Relatos sorprendentes

El rincón de los contadores de historias…

El soldadito de plomo 17 enero 2010


El soldadito de plomo

(Canción del Hada Iria)

De: Jaume Moreso i Mallofré



Oh…! Oh, oh…!

Cuán terrible es la desdicha del ser
desprovisto de corazón para sentir…!

Cuán terrible es la desdicha del ser
desprovisto de alma para amar…!

Oh…! Oh, oh…!

Esta historia, cual epopeico lance
e más terrible infortuno desenlace
canta las hazañas de tan insólito
héroe que en mi cuer un hito

marcó como la luz marca el zenit
de la más brillante estrella fénix
de nuestra celeste bóveda jalbegante
de rosas, morados, ¡y un turquesa elegante!

Pan de trastrigo era aquél ser
¡de lo más exquisito que uno puede ver…!
quizá de frío metal estaba hecho por fuera
mas su interior ¡el cálido botete era…!

Bravo guerrero que contra todo mal
luchó con valentía ¡e vigor inmortal…!
consiguió más con una sola cama
que todo un ejercito en su aclamada fama.

Quizá no tesoros, ni rubíes ni plantino;
ni joyas ni placeres carnales ni el lino más fino…
¡y qué mas daba! Él consiguió lo que más amaba,
el amor y la paz; ¡la libertad de la esclava!

Oh…! Oh, oh…!

Cuán terrible es la desdicha del ser
desprovisto de corazón para sentir…!

Cuán terrible es la desdicha del ser
desprovisto de alma para amar…!

Oh…! Oh, oh…!

Pues un día enamórese de una doncella
pura como el agua, ¡como una rosa bella!
mas sus inocentes sentimientos pudieron
ni siquiera expresarse yuso la dulce timidez.

Mas las perspicacia no faltaba en la doncella
e sin ninguna dificultad, ¡se dio cuenta ella!
agarráronse de las manos, y a la Luna llena
a visitar fueron en el umbral de la ventana siena.

Y así pasaron las noches,
cantando al son de la Luna
¡Lara-la, lirín liró! ¡Lara-la, lirín liró!

Hasta que un día la caja se abrió
e un dedo impío al soldadito señaló
¡oh no! Era el demonio, ¡el farsante!
¡El que no tiene sombra ni semblante!

Mas el soldadito de plomo no se asustó
¡ni cuando el demonio artero le azuzó!
pues bravo como el agua era nuestro soldado
¡e jamás en su vida de nada se había asustado…!

Cogiose su espada de plomo y al trapisondista
venció con una proeza que ¡cantaba a la vista!
la mano de su amada cogió
e a la plateada luz de la Luna cantó…

¡Lara-la, lirín liró! ¡Lara-la, lirín liró!

¡Lara-la, lirín liró! ¡Lara-la, lirín liró!

Pero,

Oh…! Oh, oh…!

Cuán terrible es la desdicha del ser
desprovisto de corazón para sentir…!

Cuán terrible es la desdicha del ser
desprovisto de alma para amar…!

Oh…! Oh, oh…!

La más inmunda bajeza a cernirse volvió
a la espalda del heroe que jamás se imaginó
que la maldad tuviera forma humana, e humana
fuera la mismísima maldad, ¡material e mundana!

La mano humana llególes de su umbral, privándoles
de la felicidad, del cariño, ¡de la nobleza…!
e le separó del regazo de su amor e lo tiró, al barro
a los lodazales mugrientos del callejón ¡guarro…!

El pobre soldado lo perdió todo, mas en su corazón
remanire la esperanza que lo guiara el monzón,
de nuevo al puerto del amor de su amada
y por los mares intempestivos ¡le guiara su espada…!

Largos fueron los años que el pobre soldado vagó
por los océanos hasta que un pez curioso se lo tragó
y en las entrañas de ese ser aún más ¡lloró y lloró!
“¿es qué mis sentimientos no importan?” gritó,

¿por qué son tan malvados esos seres que llaman humanos?
¡lirí, liró!
¿por qué…? ¿a caso no tenemos corazón las figuritas de plomo?

¡Ohhhhhhh…! ¡lirí, liró!

Cuán terrible es la desdicha del ser humano
desprovisto de corazón para sentir…!

Cuán terrible es la desdicha del ser humano
desprovisto de alma para amar…!

¡Ohhhhhhh…! ¡lirí, liró!

E luego las sombras se lo llevaron y perdido
entre las tinieblas donde toda la luz se había ido
escuchó una voz fablar, ¡con distinguido sonido…!
Era ella, ¡su doncella! Desde el baül ¡inhibido…!

¡Ohhhhhhh…! ¡lirí, liró!

Su doncella le llamaba e ¡él llegaría hasta ella…!
luchó durante incontables edades con la mella
marcada en la hoja de su espada, ¡que nunca se quebrantaba!
e de pronto, otra voz llegó a sus oídos, esta vez, ¡humana…!

¡Oh no! ¡lirí, liró! ¡Cuánta maldad! ¡lirí, liró! ¡Humana, de verdad…!

En el frío metal de las cuchillas e los hornos se encontró
de nuevo en el seno del horror, donde él nació.
La desesperación anegada a su cuello le quería matar
¡mas de nuevo la voz de su doncella escuchó fablar…!

Cató a su alrededor, ¿y cual fue su sorpresa?
Era la misma casa donde vivió, sin duda ¡era esa!
¡Desdicho sea el destino, que a esa casa lo llevó por primera vez!
¡Afortunada sea la casualidad, que lo devolvió ahí, en la barriga de un pez!

Actuó rápido e con premura, e après de los peldaños del infierno
con su dama se reencontró, e la guarió al borde de la desolación del averno,
huyeron los dos, bajo la juguetona e burlona luz de la Luna
más los ratoniles dedos de ese niño infernal trajeron de nuevo… ¡la bruna!
La infamia a la rematacina les empujó
e la judiada lengua de fuego relamió
sus cuerpos y sus almas de amor preñadas
volviéronse grises en esas cenicientas humaredas…

A los ojos del humano ratonesco, de mejillas sonrosadas;
del monstruo de pelos encrespados y asesino de hadas;
el plomo de sus cuerpos se fundió, en la hoguera invernal
y de sus cuerpos, ¡un corazón se dibujó de la luz inmortal!

¡Oh no! ¡lirí, liró! ¡Cuánta maldad! ¡lirí, liró! ¡Humana, de verdad…!

Oh…! Oh, oh…!

Afortunados sean los dos enamorados de metal,
la bailarina de plomo, y el soldadito de plomo, ¡también…!
que por fin librados de sus cuerpos mundanos han sido
e prisists encarnaçión con luz e magia ¡en dos grandes maravillas!
ahora, por siempre jamás, el soldado y la bailarina
liberados de sus prisiones de plomo, en luz e magia
¡han venido a vivir a la tierra de las hadas, las ninfas y los gnomos!

Oh…! Oh, oh…! ¡lirí, liró!

Oh…! Oh, oh…!

¡lirí… liró…!

Nota del autor:

En este cantar he utilizado palabras del castellano antiguo las cuales, seguramente, a la vista y oido de la mayoría de vosotros y vosotras no significarán nada. Por eso, anoto a continuación los significados para vuestro interés o diversión:

Jalbegante: que pinta
Pan de trastrigo: algo excelente, pan mejor que el de trigo.
Botete: un lugar ideal para los niños, para sus juegos y sus fantasías.
A la rematacina: “a ver a dónde/hasta dónde llega”
Llególes: Les alzó
Cató: Miró
Prisists encarnaçión: Se han encarnado
Fablaba: hablaba
Après: Cerca
Cama: pierna
Yuso: abajo
Remanire: Quedó
Cuer: corazón
Guarió: salvó

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s