres, puedes poner toda la información que tú quieras en sus casillas correspondientes, pero ten en cuenta que toda esa información será pública. Ahora baja en la misma página, y más abajo verás que pone “Photos”. Si continúa saliendo tu antigua imagen, pincha sobre ella para borrarla y sube una nueva (la que quieres tener ahora). Sube de nuevo al principio de esa misma página y pincha en Update Profile para que se guarden todos los cambios.




Y, en teoría, ya debería estar todo hecho. Ahora ve al blog, búscate en el cuadro “Autores” a ver si se han hecho bien los cambios. Ármate de paciencia porque tarda un buen rato en actualizarse. Primero cambiará la imagen y muuuuucho más tarde, tu nuevo nombre. Si no, refresca la página o sal del blog y vuelve a entrar; al final, verás los cambios realizados.



Safe Creative #1007200004196

 

Fuentes gratuitas para vuestro ordenador 10 junio 2011

Filed under: Últimas noticias,Últimos post,Información — catigomez @ 20:54



EDITADO Y AMPLIADO

Hace unos meses comencé un nuevo proyecto. No sé vosotros, pero yo ya estaba harta de escribir siempre con los mismos tipos de letra. Tenía muchas ganas de encontrar alguna fuente nueva, distinta, en especial de tipo clásico, que le fuera como anillo al dedo a este proyecto del que os hablaba. Y navegando por Internet encontré un montón de sitios donde descargar fuentes gratuitas. Pero, ojo, una fuente puede ser libre y gratuita para uso personal (para ser usada de forma privada) y no serlo para uso comercial (para, por ejemplo, utilizarla en un libro que vayáis a publicar, o en carteles, o publicidad…). Como regla general, os aconsejo fijaros muy bien en el tipo de licencia de la fuente que queráis descargaros, para evitar problemas. Voy a daros algunas direcciones en donde encontraréis fuentes gratuitas de ambos tipos.



FUENTES LIBRES DE USO PERSONAL

Os voy a dar algunas de esas direcciones, las que más me han llamado la atención (las hay a decenas), en donde podréis encontrar fuentes fantásticas y preciosos ornamentos.


BeautifulFonts.com

Cosas sencillas

Fontennium

Search Free Fonts

TypOasis

Super Fuentes

Pick A Font



FUENTES LIBRES DE USO COMERCIAL

Si queréis poder utilizar vuestras nuevas fuentes en vuestros proyectos profesionales sin ningún problema, os aconsejo buscar fuentes con licencia de uso comercial o profesional, revisando bien la licencia para aseguraros de que se trata de una fuente libre. En estas páginas y en muchas otras encontraréis cientos de ellas, de gran calidad:

FontSquirrel.com

Open Font Library

Google Web Fonts


Recordad que el proceso para instalar esas fuentes en vuestro ordenador es muy sencillo. Yo os voy a dar las instrucciones para Windows, que es el que conozco. Lo siento, no tengo ni idea de cómo se hace para Linux, pero seguro que si lo buscáis en la Red lo encontraréis enseguida. Vamos allá:


Lo primero que debéis hacer es elegir una fuente de una de estas estupendas páginas que os he indicado. Luego, descargadla pinchando sobre la fuente. Os aconsejo guardarla en vuestro escritorio de Windows, pues suelen estar comprimidas. Si lo habéis hecho asi, vais al escritorio, pincháis con el botón derecho sobre el Rar o el Zip y elegís “Extraer aquí”; de esta forma extraerá todo su contenido en el propio escritorio y no tendréis que ir buscando por ahí (¡a mí me suele pasar montones de veces!). Elegid el archivo con forma de página con una letra en medio, que tiene el tipo de archivo terminado en .ttf 



Ahora vamos a instalarla en vuestro ordenador. En Windows (concretamente en XP), pinchad en “Inicio” y allí seleccionad Mi PC/ Disco local C:/Windows. Dentro de la carpeta “Windows” veréis una que pone “Fonts”. Arrastrad allí el archivo anterior (el que acababa en .ttf) y soltadlo. Veréis que, automáticamente, comienza a instalarse la fuente. Ahora abrid esa carpeta y comprobad que se encuentra la nueva fuente instalada. Sólo tenéis que abrir el Office de Word y veréis que vuestra nueva fuente está en la lista, junto a las que ya teníais. Si trabajáis con OpenOffice, sólo tenéis que reiniciar el ordenador y la nueva fuente se incorporará a las demás automáticamente.


Os dejo ejemplos de algunas de las nuevas fuentes de uso personal que me he instalado. Espero que este post os sirva para darle a vuestras obras el ambiente que necesitan.




También os aconsejo que os descarguéis una utilidad llamada FontView. La podréis encontrar aquí o aquí. Sirve para que podáis ver todas las fuentes que tengáis instaladas en vuestro ordenador con un texto a elegir, para que veais el resultado antes de utilizarla. Incluso podéis buscar una aplicación para ordenar y clasificar vuestras fuentes, para que os sea más fácil elegir la que buscáis. En este blog encontraréis varias de esas interesantes aplicaciones, con explicaciones claras y detalladas.

Hay gente fantástica por la Red, desinteresada y profesional. Desde aquí, muchas gracias a todos por vuestro buen trabajo. ¡Viva la cultura libre!


Safe Creative #1007200004196

 

Cómo participar en el blog 24 mayo 2011

Filed under: Últimas noticias,Últimos post,Información — catigomez @ 10:45


Aunque en principio parezca complicado, es muy fácil participar. Voy a explicaros paso a paso lo que hay que hacer para ser autor/a del blog. Para tener más claro el funcionamiento del blog, os sugiero que le déis un vistazo a las Normas. Recordad que aquí no hay plazos de entrega, ni límites en extensión de los textos, ni en frecuencia de participación, ni fechas de caducidad… Ni siquiera limitaciones de tipo de obra, pues aunque el blog se llame Relatos… podéis publicar aquí lo que queráis (cuentos, poemas, avances de vuestras novelas… y, por supuesto, relatos). Yo en ningún momento voy a corregir ni a censurar vuestras obras; pero, eso sí, como ya os digo en las Normas, no voy a permitir apologías del terrorismo, xenofobia y temas por el estilo. Creo que es razonable, ¿no os parece? Pues empecemos.


-Lo primero que debéis hacer para poder participar en el blog, es registraros en WordPress.




Es muy sencillo, os dan un nombre de usuario para poder entrar en el blog, vosotros elegís vuestra contraseña y le indicáis vuestra dirección de correo electrónico. Si queréis aprovechar la ocasión para abrir vuestro propio blog en WordPress, pinchad en la opción “Sign up for a blog, too”, y lo solicitáis ahí, pero esto no es necesario para participar aquí.


-Después debéis enviarme un correo a relatossorprendentes@gmail.com con vuestro nombre de autor (o vuestro pseudónimo, si lo preferís) y la dirección de correo electrónico con la que os habéis registrado, para que yo os pueda autorizar en el blog. Para poder autorizaros, os enviaré a vuestro correo una invitación desde WordPress; al aceptarla, pinchando en el enlace que allí veréis, ya seréis autores del blog.

Una vez registrados, ya podéis crear vuestra página de autor, con una foto vuestra o una imagen con la que os sintáis identificados y un texto de presentación para que los lectores os vayan conociendo, en donde contéis lo que queráis contar, así como la dirección de vuestras páginas web o blogs (si las tenéis), vuestras obras publicadas (si las tenéis también, cosa que no es imprescindible para participar aquí, por supuesto) y cualquier información que queráis dar para presentaros a vuestros lectores; en esta misma página de autor podréis ir añadiendo el listado de las obras que vayáis publicando en el blog. Vuestra página de autor se podrá ver en la pestaña superior “Amigos autores” (o bien en “Participa”, si eres un recién llegado), y en el cuadro de la derecha “Páginas de autor”. Y vuestro listado de obras se irá añadiendo automáticamente al cuadro “Autores”.




-Bien. Ahora que os habéis registrado y ya tenéis vuestra propia página, ya podéis participar en el blog siempre que queráis. Sólo tenéis que entrar en el blog pinchando en “Acceder” en el cuadro verde de la derecha titulado “Entrada al blog”




-Al entrar, os conducirá directamente a vuestro “Escritorio”. Allí tendréis vuestro nombre (en la esquina superior derecha), la información del blog y las opciones del menú (en varios cuadros grises a la izquierda). Seleccionad “Entradas” y “Añadir nueva” y podréis empezar a escribir.



-Ya estáis en el editor de textos. Poned un título a vuestra obra, y escribid o copiad vuestro texto. Si lo vais a copiar desde Word, es mejor copiarlo antes en el accesorio WordPad (lo tenéis en Windows) y luego volver a copiarlo desde allí y pegarlo en este editor de WordPress, de otra forma da algunos problemas. De todos modos, es mejor escribir aquí directamente para que la letra y los saltos de párrafo sean los correctos. ¡Ah!, y no olvidéis firmarlo con vuestro nombre de autor o vuestro pseudónimo. Una vez escrito el texto, seleccionad del cuadro “Categorías” (abajo, a la derecha) las opciones “Últimos post” y “Amigos autores” (o bien “Participa”, según en qué pestaña se encuentre tu página de autor) y pinchad en el botón azul “Publicar”. Veréis que la página se actualiza y sale la opción “Vista previa”. Pinchad allí y veréis vuestro texto en el blog.


Veréis que la letra, previamente, sale muy pequeña y los párrafos muy apretados. Podréis hacer algunos cambios pinchando en la pestaña HTML de vuestro editor de textos. Aquí os doy algunos trucos para mejorar el aspecto de vuestras obras.


-Sólo os pido que, antes de publicar cualquier cosa en el blog, la registréis previamente, para seguridad de todos. No importa dónde, en Creative Commons, en Safe Creative o en el Registro de Propiedad Intelectual. La cuestión es que la obra esté perfectamente protegida antes de difundirla por la Red. El blog tiene una licencia doble, de Creative Commons y de Safe Creative, del tipo Reconocimiento-No Comercial-Sin Obras Derivadas, que significa que cualquiera puede copiar aquí nuestras obras y difundirlas, pero siempre nombrando al autor de forma explícita, no pudiendo cambiar nada del texto ni extraer obras derivadas a partir de ella, ni pudiendo obtener beneficio comercial con su explotación. Es decir, lo que podríamos llamar “publicidad gratuita”, pues nos pueden ayudar a promocionar nuestra obra y a nosotros como sus autores, pero no van a poder explotarla comercialmente (sin nuestro consentimiento, claro está), ni van a poder utilizarla para hacer sus propias creaciones. Pero este registro sólo protege al texto como parte del blog; no lo podríais utilizar para publicar vuestra obra en otro lugar. Por eso, insisto aunque me ponga pesada, en que deberéis registrar vuestra obra donde mejor os parezca antes de publicarla aquí. Así estará doblemente protegida.

Si lo preferís así, podéis ponerle un Copyright a vuestra obra (todos los derechos reservados); de esta forma no se podría copiar ni difundir vuestra obra, pero estaría totalmente “blindada”. Es vuestra elección. Si lo queréis así, por favor, ponedle el código de forma explícita al final del texto.


Espero haberos aclarado un poco más las cosas. Si tenéis alguna duda, por favor, dejad aquí un comentario o mandadme un correo a la dirección del blog.

Muchas gracias por uniros a nosotros. Espero que, desde este momento, os sintáis en vuestra casa, con total libertad para participar siempre que queráis. Sin prisas… Sin agobios… Sin competencias… ¿No os apetece empezar ya?




Safe Creative #1007200004196

 

Los números de 2010 3 enero 2011

Filed under: Últimas noticias,Últimos post,Información — catigomez @ 13:47
Tags:

Los duendes de estadísticas de WordPress.com han analizado el desempeño de este blog en 2010 y te presentan un resumen de alto nivel de la salud de tu blog:

Healthy blog!

El Blog-Health-o-Meter™ indica: Wow.

Números crujientes

Imagen destacada

Un barco de contenedores puede llevar a unos 4.500 contenedores. Este blog fue visto cerca de 17,000 veces en 2010. Si cada cada visita fuera un contenedor, tu blog llenaria 4 barcos.

En 2010, publicaste 68 entradas nueva, haciendo crecer el arquivo para 107 entradas. Subiste 33 imágenes, ocupando un total de 14mb. Eso son alrededor de 3 imágenes por mes.

The busiest day of the year was 1 de febrero with 176 views. The most popular post that day was Bienvenidos.

¿De dónde vienen?

Los sitios de referencia más populares en 2010 fueran search.conduit.com, es.beruby.com, facebook.com, es.safecreative.net y catigomezparrado.es.tl.

Algunos visitantes buscan tu blog, sobre todo por historias sorprendentes, relatos sorprendentes, escritores aficionados, cartas de desesperacion y imagenes de estrellas.

Lugares de interés en 2010

Estas son las entradas y páginas con más visitas en 2010.

1

Bienvenidos agosto, 2009

2

Estrellas septiembre, 2009
3 comentários

3

Tus relatos agosto, 2009
52 comentários

4

Relatos de mis amigos agosto, 2009

5

Última carta desesperada enero, 2010

 

Cómo registrar una obra en Safe Creative 17 octubre 2010

Fuente: Blog de Safe Creative

 

Primer cumpleaños del blog 9 agosto 2010

Filed under: Últimas noticias,Últimos post,Información — catigomez @ 17:17

¡Feliz primer aniversario del blog!



Pues sí, cómo pasa el tiempo… ¡Nuestro blog acaba de cumplir un año! Si lo recordáis, comenzamos nuestra aventura el 7 de agosto de 2009 y, desde entonces, no hemos  parado de crecer. Hasta el día de hoy, somos veintidós autores, hemos publicado noventa y cinco relatos… ¡y hemos recibido 15.670 visitas! Además de esto, nuestros relatos han circulado por el mundo virtual y han sido reflejados y comentados en numerosas páginas y blogs literarios.


Cuando abrí Relatos sorprendentes, mi intención fue la de crear un rincón donde enseñar aquellos relatos que me atrevía a mostrar al mundo. Pero me pareció absurdo aparecer sola, ¿quién encontraría una islita diminuta en medio de un inmenso archipiélago? Pensé que, al margen del talento, el principal escollo con el que nos encontramos los autores aficionados es, precisamente, lograr que alguien nos encuentre, lograr que escuchen nuestra voz en la inmensidad del océano. En nuestro país, hay que reconocerlo, ha de pasar aún mucho tiempo hasta que los lectores se acostumbren a buscar lecturas en Internet, y no digamos ya a comprarlas. Las editoriales también parecen desconfiar en exceso de las nuevas tecnologías. Los cauces habituales parecen un círculo cerrado; es difícil cambiar las costumbres, lleva tiempo y paciencia, pero no es algo imposible. Estoy convencida de que, con el tiempo, tanto lectores como editoriales y librerías acabarán descubriendo que las viejas fórmulas pueden complementarse e incluso enriquecerse si abren su mente al futuro que ya está llegando. Somos gente de principio de siglo, ¿os dais cuenta? Y algún día seremos pioneros. Creo que lo que estamos haciendo es importante y lo es también darnos cuenta de que no llegaremos a ninguna parte nadando en solitario.


Por eso se me ocurrió tratar de unir fuerzas, ofrecer un rincón a mis amigos para que mostrasen al mundo el talento del que rebosan y, de paso, animar a hacer lo mismo a cualquier otro autor que llegase a estas orillas. En aquel momento no sabía si alguien se animaría a compartir este espacio conmigo; hoy me siento feliz no sólo al ver cuántos amigos se unieron al blog sin dudarlo, sino cuántos de vosotros, los que nos encontrasteis por primera vez, dejasteis que este lugar fuera también vuestra casa. A todos quiero daros las gracias por formar este blog, pues son vuestras palabras las que han llenado de vida esta islita literaria. Felicidades a todos por este fantástico primer año.


¡Vamos a por el segundo, mis piratas! ¡Mostremos al mundo de lo que somos capaces!


Safe Creative #1008097009523

 

Premios otorgados a este blog… ¡Muchas gracias a todos! 26 julio 2010


¡Ya hemos recibido dos premios!

Y quiero compartirlos con todos vosotros, porque cada premio que recibamos nos pertenecerá siempre por igual a todos y cada uno de los autores de este blog; os merecéis eso y más. Me siento muy honrada de compartir estos premios con Roberto Arévalo, Yolanda Díaz de Tuesta, Diego Castro, Claudia Aynel, Pedro Marchán, Antonio Pedro Grande Rey, Pedro Avilés, Lola Montalvo, Carmen Vera, A. J. González, Enrique Arias, Daniel Jerez, Jaume Moreso, Montse Aguilera, Adrián Revilla, Aida Anaya, Carlos A. Díaz, Adolfo Gasca, Griselda Gamarra, Héctor Cediel… y todos los que os animéis a uniros a nuestro grupo de contadores de historias. Vosotros lo habéis hecho posible.

Y también quiero agradecer a los visitantes que entran y nos descubren cada día, pues nuestra obra no tendría sentido sin un lector que la disfrute.

¡Gracias y felicidades a todos!


Premio Vale la pena

Otorgado por el “Blog de Ayuda al escritor” de Carmen Vera, un entrañable lugar lleno de buenos consejos para los escritores aficionados y una estupenda Librería on-line. Muchas gracias, Carmen, compañera.

Y ahora me toca otorgar el premio a otros diez blogs. Es muy difícil limitar así el número de ganadores, la Red está llena de buenos blogs que ofrecen información muy interesante. En fin…


Premio Vale la Pena

Otorgo el  Premio Vale la Pena a los siguientes blogs:

Macarena Ortega

Cosas que nunca te diré

Manuel Alejandro

Pink Cake Box

MegaCreative Commons

Babar

La luna naranja

LdLibro

Huesos para los perros

Xataca




Premio Dardo y Blog de Oro

Otorgado por el blog “En mal estado” de Pablo Garcinuño. Que no os lleve a engaño el nombre del blog; vais a encontrar relatos y microrrelatos muy interesantes aquí. Muchas gracias, Pablo, nos leeremos a menudo.

Y ahora me toca la parte difícil, otorgar el premio a diez blogs. Espero que todos comprendáis que en mi corazón caben muchísimos más de diez. Ya lo entenderéis cuando os toque elegir…

Premio Dardo y Blog de Oro

Otorgo el Premio Dardo y Blog de Oro a los siguientes blogs

Esperando ser leído

El rincón del autor

Extraños cortos relatos

Libro Trotamundos

Díaz de Tuesta

Desde el desván

Universo Delta

Lector in fábula

Regreso a los orígenes

Arte Llano

Pondría cien más, pero las normas del premio no me dejan… Felicidades y besos a todos.


 

Cómo añadir un código Safe Creative en vuestro relato 24 febrero 2010

Filed under: Últimas noticias,Información — catigomez @ 20:40
Tags: , , , ,


Cómo alguno de vosotros me ha comentado que tiene dificultades para completar este proceso, voy a explicaros paso a paso cómo añadir el código de registro de vuestro relato en el editor de textos de WordPress. Vayamos por partes:



1-Supongamos que queréis publicar aquí un relato. Previamente me habéis hecho caso y lo habéis registrado en Safe Creative (¡¡gracias!! ;D). Lo primero que os encontráis en vuestra página de Safe Creative, es un listado con todas vuestras obras registradas. Elegid la que os apetece publicar aquí y pinchad en “Obtener etiquetas”:



2- La siguiente pantalla os muestra las distintas etiquetas que existen para identificar vuestra obra. Elegid la que más os guste y pinchad sobre ella:



3- Una vez elegida, os mostrará el cuadro con el texto en html de ese código. Seleccionad ese texto y copiadlo (Ctrl+C):



4- Ahora volved al blog y entrad en el editor de textos. Una vez escrito o pegado vuestro relato, pinchad en la pestaña “HTML” y bajad con el cursor hasta el final de la página. Allí, pegad el código de Safe Creative que habíais copiado (Ctrl+V). Después poned algún espacio en blanco (recordad, <!- – br – ->):



5- Volved a pinchar en la pestaña “Visual” y comprobad que el código se ha pegado correctamente. Ahora sólo falta editarlo para que, al seleccionarlo, envíe al lector a una nueva pestaña. Para eso pinchad sobre el código y elegid la imagen parecida a un paisaje:



6- Se os abrirá un cuadro de edición de la imagen. Seleccionad la pestaña “Opciones avanzadas”:

Y luego, marcad el cuadro “Abrid el enlace en una nueva ventana” . Luego pinchad en “Actualizar”:



Ya sólo os falta pinchar en “Publicar” para tener vuestro relato listo en el blog. Una vez publicado, pinchad sobre el código de Safe Creative para estar seguros de que os lleva al lugar correcto.

¡¡Listo!!


Safe Creative #1003045687655

 

Álbum de fotos 2 febrero 2010

Filed under: Últimas noticias,Información — catigomez @ 19:35
Tags: , ,


Voy a ir mostrando aquí las preciosas fotos que me estáis enviando para ilustrar vuestros relatos. Así, si alguien ve alguna que le guste para su relato, no tiene más que copiarla o pedírmela, y yo se la pondré encantada. ¡Además de escritores, sois unos fotógrafos estupendos! Recordad que si alguien quiere poner algún tipo de licencia a sus fotografías o prohibir su distribución por Internet, deberá avisar cuando las envíe. ¡Gracias a tod@s, artistas!


Claudia Aynel

LagoClaudia2

Claudia Aynel-Jotunheim

https://relatossorprendentes.files.wordpress.com/2009/09/kjosfossen-ii.jpg?w=237&h=381

Claudia Aynel-Kjosfossen

https://relatossorprendentes.files.wordpress.com/2009/09/istanbul-i.jpg?w=500&h=332

Claudia Aynel-Istambul

https://relatossorprendentes.files.wordpress.com/2009/09/santa-sofia-i-copia.jpg?w=439&h=252

Claudia Aynel-Santa Sofía

https://relatossorprendentes.files.wordpress.com/2009/09/ayasofia-i.jpg?w=280&h=416

Claudia Aynel-Ayasofía

https://relatossorprendentes.files.wordpress.com/2009/09/bluemosque-i.jpg?w=600&h=440

Claudia Aynel-Bluemosque


Wiskott

Wiskott-Gener 2010

Wiskott-Gener 2010-6

Wiskott-Gener 2010-7

Wiskott-Gener 2010-18

Wiskott-Gener 2010-28

Wiskott-Gener 2010-48

Wiskott-Tarragona gener 2010

Wiskott-Tarragona 2010-135

Wiskott-Tarragona 2010-135

Wiskott-Tarragona 2010-136

Wiskott-Tarragona 2010-136

Wiskott-Tarragona 2010-141

Wiskott-Tarragona 2010-141

Wiskott-Tarragona 2010-172

Wiskott-Tarragona 2010-172

Wiskott-Tarragona 2010-178

Wiskott-Tarragona 2010-178

Wiskott-Tarragona 2010-154

Wiskott-Tarragona 2010-154

Wiskott-Tarragona 2010-153

Wiskott-Tarragona 2010-143

Wiskott-Tarragona 2010-64

Wiskott-Tarragona 2010-190

Wiskott-Tarragona 2010-175

Wiskott-Tarragona 2010-173

Wiskott-Tarragona 2010-164

Wiskott-Tarragona 2010-147

Wiskott-Dsc00101

Wiskott-Dsc00108

Wiskott-Dsc00112

Wiskott-1902210-09

Wiskott-1902210-014

Wiskott-1902210-017

 

Libro solidario a beneficio de Haití 26 enero 2010

Filed under: Últimas noticias,Información — catigomez @ 12:23
Tags: ,


Fuente: Libro Virtual


LIBRO SOLIDARIO para ayudar a las víctimas del terremoto de Haití

Bajo una iniciativa de nuestra autora Silvia Ochoa, los autores han aportado sus creaciones, ilusión y esfuerzo para la confección de este libro.

Este Libro Solidario está disponible en los formatos eBook más populares, y se ofrece para lectura y descarga en la web, bajo la firma Escritores Solidarios.
Los lectores pueden descargarlo o hacer una donación a Escritores Solidarios por el importe que ellos decidan.
También podrán adquirir la versión impresa y en PDF a través de Bubok.

TODOS LOS BENEFICIOS QUE SE OBTENGAN POR DESCARGAS, DONACIONES O VENTAS SERÁN ENTREGADOS A

para que puedan seguir ayudando a todas las víctimas del terrible terremoto que tuvo lugar en Haití en enero de 2010.

Porque no podemos olvidarlo, ni dejar de aportar nuestra colaboración, mientras haya personas que lo necesiten.

¿CÓMO SE PUEDE COLABORAR CON ESTA INICIATIVA SOLIDARIA?

Son múltiples las maneras de ayudar,y cada cual puede elegir la/s que quiera para aportar su contribución:

ENVIANDO UN SMS POR POCO MÁS DE 1 €
Tan sencillo como enviar un simple SMS e introducir el Código de donación que nos sea devuelto.
Sin más mensajes después. Seguro que todos alguna vez hemos enviado un SMS para participar en un concurso. Esto merece más la pena, no lo pienses.

HACIENDO UNA DONACION A ESCRITORES SOLIDARIOS O DESCARGANDO EL EBOOK POR POCO MÁS DE 1 €
Te costará eso, solamente 1 € (si es donación), 1€ y algo (si es descarga) o lo que tú decidas. Menos de lo te cuesta un café, una cerveza, un viaje en autobús…

COMPRANDO EL LIBRO SOLIDARIO IMPRESO
Si prefieres sentir el tacto del papel, o quieres regalar (o regalarte) la versión impresa del Libro Solidario, está disponible en Bubok.

¡Muchas gracias por adelantado a todos los que ayudaréis a las víctimas del terremoto!

 

Entrega de los fondos recaudados con el libro solidario “Una Navidad, un niño, un libro” a la Fundación Pequeño Deseo

Filed under: Últimas noticias,Información — catigomez @ 12:08
Tags: ,



Fuente: Página de Libro Virtual en Facebook




Esta mañana -21 de enero- nos hemos acercado a la sede de la Fundación Pequeño Deseo, que se encuentra junto al Parque del Retiro, en Madrid, para hacer entrega de la recaudación de la campaña “Una Navidad, un niño, un libro”. Allí hemos tenido la oportunidad de conocer en persona a Cristina Cuadrado, directora de la Fundación, y a Miriam Gil,jefa de prensa, que nos han contado la historia de esta organización desde sus inicios, las actividades que llevan a cabo y cómo funciona todo el proceso de realizar el deseo de un niño, tarea que ciertamente requiere un esfuerzo tremendo en algunos casos y siempre implica a gran cantidad de personas.

Además de ser unas personas encantadoras, demuestran en todo una profesionalidad, enstusiasmo y entrega por su trabajo realmente envidiables y dignas de elogio.

Impresiona ver la enorme cantidad de fotografías que cubre las paredes, y que muestran imágenes en las que destacan, por encima de los personajes y lugares famosos que aparecen en ellas, la sonrisa y brillo en la mirada de todos los niños que han visto cumplido su sueño más deseado.
Miles de deseos cumplidos en los pequeños que más lo necesitan, que les refuerzan anímicamente y les dan fuerzas para seguir afrontando su enfermedad.
Podéis ver muchísimas de esas fotografías, las historias e incluso las cartas de los niños en la web de la Fundación.

Es una satisfacción increíble saber que todo el trabajo que hemos llevado a cabo durante el mes de diciembre, moviendo y promoviendo la campaña solidaria para recaudar los 2010 euros que hemos conseguido finalmente, no podría haber tenido un empleo más merecedor de todo nuestro apoyo y admiración.

Como les hemos dicho a Cristina y a Miriam esta misma mañana: “no nos déis las gracias por haceros entrega de este dinero. Somos TODOS los que debemos estaros agradecidos a vosotros por realizar una tarea tan admirable como la que hace, día tras día, la Fundación Pequeño Deseo”.

En la foto, Cristina Cuadrado, directora de la Fundación Pequeño Deseo, y Antonio Arteaga, fundador de LibroVirtual.org y presidente de la asociación Escritores Solidarios, sosteniendo la varita mágica que es el símbolo de la Fundación.


 

Ayiti, la agonía de la perla de las Antillas 24 enero 2010

Filed under: Mis relatos — catigomez @ 20:54


Este artículo forma parte del libro solidario “Letras regaladas para aquéllos que quieren soñar”, cuyos beneficios irán a parar íntegramente a Haití. Infórmate en Facebook y en Libro Virtual.



Ayiti, la agonía de la perla de las Antillas



Hoy no voy a escribir un relato. Podría tratar de reflejar el terror del momento del terremoto, o la angustia de las víctimas sepultadas bajo los escombros en espera de un improbable salvamento, o la desolación de los supervivientes que lo han perdido todo, o la impotencia de los equipos de rescate ante la falta de medios para salvar a los heridos… pero no creo poder acercarme ni remotamente al infierno vivido por los haitianos, no veo forma posible de plasmar con suficiente exactitud el horror de la propia realidad. La forma más honesta que se me ocurre para tratar de ayudar en esta causa, es intentar recopilar toda la información posible sobre esta catástrofe y las direcciones de la Red a donde poder dirigirse para canalizar las ayudas.

El terremoto que sacudió Haití el 12 de enero de 2010 –de 7,0 grados en la escala de Richter y con epicentro a 15 kilómetros al sudoeste de la capital y a una profundidad de 10 km.– no es ni mucho menos el primero sufrido por este pequeño país caribeño, pero sí ha sido el peor en doscientos años. En 1770, Puerto Príncipe fue devastado por otro seísmo de 7,5 grados. Y otros muchos sacudieron la isla en los siglos XVIII, XIX y XX. El último, un terremoto de 8,0 grados ocurrido en 1946 en la vecina República Dominicana, produjo un tsunami que mató a 1790 personas. Y es que la isla La Española se encuentra justo en medio de la placa tectónica del Caribe, que se desplaza continuamente hacia la placa norteamericana, a razón de 20 mm. por año. Dicha placa caribeña tiene dos ramas bajo Haití, la falla septentrional (en el norte) y la falla de Enriquillo (en el sur). Al parecer el terremoto se desencadenó sobre esta última, que había estado bajo presión durante 240 años, acumulando tanta energía potencial que finalmente liberó durante el terremoto una fuerza equivalente a la explosión de 200.000 kilos de dinamita. Y al terror del propio terremoto se suman las réplicas: hasta el momento se han registrado 44 réplicas, la mayor –de 6 grados, con epicentro situado a 60 kilómetros de la capital– se ha producido hoy, 20 de enero de 2010, causando el derrumbe de edificios ya afectados en el terremoto anterior. Y por desgracia no será la última.

Aunque casi todas las imágenes de devastación que hemos visto en los noticiarios son de la capital, el terremoto y sus réplicas han afectado a casi todo el país, en especial a los veinte municipios del departamento de Oeste (en especial, Carrefour, Grand-Goâve, Gressier, Léogane, Petit-Goâve y Puerto Príncipe) y a los diez del departamento de Sureste (sobre todo su capital, Jacmel).

Archivo:2010 Haiti earthquake USAID intensity map 2.svg

(Mapa de intensidad del terremoto. Imagen aparecida en Wikipedia)



Cualquier terremoto es terrible, pero se convierte en una tragedia si ocurre en un país sin recursos. Haití es el país más pobre de América, el 80% de su población se encuentra por debajo de la línea de pobreza, y la economía del país es básicamente de subsistencia (es decir, que viven prácticamente para alimentarse). A esto se une, lógicamente, una carencia dramática de infraestructuras, sobre todo de hospitales y servicios básicos de salud, de medios, de coordinación… La mayor parte de los hospitales de Puerto Príncipe resultaron afectados por el seísmo, además de infinidad de edificios, entre ellos viviendas, hoteles, centros comerciales, la sede de la ONU o el mismísimo Palacio Presidencial. Otra de las consecuencias del terremoto fue el colapso de las líneas telefónicas; los haitianos residentes en otros países tuvieron que recurrir a Internet para informarse sobre la situación en su patria; las redes sociales están significando un verdadero apoyo, un punto de encuentro e información para los haitianos, además de un lugar de coordinación para donativos y ayudas.

Pero, ¿cómo se ha llegado a esta dramática situación? ¿Por qué este bellísimo país caribeño, antaño colonia de Francia conocida como “la perla de las Antillas”, no disfruta de una economía amparada por la exuberante vegetación que debería procurarle su clima, de las exportaciones de productos naturales o del turismo amante de sus playas de arenas de nácar y aguas turquesa? Como explica muy bien Hortensia Fernández Medrano, la respuesta está en una palabra: codicia. Haití nació del hastío, del valor de sus antiguos pobladores, los esclavos, arrancados de su tierra y sus familias en África para ser obligados a trabajar en condiciones infrahumanas en las plantaciones de caña de azúcar. Y fue este monocultivo el causante del empobrecimiento de la tierra, obligada a producir por encima de la capacidad de reposición de los nutrientes del suelo, llevando a la desertificación a un país antes rico y fértil. Haití nació pobre. Tuvo que pagar cara la osadía de su independencia al Gobierno Francés desde el mismo momento de su nacimiento, una deuda que estuvo obligada a pagar durante un siglo. A lo largo de la historia, el resto de países desarrollados hizo aumentar esa deuda externa con sus ayudas, nunca desinteresadas. Y sin tener en cuenta jamás la inmensa deuda moral que el mundo entero tenía con Haití por haberla llevado a la desertificación con su ansia de consumo de azúcar indiferente a los recursos del país; por haber empobrecido aún más a la población con la subida del precio del arroz, que obligó a los campesinos a abandonar sus campos y hacinarse en las afueras de la capital en busca de alguna forma de subsistencia, buscando leña para cocinar sus alimentos en las montañas más cercanas, acabando de deforestar y erosionar el país; y, sobre todo, una impagable deuda por la infamia de la esclavitud. Por todo ello es necesario que la desgracia ocurrida este año sirva para cambiar el planteamiento de la política mundial, es necesaria la anulación de su deuda exterior y la revisión de políticas comerciales y económicas que han estado asfixiando el país durante décadas, impidiendo su desarrollo.

También la periodista Nancy Roc lo expresa con suma sensatez en Fride: “La crisis del medio ambiente en Haití es muy grave: deforestación, erosión de los suelos, escasez de agua, insalubridad urbana, pérdida de la biodiversidad, aumento del número de chabolas y explosión demográfica constituyen factores que agravan la vulnerabilidad del pueblo haitiano. La situación está en el límite. La falta de energía y electricidad, el uso del carbón, además de la falta de políticas públicas indica que el medio ambiente no constituye claramente una prioridad del gobierno.”.

El empobrecimiento del país no ha sido su único infierno. Los sucesivos gobiernos, bien dictatoriales o bien apáticos y negligentes, han explotado a sus ciudadanos, los han enfrentado unos a otros, han sembrado la violencia y el caos y han impedido el desarrollo y el crecimiento de Haití. Bajo la superficie, la política intervencionista de Estados Unidos ha supuesto el cáncer que impedía sanar el país.

El turismo podía haber supuesto un pulmón para su economía, pero la falta de inversión en las infraestructuras, la dejadez en la organización a nivel estatal y el limitado circuito habilitado para los visitantes, han hecho que el efecto de estos ingresos sea meramente anecdótico.

¿Por qué el terremoto ha producido efectos tan devastadores? En el momento del terremoto, las ciudades de Haití (en especial su capital, Puerto Príncipe) se encontraban hacinadas, con multitud de viviendas de construcción casera sin cimientos apropiados, o con edificios de construcción levantados sin ningún tipo de control para ganar dinero rápido. A miles de personas se les vino el mundo encima el 12 de enero de 2010, sin ningún remedio. Otros miles de ellos permanecieron bajo los escombros sin ayuda inmediata posible, pues no existían ni los medios ni la coordinación necesaria para llevarlos a cabo. Y otros miles más murieron en los hospitales improvisados, ante la desesperación y la impotencia de los sanitarios que no disponían de material para atender a los heridos. Ahora quedan el hambre, la desnutrición, las enfermedades. La desesperación de aquellos que no encuentran a sus familiares. La capital y otras muchas ciudades arrasadas, sin medios económicos ni humanos para volver a levantarlas. Sin recursos, sin fondos, sin presupuestos. Un futuro desesperanzador…

Por eso toda ayuda, por pequeña que sea, es vital; pero debe hacerse con inteligencia, siempre asegurándose de estar colaborando con una auténtica ONG o, al menos, informándose de adónde exactamente va a parar nuestro donativo. Es muy útil la información de la página web Ayuda Haití (http://www.ayudahaití.es). Según manifestaciones de la Coordinadora ONG para el Desarrollo-España, es preferible el donativo económico que aquél que se pretende hacer en especie (comida, mantas) o en forma de voluntariado humano, pues los bienes donados pueden no ser adecuados para la situación del país además de suponer un gasto logístico adicional (almacenamiento, trámites de aduana, etc.) y los voluntarios, pese a su admirable disposición, pueden no estar preparados física y moralmente para afrontar las circunstancias a las que deberán enfrentarse.

También podemos ayudar colaborando con los muchos eventos que se están organizando en apoyo de esta causa (conciertos, exposiciones, libros solidarios como éste…), o enviando SMS. En este último caso, aunque es cierto que las ONG no recibirán la ayuda de forma inmediata, pues las operadoras telefónicas abonan los donativos entre 30 a 90 días tras la recaudación, si es cierto que servirán para mantener un flujo de ayuda posterior a los primeros días, en que la ayuda es masiva. Porque es cierto que el mundo entero se está movilizando para ayudar a Haití, pero también es necesario que todos seamos conscientes de que esta ayuda no debe cesar una vez termine el interés de los informativos por la noticia. La Coordinadora ONGD-Españaagradece las numerosas muestras de apoyo de la ciudadanía española durante los primeros días tras el terremoto de Haití. Sin embargo, también debe seguir apelando a su solidaridad y a la responsabilidad del gobierno con las víctimas puesto que la situación en el país, lejos de mejorar, empeora con el paso de los días. Según las autoridades haitianas ya son más de 100.000 los muertos, aunque podrían ser muchos más, y las ONGD que trabajan en la zona apenas dan abasto para intentar mitigar algunas necesidades básicas de los millones de afectados. Haití es un país literalmente devastado y su reconstrucción no se llevará a cabo en los pocos días que los medios de comunicación mantengan su interés informativo.”.

Y es vital que todas esas ayudas humanitarias tengan un flujo activo una vez lleguen a Haití, que se facilite su almacenamiento y su distribución por todos los puntos que las ONGs ya están habilitando por todo el país. Pero no está siendo así, por el momento. El ejército de Estados Unidos está controlando los accesos al país: sus buques de guerra controlan las aguas y sus tropas tomaron literalmente el aeropuerto de Puerto Príncipe, obligando a los periodistas extranjeros a abandonarlo e impidiendo la llegada de los vuelos con ayuda humanitaria, aunque ya se ha habilitado una pista para el aterrizaje. Según una información de Kaos en la Red.net “la falta de coordinación hace que en el puerto aéreo se acumulen los suministros enviados desde diversos países y centenares de pobladores acuden al sitio en busca de trabajo o alimentos para sí mismos y sus familiares sobrevivientes.”. Esto no puede seguir sucediendo, la comunidad mundial debe actuar. “Se trata de ayudar a Haití, no de ocuparlo”, sentenció recientemente el ministro de Cooperación de Francia, Alain Joyandet, al presentar una protesta formal ante el gobierno de Estados Unidos a través de la embajada en París.

Así como tampoco debemos seguir permitiendo que las entidades bancarias sigan cobrando comisiones por los donativos ingresados por los ciudadanos; para despertar sus conciencias dormidas todos deberíamos firmar el llamamiento realizado por 20 minutos.es por la devolución de las comisiones bancarias cobradas en donaciones solidarias (http://www.petitiononline.com/comis20m/petition.html).

Para que las ayudas no sean meramente un acontecimiento mediático, también sería conveniente apoyar aquellos grupos y organizaciones que piensan en el futuro del país, con planes de reconstrucción de sus ciudades (como Architecture for Humanity), de reforestación (como Haiti Green Project) o de agricultura sostenible (como The Lambi Fund). Sea como sea, que la ayuda no se quede en buenos propósitos y en una forma de lavar nuestras conciencias, sino que fundamente un verdadero cambio político y social para Ayiti. Cualquier desgracia ocurrida en cualquier parte del mundo nos afecta a todos, porque todos formamos parte de la comunidad mundial. No olvidemos que las fronteras no son más que líneas trazadas en un papel, que todos nosotros somos ciudadanos del mundo. Y que nuestra fuerza está en la solidaridad.

Catalina Gómez Parrado

21 de enero de 2010

Documentación y lugares de interés:

Wikipedia: “Terremoto de Haití de 2010”: http://es.wikipedia.org/wiki/Terremoto_de_Haití_de_2010

Hortensia Fernández Medrano: “Nuestra deuda con Haití”: http://www.kaosenlared.net/noticia/nuestra-deuda-con-haiti

Nancy Roc: “Haití: De «Perla de las Antillas» a la desolación”: http://www.fride.org/publicacion/493/haiti-de-perla-de-las-antillas-a-la-desolacion

Ayuda Haití: http://www.ayudahaiti.es/

Coordinadora ONG para el Desarrollo-España: http://www.coordinadoraongd.org/index.php/contenido/especial_terremoto_en_haiti

Kaos en la Red.net: “Ejército de EE.UU. desaloja periodistas de aeropuerto de Haití bajo amenaza de arresto”: http://www.kaosenlared.net/noticia/ejercito-ee-uu-desaloja-periodistas-aeropuerto-haiti-bajo-amenaza-arre

20 minutos.es: “Campaña para pedir a bancos y cajas que devuelvan las comisiones de los donativos”: http://www.20minutos.es/noticia/610573/0/bancos/comisiones/haiti/

Por la devolución de las comisiones bancarias cobradas en donaciones solidarias: http://www.petitiononline.com/comis20m/petition.html

Planet Green: “Haití: Ayuda inmediata y donaciones por un futuro más verde”: http://blogs.tudiscovery.com/descubre-el-verde/2010/01/hait%C3%AD-ayuda-inmediata-y-donaciones-para-un-futuro-m%C3%A1s-verde.html

Architecture for Humanity: http://www.architectureforhumanity.org/updates/2010-01-13-haiti-quake-appeal-long-term-reconstruction

Haiti Green Project: http://www.haitigreenproject.org/

The Lambi Fund of Haiti: http://www.lambifund.org/aboutus.shtml

Diccionarios español-criollo haitiano (creole):

Scribd: Dictionary haitian creole-spanish-english: http://www.scribd.com/doc/3256649/dictionaryhaitian-creole- spanish-english

Haitiano para hispanohablantes (Básico):
http://fieldsupport.dliflc.edu/products/haitian/hc-qb/Haitian_Spanish_basic.pdf

Página de Wikipedia sobre Haití en criollo haitiano (creole): http://ht.wikipedia.org/wiki/Ayiti

Safe Creative #1002125510258

 

Trucos para el editor de textos 15 enero 2010

Filed under: Últimas noticias,Información — catigomez @ 20:53
Tags: ,



EDITADO Y AMPLIADO:

Como habréis podido comprobar, el editor de texto tiene algunas limitaciones. La más evidente es el diminuto tamaño de la letra, un auténtico “quema-retinas”, pero también habréis comprobado que a veces los párrafos aparecen amontonados porque los espacios entre ellos apenas son evidentes. He encontrado algunos truquillos en código html, que podréis aplicar pinchando en esa pestaña (HTML) después de haber escrito vuestro relato, y añadiéndolos en el lugar correspondiente.

Por ejemplo:

-Para lograr un tamaño de letra más legible, podéis utilizar el siguiente código:

<span style=”font-size:medium;”> al principio del texto o delante de cada párrafo que queráis cambiar para una letra de tamaño mediano. Es el que yo uso para aumentar la letra de todos vuestros relatos. El código que marca el final de éste es </span>. Da mejores resultados si se utiliza delante de cada párrafo, es decir, al principio de cada frase después de un punto y aparte. En ese caso no hace falta que utilicéis en final (</span>), porque se marca automáticamente.

Si preferís una letra aún más grande, podéis probar a escribir large en vez de medium. Por ejemplo, así quedaría una línea en large:

Más grande todavía…

-Para un espacio en blanco bien visible, podéis poner <!- -br- ->, una vez por cada espacio que queráis. Así:

<!- -br- ->

<!- -br- ->

equivaldría a dos espacios en blanco.

Si queréis un espacio en blanco más exacto, podéis utilizar los siguientes códigos

(Fuente: WordPress http://wpbtips.wordpress.com/2009/06/10/formatting-text-pt-1/ ):

Encima del párrafo: <p style=”padding-top:14px;”>

Debajo del párrafo: <p style=”padding-bottom:14px;”>

Encima y debajo del párrafo: <p style=”padding-top:14px;padding-bottom:12px;”>

Sólo tenéis que variar los valores que hay delante de px para obtener un espacio más o menos grande.

-Si queréis un tamaño de letra aún más grande y en negrita, podéis utilizar los códigos <h1> y </h1>. Es el que yo uso para los títulos de vuestras obras. Se utiliza delante y detrás del título, así:

<h1>Título de la obra</h1>

Título de la obra

Podéis probar también con otro número (h2 o h3, por ejemplo) para cambiar de tamaño. También podéis utilizar la pestaña desplegable que aparece en VISUAL (Párrafo), pero a mí me da mejores resultados el código html.

Y eso es todo, por el momento. Seguiré investigando más trucos para ir mejorando el aspecto de nuestros relatos, que también es importante. Creo que es fundamental todo lo que sirva para lograr que al visitante le resulte agradable la lectura, para que se sienta cómodo con nosotros y desee volver. ¿A que sí? Me gustaría que probaseis los trucos, que jugaseis con ellos para ver qué resultado os dan; y si alguien conoce más trucos, o tiene algún problema concreto con el editor de textos, sería estupendo que lo comentase aquí para que todos podamos aprender algo nuevo. Pero cuidado, porque en WordPress no se permiten todos los códigos html, por motivos de seguridad. En estas páginas podréis consultar sus condiciones (¡suerte que existe el traductor de Google para los que no hablamos inglés!):


http://en.support.wordpress.com/code/


http://www.w3schools.com/tags/default.asp


 

Cierre de la campaña de Navidad, “Una Navidad, un niño, un libro” 13 enero 2010

Filed under: Últimas noticias — catigomez @ 20:46

Fuente: Libro Virtual.org


Vamos a dar ya por cerrada la campaña solidaria “Una Navidad, un niño, un libro” que hemos tenido activa durante todo el mes de diciembre pasado, porque las fechas ya dejan de acompañar y nos gustaría entregar cuanto antes todo lo recaudado a la Fundación Pequeño Deseo para que lo emplee en hacer realidad las ilusiones de los pequeños.

Personalmente me ha parecido todo un éxito, aunque habrá quien piense que se podría haber conseguido mucho más. Pero hay que tener en cuenta que se montó casi sobre la marcha, en apenas tres semanas (confección de libro incluida), que es la primera vez que hemos hecho algo así y que tanto la asociación como LibroVirtual.org son muy recientes y aún tienen que llegar a ser conocidos por mucha gente.

Quisiera daros algunos datos numéricos sobre lo que ha supuesto la campaña:

Total de fondos recaudados: 2010 euros. Como el año que comienza.
El objetivo que nos habíamos marcado al comenzar la campaña, siendo realistas y pensando en la situación económica actual, fue de 2000 euros. Y lo hemos logrado. 🙂

libros vendidos en formato impreso: 102
libros vendidos en formato digital: 117
donaciones por SMS: 50
libros personalizados (con nombre o logotipo en la portada): 73

Pero, como digo, esto no son más que números, aunque los 2010 euros son una cantidad importante para las circunstancias que hemos tenido y sobre todo porque ayudarán bastante a la labor de la Fundación Pequeño Deseo.

Lo más importante de todo ha sido la participación de todos los que han echado una mano a la hora de difundir y promover la campaña.
Ha habido quienes han colaborado simplemente compartiendo los mensajes o reenviando los correos -pero lo han hecho, es muy de agradecer- y quien ha llegado incluso a imprimir papeles con información sobre cómo contribuir y a repartirlos por todas partes.
Quien ha hecho una donación muy importante para un particular, y quien ha enviado un simple SMS.
Y quienes han aportado los relatos del libro, y quienes no han podido hacerlo por no llegar a la fecha de comienzo, pero lo han intentado.

Damos por sentado que todos los que han contribuido a esta campaña han hecho lo que han podido, estaba en su mano, tenían posibilidad o les dictaba su conciencia. Y también pensamos que quienes no han aportado nada ha sido porque no han podido, o porque ya lo hacen con otras iniciativas solidarias y humanitarias, y eso también se agradece.

En resumen, queremos dar LAS MAS SINCERAS GRACIAS a todos los que habéis ayudado a conseguir que se cumpliesen los objetivos y que la campaña se difundiera, a los que habéis hecho vuestras donaciones, a los que habéis adquirido los libros y a los autores que habéis participado en él, a las webs que han puesto los enlaces, a los medios que lo han publicado, y en general a todos los que de un modo u otro habéis estado ahí durante ese mes.

Y quisiera tener un agradecimiento especial hacia los empleados de CCM, porque sus donaciones personales y totalmente particulares han supuesto más del 60% de los fondos recaudados.

Tenemos en proyecto otra campaña solidaria para este año que comienza que, aunque muy diferente a la de Navidad, pensamos que os gustará a todos y esperamos que, cuando llegue el momento, podremos contar de nuevo con vuestro apoyo y participación. Los niños lo merecen.

¡¡¡¡ GRACIAS !!!!

 

Microrrelato: El clan primigenio 29 diciembre 2009

Filed under: Mis relatos — catigomez @ 19:50


https://i2.wp.com/www.crepusculo-es.com/Tests/vampiro.jpgDarak era el mejor cazador de la tribu. Todo el clan dependía de él desde que una mala cacería se llevó a cinco de sus hombres. Pero ya nada de eso le importaba. No desde que apareció aquella extraña mujer de piel blanca como el invierno. Llegó a él una noche, envuelta en bruma, hermosa y distinta. Encontraron un lugar privado en una gruta escondida. Apenas recordaba sus encuentros, retazos de caricias prohibidas, sangre y pasión… Sólo sabía que le pertenecía, que aquella mujer poseía su cuerpo y su mente, nublando su voluntad. Darak permanecía confinado en la cueva, pues su piel ardía al contacto con la luz. Ella llegó con las sombras y le dio el último beso. Ahora ya estaba preparado. Pronto visitarían el poblado para crear su propio clan: los primeros hijos de la noche….


Catalina Gómez Parrado

Safe Creative #0908134232567




Pinchando aquí, os podréis descargar el precioso ebook recopilatorio “Esnifando letras” de Eva Márquez, en donde aparece este microrrelato junto a las estupendas obras de otros autores, aparecidos en su blog Cosas que nunca te diré. ¡Mil gracias, Eva!


Esnifando letras



 

Campaña solidaria: Una navidad, un niño, un libro 27 noviembre 2009

Filed under: Últimas noticias — catigomez @ 13:54
Tags: , ,

Fuente: Libro Virtual.org


Esta Navidad, haz algo bueno de verdad por los niños.

CAMPAÑA SOLIDARIA: Una navidad, un niño, un libro

DURANTE EL MES DE DICIEMBRE

Los autores de LibroVirtual.org han aportado relatos, cuentos, poemas e ilustraciones en su mayoría inéditos para la realización de un libro que tiene como tema principal la Navidad y los niños.

Este Libro Solidario, que tiene como título el nombre de la campaña, estará disponible en los formatos eBook más populares, y se ofrecerá para lectura y descarga en la web, bajo la firma Escritores Solidarios.
Los lectores podrán descargarlo o hacer una donación a Escritores Solidarios por el importe que ellos decidan.
También podrán adquirir la versión impresa a través de Bubok.

De igual forma se ofrecerá a todas las empresas y particulares que quieran enviarlo como felicitación a sus clientes y amigos -en lugar de los christmas de siempre-, u ofrecerlo en su web para descarga gratuita, a cambio de una donación voluntaria o a través del sistema Partner LV.

TODOS LOS BENEFICIOS QUE SE OBTENGAN POR DESCARGAS, DONACIONES O VENTAS SERÁN ENTREGADOS A LA ONG DE AYUDA INFANTIL “FUNDACIÓN PEQUEÑO DESEO”, que ha sido elegida por votación entre los mismos autores del libro.

¿CÓMO SE PUEDE COLABORAR CON ESTA CAMPAÑA SOLIDARIA?

Son múltiples las maneras de ayudar a esos niños,y cada cual puede elegir la/s que quiera para aportar su contribución:

REGALANDO LIBROS PERSONALIZADOS A QUIEN QUIERAS, POR UNA ÚNICA DONACIÓN IGUAL O SUPERIOR A 10€
La portada del libro (en formato PDF) se personalizará para cada empresa o particular que aporte su contribución a partir de 10 €, con su logotipo o nombre, junto al lema “… ha ayudado a conseguir una Navidad mejor para los niños” y un enlace a la dirección web que deseen.
Enviar el libro por email a tus clientes o amigos es una manera diferente, original y solidaria de ayudar a la causa.
Quienes participen de esta forma también aparecerán en la lista de agradecimientos de esta página.
Pasos para ayudar a la campaña solidaria de esta manera:

  1. Haz tu donación a través de PayPal o mediante ingreso o transferencia bancaria en la cuenta de CCM: 2105 0036 18 1290026030
  2. Envíanos un correo a solidario@librovirtual.org dándonos algún dato para localizar tu donación.
    Indícanos tu nombre o el de la empresa, adjúntanos tu logotipo si procede, y la página web donde quieres que enlace la portada del Libro Solidario.
  3. En apenas unas horas recibirás en tu email el PDF personalizado del Libro Solidario, para que lo envíes a todo el que quieras.
    ATENCION: El Libro Solidario ya está disponible.

HACIENDO UNA DONACION A ESCRITORES SOLIDARIOS O DESCARGANDO EL EBOOK POR POCO MÁS DE 1 €
Te costará eso, solamente 1 € (si es donación), 1€ y algo (si es descarga) o lo que tú decidas. Menos de lo te cuesta un café, una cerveza, un viaje en autobús… y será para los niños que más lo necesitan.

  • Haz una donación a Escritores Solidarios por PayPal ahora o envíanos un correo a solidario@librovirtual.org diciéndonos cuánto quieres dar, y te enviaremos la solicitud de pago.
  • Descárgate el Libro Solidario en formato eBook (PDF, LRF y EPUB) desde LibroVirtual.org
    o añádelo a tu Librería Personal si estás registrado e identificado
    o descárgalo desde Bubok.

ATENCION: El Libro Solidario ya está disponible.

COMPRANDO EL LIBRO SOLIDARIO IMPRESO
Si prefieres sentir el tacto del papel, o quieres regalar (o regalarte) la versión impresa del Libro Solidario, está disponible en Bubok.

ATENCION: El Libro Solidario ya está disponible.

PARTICIPANDO COMO COLABORADOR SOLIDARIO
Si eres un particular o representas a una empresa que quiere aportar su donación o participar en el programa Partner LV con este libro, o en general ayudar de la manera que sea posible, escribe a solidario@librovirtual.org con el Asunto “Quiero ayudar en la campaña solidaria de Navidad”.

¡Muchas gracias por adelantado a todos los que ayudaréis a darle una mejor Navidad a los niños!

Autores solidarios que han participado en el libro:

Ilustraciones

Blanca Bk (portada)
Ana Cristina Martín
Agustín Garriga
Mario de la Cruz
NinaR
Fernando Prats
Alexandrina Pinto
Miguel Angel Martínez
Juan Carlos García del Blanco

Relatos y cuentosSilvia Ochoa Ayensa
Conchita Ferrando
Mª Dolores Alonso
Manuel Ferrer
Marta Bolet
Antonio Arteaga
Antonio Constán Nava
Lola Montalvo
Federico Fayerman
José Gómez Muñoz
Niobe
Belén Arteaga (11 años)
Daniel Hernández
Harol Gastelú Palomino
Celsa Barja
Daniel Hernández Rodríguez
Mario Jesús Salomón Escobar (9 años)
Daniel Hermosel
Natalia Linares
Almudena Romea García (8 años)
Diego Castro Sánchez
Mayte Moro Artalejo y
José Luis Latorre Rivas
Catalina Gómez Parrado
Emcharos
Carmen Gómez Ojea
Toño Prado
Daniyecla
Silvia Penedo Torres
Carolina Lorenzo (12 años)
Benet M. Marcos
Yolanda Díaz de Tuesta
Poemas

José Manuel López Martín
José Ramón Marcos Sánchez
Rosario Bersabé Montes
Paquita Dipego
Mari Carmen Espinosa
Emmanuel Quiñones
Emili Gallego Sampedro
Fernando Sabido Sánchez

 

Y Malena se deshizo cantando un tango 7 noviembre 2009

Filed under: Mis relatos — catigomez @ 13:10

Éste es uno de los trece relatos que podréis encontrar en mi novela, El baúl de la tía Berta. Si os apetece leerla, podréis hacerlo con toda comodidad en Libro Virtual, o podréis comprarla o descargarla gratis como ebook en Bubok. Espero que os guste.



https://i2.wp.com/img.allposters.com/6/LRG/19/1921/UZN9D00Z.jpg

"Tango Argentino II" de Pedro Álvarez

De todo el barrio de Mirambel, el Cambalache era la taberna de baile más famosa y concurrida. Las tablas de sus paredes rezumaban tango como sus parroquianos sudor, pero no el tango fino de barrio alto, sino el arrabalero, ceñido y arrastrao. Al caer la tarde, obreros y estibadores, prostitutas, soldados, chulos y marineros se arrastraban hasta allí, dejaban sus miserias en la puerta y se entregaban al tango con frenesí, dejándose la piel sobre el serrín y las colillas del entarimado. El tango entraba por sus oídos y se metía en sus venas, les llenaba, les poseía, les limpiaba del alma las desgracias cotidianas y la henchía de ritmo sensual, que derrochaban con sus parejas, cuerpo a cuerpo, por toda la sala. Entrada ya la madrugada, salían rebosantes de vigor, pero sus desdichas les aguardaban en la puerta para arrastrarles de nuevo a sus pequeñas vidas, hasta la noche siguiente.


Y los viernes cantaba Malena. El local se llenaba de gente solitaria, algunos desperdigados en las mesas frente a la tarima, los más de pie, apretujados cerca de la barra, esperando a que apareciese Malena y les sacudiese el alma. Y Malena salía y, sin mirar a nadie, comenzaba a cantar. Acompañada tan sólo por el lamento del bandoneón, les contaba historias cercanas de amores desgraciados, en los que cada uno de ellos se reconocía. Pasiones, traiciones, esperanzas y sueños rotos, que les hacían sentirse un poco menos solos en las tristes noches de arrabal. El tango unía así los corazones de aquellas gentes que, aunque tan dispares, amaban y sufrían de igual modo. Todos, salvo Malena. A ella, aquellas historias desdichadas le eran ajenas. Aunque había tenido a muchos hombres, jamás había experimentado el sufrimiento, jamás se había enamorado. Usaba a un hombre hasta que encontraba otro mejor y entonces se deshacía del primero sin vacilar. Sin preguntas, sin reproches. Malena mantenía intacto su orgullo y poco le importaba el de sus amantes. Hasta que conoció a Roberto.


https://i2.wp.com/img.allposters.com/6/LRG/11/1158/8SBU000Z.jpg

"Tango Argentino" de Pedro Álvarez

Roberto llegó al Cambalache la noche de un viernes de abril. Apoyado en la barra, no dejó de mirarla mientras cantaba, altivo… perfecto… Malena sintió su mirada atravesándole la piel hasta hacerle despertar su corazón dormido. Cantó para él, bailó con él y se entregó a él sin condiciones. Por primera vez en su vida, Malena se desnudó el alma antes que el cuerpo, y aquel hombre se tragó ambas cosas a un tiempo, sin compasión. Durante muchas noches la tuvo, la usó… y cuando se cansó de ella, la abandonó sin vacilar. Malena le había entregado todo el amor que llevaba dentro y que jamás antes había utilizado, el amor que sólo podía entregar una vez, y Roberto, indiferente, lo había arrojado a la escupidera. Malena se quedó vacía y pronto el vacío se le llenó de dolor y deseó hacer cualquier cosa para dejar de sentirlo. Se humilló, suplicó, se arrastró y tan sólo logró provocar la repugnancia de Roberto. Por primera vez Malena supo lo que era la tristeza de un amor desgraciado. Por primera vez, sintió el tango bajo su piel. Y una noche de noviembre, lo dejó salir.


En el local la aguardaban los de siempre, deseosos de escuchar sus tristes vidas plasmadas en una canción. Ninguno imaginaba que Malena, la impasible, iba a entregarles la suya. Con la pena anidada en la garganta, Malena comenzó a cantar. Vertía su tristeza en cada nota, en cada gesto, hasta impregnar el aire de ella. La derrota en su voz les llegó a los presentes como una confesión y pronto un respetuoso silencio se adueñó del Cambalache. La reconocieron como a una igual, como a su comadre y sufrieron con ella. Sollozos apagados recorrieron la sala en una corriente de pena común. En la barra, agarrado a una mujer, Roberto la ignoraba, centrada toda su atención en las caderas de su nueva amante. La tristeza de Malena le resultaba cómica y sólo le inspiró desprecio. Malena cantó de nuevo para él, como hiciera la primera noche, pero ahora las miradas de él eran burlonas y sus labios se llenaban del sabor de otra mujer. La amargura se le hundió a Malena hasta enredarse en sus entrañas y el dolor la desgarró por dentro hasta quebrarle el corazón. Los que se encontraban más cerca de ella, pudieron oír el tintineo de los pedacitos cayendo sobre la tarima. Malena, con el corazón roto, siguió volcando su desdicha en la voz, transmitiéndola a cuantos la escuchaban, provocando por toda la sala los llantos silenciosos de sus compañeros de desgracias. Roberto y su amante, hastiados ya, abandonaron el local sin reprimir su regocijo. El eco de sus risas atravesó a Malena hiriéndola de muerte. Su sufrimiento llegó a tal intensidad que la destrozó y, ante la mirada atónita de sus compadres, comenzó a deshacerse lentamente por los pies. Con su último aliento siguió exhalando su tango mientras se derretía hasta formar un charquito sobre la tarima, que se coló por las rendijas y desapareció, mientras el eco de su voz seguía resonando en los oídos de los infortunados clientes del Cambalache.


En la calle, indiferente a todo, Roberto recorría la piel de otra mujer. Y vendría otra, y otra más tras ella. Para él todas eran iguales… Hasta que un día conoció a la cruel Estrella… y Roberto sintió el tango bajo su piel.


Relato de “El baúl de la tía Berta”
de Catalina Gómez Parrado

Safe Creative #1002185547607

 

Imágenes 6 noviembre 2009

Filed under: Últimas noticias — catigomez @ 21:40

Me gusta ilustrar los relatos con las imágenes que me parecen más adecuadas. De todas formas, si prefieres que tu relato no tenga ilustraciones o no te gustan las que he elegido, no tienes más que decírmelo y las quitaré o cambiaré enseguida. ¡Tú eres el dueño de tu imaginación! Y si prefieres ponerlas tú mismo y no te pertenecen, recuerda poner el enlace a la página donde las encontraste.


Siempre pongo el enlace al lugar en donde encontré la imagen, con sólo pinchar sobre ella. No obstante, si eres el dueño de los derechos de la imagen o el propietario de la página donde la encontré, y no quieres que la imagen aparezca en este blog, por favor, ponte en contacto conmigo y la retiraré de inmediato.

 

Las fases de Aluk 9 agosto 2009

Filed under: Mis relatos — catigomez @ 19:39



Hoy os contaré por qué la diosa Aluk cambia de forma, dijo la anciana señalando la esfera plateada del firmamento, mientras la luz de la hoguera embrujaba su rostro y la tribu entera guardaba silencio.


Mucho tiempo atrás, cuando nacieron los primeros clanes, Aluk siempre estaba completa y las noches eran claras como el día. Uno de los nuestros, Taron, amaba cazar bajo su luz. Dormía durante el día y por la noche atrapaba a sus presas con la agilidad del tigre. Taron era muy apreciado en la tribu, con él nunca faltaba el alimento.


Pero todo cambió una tarde, justo antes del anochecer, cuando conoció a una extraña mujer venida del Norte que le hechizó con su belleza. No pertenecía a ningún clan que Taron conociese. Tenía el cabello plateado como una anciana y la piel blanca como el invierno. Era hermosa y distinta. Taron descuidó sus obligaciones, su pueblo comenzó a pasar hambre, pero a él no le importó pues sólo deseaba estar junto a ella. Sus encuentros eran breves, siempre con las últimas luces del día, pero tan intensos que quedaba desesperado cuando ella se marchaba. Desconocía su origen, incluso su nombre; sólo sabía que cada anochecer, cuando el dios Maluk derramaba su última luz tras las montañas, ella le abandonaba.


Taron decidió poner fin a aquella angustia y una tarde, a pesar de sus prohibiciones, la siguió. Caminó agazapado entre las rocas, tal como acechaba a sus presas. Ya las sombras comenhttp://blufiles.storage.msn.com/y1p25JHGVIBQ1Ds_jbdOxrLZJ8gsAXX-Df9hiDDo99jLgwrsUPiAe2AhjTsOFu1TSO-lph9J5oLcpozaban a envolverle cuando la vio, en lo alto de un risco, con los brazos extendidos hacia el cielo. Cuando casi la había alcanzado, la oyó llorar: «Dejad que me quede junto a él», suplicaba a los dioses. Pero éstos no la escucharon. Y Tar on vio horrorizado cómo la joven, como cada noche, se transformaba en una brillante luz que flotó hacia lo más alto del firmamento, tomando allí su verdadera forma. Al fin supo su nombre y lo gritó desesperado hacia el cielo, tratando de hacer volver a su amada. Dicen que pasó allí los días y las noches, sin comer ni dormir, llamándola sin cesar, tratando de conmover a los dioses. Y tanto fue su sufrimiento que dejó de ser hombre y se transformó en lobo para que así, cada noche, su aullido enamorado llegase hasta ella. Incluso ahora, si escucháis con atención, podréis oír cómo pronuncia su nombre en un largo lamento…


Y es por eso que ella cambia. Por eso hay noches brillantes como el día, cuando se muestra entera a los ojos de Taron. Y por eso mengua poco a poco hasta desaparecer. Porque es entonces, en esa noche oscura, cuando Aluk logra escapar para estar de nuevo con su amado.



Gandía, 4 de junio de 2009

Catalina Gómez Parrado

Safe Creative #0906053786673

 

La burbuja de cristal 7 agosto 2009

Filed under: Mis relatos — catigomez @ 21:02

Nunca me ha interesado la política. En realidad, como dice Adolfo, para qué me iba a interesar si nunca la he comprendido. Sólo soy una mujer sencilla a quien le ha tocado vivir una época que algunos llaman convulsa, aunque yo no sé muy bien lo que quieren decir. Sí, veo por televisión las revueltas y me asustan un poco; pero como dicen Adolfo y mi Ricardito, nuestro Presidente tiene las riendas muy bien tomadas y no nos han de preocupar cuatro gatos desagradecidos. También oigo cosas en el mercado, historias de gente a la que sacan a rastras de su casa durante la noche… Ahí sí que Adolfo afirma siempre tajante que “algo habrán hecho” y que “la gente de bien no tiene nada que temer, sino los alborotadores y conspiradores que no nos dejan vivir en paz y en orden”. Y a mí me deja así tranquila con su calma y su temple, bendito sea. O al menos me dejaba hasta hace seis días, contando el de hoy…


Recuerdo muy bien lo que hacía esa tarde. Ricardito había invitado a cenar a su prometida y a sus futuros suegros, y Adolfo se había empeñado en que les preparase mi famoso asado de buey, que no es sino la mejor receta de su difunta madre, que en paz descanse. Yo estaba sola en la cocina, esforzándome en seguir la receta lo más fielmente posible, pues sé lo mucho que le gusta a mi Adolfo y lo orgulloso que se siente de mí cuando lo consigo. Ya me costó lo mío que mi difunta suegra me regalase su tesoro culinario más preciado, pues la mujer siempre afirmó que una “gallega” como yo nunca sabría apreciar los matices de la mejor cocina chilena. Nunca se lo tuve a mal, siempre supe que la mujer no lo decía con mala intención. Aunque nunca entendí por qué se empeñaba en llamarme gallega, habiendo nacido yo en Salamanca…


Estaba completamente concentrada en mi tarea, vigilando al mismo tiempo el reloj del horno y el de la pared de mi cocina, procurando tener la cena lista antes de que mis hombres volviesen del trabajo, cuando escuché el primer lamento. Reconozco que en principio no le presté demasiada atención, pues me preocupaba más que el buey se me quedase seco a cualquier otra cosa en el mundo. Volví a mis ocupaciones y, siguiendo las instrucciones de mi suegra, saqué el asado del horno exactamente a los ocho minutos de cocción para rociarlo por segunda vez con caldo de carne y vino blanco. Pero el segundo grito fue ya inconfundible y, temiendo que algo le hubiese ocurrido a alguna vecina, abrí la ventana que comunica con el patio. Agucé el oído y a punto estuve de preguntar a gritos, cuando escuché un nuevo lamento con toda claridad. Y al momento supe de dónde venía. No era de una vecina. Ni siquiera era una voz conocida. Y sin embargo, caló tan hondo en mí que olvidé por completo lo que estaba haciendo y me asomé sin cautela por la ventana. Adolfo me tiene prohibido hacer tal cosa. Siempre dice que lo que ocurra en el edificio de enfrente, no es cosa nuestra. Que nuestro ejército sabe muy bien lo que tiene que hacer para mantener el orden, y que algún día acabarán con todos los endemoniados que están queriendo llevar al traste al país. Pero yo oigo cosas en el mercado. Y sé las historias que cuentan sobre la Academia de Aviación. Y sé lo que dicen que hacen con los que tienen allí encerrados. Nunca supe quién gritó aquella tarde. Sólo sé que su voz sonaba femenina y muy joven, tal vez apenas una muchacha, que llamó angustiada a su madre, a una madre que nunca escuchó su llamada. Y aunque nunca tuve hijas, en aquel momento sentí que era a mí a quien llamaba. Sentí su lamento arañando mis entrañas. Me quedé muy quieta, esperando, anhelando volver a oír su voz, pero nunca volvió. Y, sin saber por qué, rompí a llorar. Lloré amargamente, como nunca lo había hecho en mi vida. Lloré por ella y por esa madre que nunca estuvo ahí para oír su lamento y que, sin embargo, yo sabía que escucharía todas las noches durante el resto de su vida. Como hice yo a partir de ese día.


Adolfo y Ricardo llegaron a un tiempo. Y después los invitados. Traté de ser la anfitriona perfecta, aunque el asado estaba seco y había olvidado la guarnición. Adolfo no me lo reprochó, pero por su mirada sé que aquel día le defraudé un poquito. Cualquier otro día me habría dolido su mudo reproche, pero aquella noche no me importó. Aquella noche sólo pensaba en que mi mundo era un poco más pequeño, un poco más triste y mucho, mucho menos ordenado de lo que había sido hasta entonces. Sigo sin comprender la política, pero desde aquel día he dejado de prestar atención a las opiniones de Adolfo y Ricardito y comienzo a preguntarme, por primera vez en mi vida, si tendrán siempre la razón.


Cada tarde, cuando mis hombres no están en casa, vuelvo a asomarme a escondidas a la ventana de la cocina. Me asusta volver a oír un lamento como aquél, pero al mismo tiempo, lo espero. Porque pienso que de esta forma están menos solos. De esta forma hay una madre acompañándoles en su último momento. Aunque no sea la suya.




Gandía, 20 de mayo de 2009
Catalina Gómez Parrado

Safe Creative #0905203692925

 

El silencio ensordecedor

Filed under: Últimos post,Mis relatos — catigomez @ 20:46



A mi madre y a mi abuela Ana,

que se refugiaban como podían en el Madrid

de la Guerra Civil, mientras las bombas caían a su alrededor.


Hace ya horas que se marcharon las chicas. Me encanta que vengan al pueblo a pasar unos días conmigo, pero después de dos semanas reconozco que añoraba un poco de tranquilidad. Yo, que tanto disfrutaba con el bullicio de la ciudad… Será la anciana en la que me he convertido la que habla por mí. Tampoco es algo que me importe. Ya hace tiempo que aprendí a convivir con esa extraña del espejo que me devuelve una mirada burlona desde un par de ojos vidriosos enmarcados de arrugas. Y aunque quisiera negar mis años, ahí están mis chicas –hija, nieta y biznietas– para revelar sin tapujos cada etapa pasada de mi vida.


Mis chicas… Adoro que hayan sido todas mujeres. Con ningún hombre he tenido nunca discusiones tan feroces ni conversaciones tan inteligentes. Mi pobre Andrés se limitaba a sobrevivir entre nosotras, calmando las aguas como buenamente podía, aunque sospecho que en el fondo disfrutaba de su papel de capitán de un barco ingobernable. Jamás podría haber encontrado un hombre más digno para ese cargo. Mi adorado Andrés…


No me pesa la soledad. Creo que nos hemos acostumbrado la una a la otra a lo largo de los años. Desde que Andrés me dejó, suelo disfrutar de cada minuto de mi tiempo como si fuera el último; así esperaba hacerlo en cuanto las chicas se marchasen. Y sin embargo, algo me desasosiega. He recuperado mi espacio y mi forma de hacer las cosas, he vuelto a poner orden en el delicioso caos que habían creado las niñas. Pero aún así, no encuentro en mi interior la paz que suelo sentir. No he sabido explicarme el motivo, hasta que hace un rato me he sorprendido a mí misma tratando de ahogar el silencio. Durante dos semanas la casa no había estado en calma ni un sólo momento; ahora, de pronto, la algarabía ha dado paso a la quietud que tanto anhelaba. Y tal vez sea precisamente eso, este silencio repentino, el que ha rescatado de mi memoria otro muy distinto. Otro que resuena en mis oídos como un clamor.


Cuando mi hija Alicia era pequeña vivíamos en Madrid, en una de las viviendas de un destartalado edificio de la calle Santa Engracia, a pocos metros de la glorieta de Cuatro Caminos. Era el año 36, Madrid vivía asediada y los madrileños sobrevivíamos a duras penas, con más entereza que medios. Lo peor no era la escasez –no hablaré aún de hambre; ésa vino después–, sino el miedo constante a la muerte. Los bombardeos habían empezado a desdibujar la ciudad en la que nací, hasta hacerla irreconocible. Por todas partes había restos de edificios destruidos, como cicatrices abiertas, que despertaban el instinto egoísta de agradecer al destino el no haber sido, por esa vez, los elegidos. Pero eso no suponía un gran consuelo sino, más bien, la sensación de vivir siempre de prestado. Cuando comenzábamos a recuperar la rutina de la vida cotidiana, volvía a rondar la muerte sobre nuestras cabezas. El pánico empezaba con las sirenas que advertían de un ataque inminente, a menudo sin dar tiempo apenas a escapar de las primeras bombas. Todavía recuerdo el maldito silbido de una bomba al caer. Es un sonido estremecedor, que va creciendo en intensidad hasta hacerse insoportable. Y la explosión que lo sigue… sólo puedo decir que retumba en tu interior como si cada órgano de tu cuerpo estallase con ella. Cuando el bombardeo comenzaba, siempre de forma inesperada, todos corríamos a guarecernos lo mejor que podíamos. Algunas veces entrábamos en algún comercio cuyas puertas habían sido protegidas con sacos de tierra; otras, nos limitábamos a apretarnos los unos contra los otros bajo los soportales, rezando para que aquel lugar no fuera el destinado al derrumbe y llorando de puro nervio cuando el peligro pasaba. En una ocasión me refugié en el metro, pero a Alicia le angustió de tal modo la idea de quedar sepultada en aquel agujero que no volví a hacerlo nunca más. Casi siempre corríamos hacia nuestra casa, pues se había dispuesto un refugio, más o menos acondicionado, en el sótano del edificio. He visto a hombres hechos y derechos llorar como niños cuando una bomba estallaba sobre nuestras cabezas, tan cerca de nosotros que el inmueble entero se sacudía como si fuera de papel. Y en una de aquellas ocasiones, durante un bombardeo especialmente cruento, Alicia se me escapó de las manos. Recuerdo que era noviembre, no recuerdo qué día del mes. Pero, fuese cual fuese, aquel día volvimos a nacer.

Fotografía de Robert Capa


Mi pobre Alicia siempre tuvo claustrofobia. Para ella los bombardeos eran doblemente angustiosos, pues al miedo que le causaban las bombas se sumaba la tortura de tener que permanecer recluida en un refugio. Era muy pequeña, apenas tenía cinco años cuando comenzó la guerra y era imposible hacerla entrar en razón cuando el pánico la invadía. Y aquel bombardeo fue terrible, el peor que habíamos sufrido hasta entonces. Una de las bombas estalló tan cerca que el suelo se sacudió haciendo temblar la caldera, que comenzó a resoplar de un modo alarmante. El techo de escayola crujía y el polvillo del yeso nos caía como lluvia fina sobre el pelo y la ropa. Doña Paquita, una de mis vecinas, comenzó a rezar en voz muy alta, casi a gritos, y las muchachas más jóvenes empezaron a gimotear. Traté de calmar a doña Paquita, recuerdo que la abracé para intentar infundirle ánimo. Supongo que en aquel momento solté a Alicia, que había permanecido aferrada a mi cintura con tanta fuerza que temí me quebrase alguna costilla. Lo único que sé es que cuando dejé de abrazar a doña Paquita, Alicia ya no estaba. Pregunté angustiada a mis vecinos, tratando de hacerme oír entre sus lamentos y el estruendo de las explosiones, pero nadie supo darme razón de su paradero. Aterrada, salí al exterior para buscar a mi hija, aunque mis vecinos me rogaron que no lo hiciera. La encontré cerca ya de la glorieta, sentada en el suelo, abrazada a sus rodillas y pegada a la única pared que quedaba en pie de un bar en ruinas. La cogí en mis brazos y corrí en busca de refugio, sin saber bien qué camino tomar, pues las bombas caían a mi alrededor cortándome el paso una y otra vez. Finalmente, exhausta, me metí a rastras en la oquedad formada por dos muros medio derruidos que habían quedado apoyados el uno contra el otro. Era incapaz de razonar, el pánico me dominaba. Sólo podía llorar abrazada a mi pequeña, pensando que seríamos los próximos cuerpos hallados entre las ruinas, como tantas veces había tenido que ver horrorizada en los días precedentes. No sé cuánto duró el bombardeo, perdí la noción del tiempo. Cuando los aviones se alejaron, los supervivientes fuimos saliendo de nuestros refugios poco a poco, temerosos aún de un nuevo ataque. Recuerdo que traté de volver a casa pero no supe encontrar el camino, incapaz de reconocer el lugar que me rodeaba, en la ciudad donde me había criado. Las calles que yo conocía habían desaparecido, ocultas bajo los escombros, conformando ahora un nuevo paisaje macabro. Tras mucho vagar de un lado a otro, al fin encontré la tienda de ultramarinos de Victorino Callejas, milagrosamente intacta. Pero, junto a ella, en donde debería haber estado nuestro edificio, tan sólo había una montaña informe de piedras que se desparramaba sobre la acera. Horrorizada, me dirigí hacia mi hogar destruido, aferrando la mano de Alicia, que aún temblaba de pies a cabeza. Nos acercamos con cautela a los escombros, cuidándonos de un nuevo derrumbamiento. Nos quedamos muy quietas, tratando de escuchar la voz de los supervivientes pidiendo auxilio. Tras el infierno vivido hacía unos pocos instantes, con el eco de las explosiones resonando aún en nuestros maltratados oídos, ansiábamos un grito, un lamento, una queja. Pero no escuchamos nada. Tan sólo el silencio inundando nuestros sentidos.


Fotografía de Kati Horna



No hubo ningún superviviente. Todavía hoy me pregunto qué impulsó a mi hija a salir del refugio aquel día. Todavía hoy escucho sus voces rogando que me quedase con ellos. Y una parte de mí lo hizo. Una parte de mí sigue viendo sus caras un instante antes de abandonarles. Por si les sirve de consuelo, sólo puedo decir que he tenido una vida plena. Que he amado y me han amado. Que tanto Alicia como yo hemos dado vida a otras vidas. Y que nunca, a pesar de los años transcurridos, he dejado de escuchar el sonido atronador de aquel silencio.


Gandía, 27 de mayo de 2009

Catalina Gómez Parrado



Safe Creative #0905293741206


 

Comenzamos…

Bueno, amigos, ya podéis empezar a añadir vuestros relatos y a disfrutar con los que aquí encontréis. Estáis en vuestra casa. Pero, por favor, no olvidéis respetar las normas. Gracias y volved por aquí siempre que os apetezca disfrutar de la nueva literatura.