Relatos sorprendentes

El rincón de los contadores de historias…

Magia Negra – Capítulo 2 – Entre Cerros 15 diciembre 2017

Filed under: 1,Últimos post,Mis relatos,Página de autor — Boris Oliva Rojas @ 2:08
Tags: , ,

Registro Safe Creative: 1709013406784  Safe Creative #1709013406784
Boris Oliva Rojas

                 

  Magia Negra
Capitulo N° 2
Entre Cerros

-Gracias papá, desde aquí seguimos solos; dijo Pamela sacando su mochila del auto, mientras su novio Juan se colgaba la suya a la espalda.

-Cuídense; les pidió el padre de ella mientras encendía el motor del auto.

-No se preocupe Don Esteban, esta no es la primera vez que hacemos este paseo; recordó Juan.

-Ni tampoco la última; comentó Pamela. -A propósito, un día de estos podrías venir con nosotros papá.

-Mis días de subir y bajar cerros ya pasaron, mejor prefiero dormir una siesta bajo un árbol; rechazó él.

-Como quiera, usted se lo pierde; respondió Juan.

La cadena de cerros se extendía hasta donde la vista alcanzaba.

-Vamos que hay mucho que recorrer; apremió Pamela a Juan.

-Tranquila que tenemos mucho tiempo; la calmó él.

El sol seguía su avance por el cielo azul del verano y pronto alcanzaría su punto más alto; el medio día estaba por llegar y también la hora de almorzar.

-¿Almorzamos en la cueva de siempre?; preguntó Pamela.

-Estaba pensando que podríamos comer un poco más adelante; opinó Juan. -Para variar un poco la rutina.

Los cerros donde ellos acostumbraban pasear, estaban llenos del mudo recuerdo de un pasado marcado por una hace tiempo agotada actividad minera artesanal.

-¿Qué te parece este sitio?; preguntó Pamela al llegar a una suave planicie en uno de los cerros.

-Se ve bien para armar el campamento; opinó Juan. -Veamos que tal esa cueva para que pasemos la noche en ella.

-Voy a explorarla; dijo Pamela entrando en ella.

El desgarrador y aterrorizado grito que su novia lanzó, hizo que a Juan se le pusieran todos los pelos de punta.

-¡¿Qué ocurre?! ¿Estás bien?; preguntó él corriendo en ayuda de su pareja.

Dentro Pamela estaba estática en el suelo, con la mirada fija en la pared de roca. El espectáculo era realmente macabro, propio de una película de terror.

-¿Pero qué diablos es esto?; preguntó Juan al ver los dos cuerpos clavados en la roca.

-Salgamos de aquí; propuso Pamela temblando de miedo.

-Debemos llamar a la policía; opinó Juan.

-Aló, mi nombre es Juan Rivera; dijo él al comunicarse con la operadora de la policía. -Llamo para reportar dos asesinatos en los cerros de…

El teléfono comenzó a chicharrear haciendo difícil la comunicación.

-Aló, ¿me escucha?; preguntó la operadora cuando la llamada finalmente se cortó.

Afortunadamente había tenido tiempo suficiente para poder triangular el lugar de donde se había hecho la llamaba. Sin pérdida de tiempo la mujer dio aviso a la unidad policial más cercana del lugar, para despachar una patrulla a investigar.

El fuerte golpe recibido le había abierto una profunda herida en la cara a Juan; al despertar vio atónito como Pamela era elevada por una mano invisible y aun con vida la clavaban en la roca, mientras su cuello era apretado hasta asfixiarla, por los dedos de un atacante también invisible. Sin poder creer lo que estaba pasando Juan intentó ponerse de pie, pero de pronto se vio flotando en el aire para terminar con la espalda pegada a la roca.

Aunque no veía nada, sentía como fierros invisibles perforaban sus manos y piernas.

Extraños símbolos aparecieron sobre la piel sangrante del pecho de Pamela, lo mismo que sobre la de Juan, pero ya nada sentía porque su garganta había sido aplastada por una poderosa fuerza.

-Creo que este será un dolor de cabeza de los grandes; opinó uno de los detectives al ver los cuatro cadáveres clavados en la roca.

-Central, adelante; llamó por teléfono el otro policía. -Manden un equipo de criminalística y forenses al lugar.

-Parece un asesinato ritual; opinó el otro detective. -¿Quién pudo hacer esto?

-Solo un loco; contestó su compañero.

-Acordonemos la escena del crimen, hasta que lleguen los laboratoristas; sugirió uno de los policías.

Una hora después, varios policías y especialistas buscaban pistas y huellas que les diesen un indicio de lo acontecido en las últimas horas.

-Las víctimas fueron asesinadas en distinto momento; informó uno de los oficiales de criminalística. -La data de muerte de la última pareja es de hace tres horas solamente.

-¿Quién dio aviso de los sucesos?; preguntó el detective.

-Es irónico, pero una de las víctimas del último crimen reportó los primeros homicidios; contestó el especialista.

-Eso quiere decir que el asesino estaba oculto cuando descubrieron los cuerpos de las otras víctimas; meditó el oficial.

-Lo más extraño es que la data de muerte de las dos primeras víctimas es de hace tres días.

-¿Hay alguna huella?; preguntó el teniente.

-Solo diez metros delante de la roca donde los clavaron; dijo el criminalista rascándose la cabeza. -No entiendo cómo es que los pusieron en esa roca sin marcar las pisadas sobre la tierra suelta.

-¿Ya se sabe la causa de la muerte?; preguntó el teniente.

-Estrangulamiento en las cuatro víctimas; indicó el forense acercándose a los oficiales. -Las cuatro fueron clavadas en la pared rocosa con grandes clavos de hierro. Los símbolos grabados  sobre sus pechos sugieren que fueron parte de un ritual de algún tipo de secta satánica.

-¿Tienen alguna fotografía que me puedan facilitar ahora?; quiso saber el teniente.

-De hecho sí; contestó el criminalista acercando su teléfono celular al del oficial.

-Gracias, voy al cuartel en Santiago a ver que puedo averiguar; dijo el detective retirándose.

Tras revisar la base de datos de homicidios rituales, el teniente se echó para atrás en su asiento. Internet tampoco era de mucha ayuda por la gran cantidad de información basura que había dando vuelta. El día había sido pesado y los ojos del policía comenzaron a cerrarse; el timbre del celular lo sacó del letargo en que el cansancio lo estaba sumiendo.

-Hola paisano, te echaba de menos y quería escucharte; saludó la gitana.

-Hola Shuvani, eres justo la persona con quien quería hablar; contestó el Teniente Hormazabal.

-¿También me echas de menos?; preguntó coquetamente la joven gitana.

-Ya sabes que sí; respondió el policía. -Pero necesito que me des una mano.

-¿Quieres leerme la suerte paisano?; preguntó juguetona Milenka.

-Quería que me ayudaras en un caso; contó el teniente. -Eres la persona indicada para eso.

-Que bueno, así me vienes a ver, para que no te olvides de mí y me cambies por una paisana; agregó ella.

-Como si fuera muy fácil romper un hechizo de magia roja; opinó el policía.

-Yo no te he hechizado; respondió Milenka. -Ni siquiera lo necesito, soy lo bastante buena como para haberte conquistado sola.

-Nunca tanto, vieja bruja; respondió riendo el detective.

-De vieja no tengo nada y de bruja tal vez; cortó la gitana bromeando.

-Ja, se cree muy linda, encantadora, irresistible y amorosa la niña; siguió molestando Hormazabal.

-Discúlpate por decirme vieja; mandó Milenka.

-No quiero; rió el policía.

-Como quieras, total hay varios gitanos que quisieran a una Shuvani como esposa; agregó la gitana. -Chao paisano.

-Espera; la interrumpió Hormazabal. -Eres joven y hermosa.

-Así está mejor; rió triunfante Milenka.

-Ahora tú dime lo que quiero escuchar; pidió él.

-¿Qué cosa?; preguntó ella.

-Lo que sientes por mí; indicó él.

-Me agradas, no eres como los otros paisanos y por eso me caes bien; contestó la gitana.

-¿Solo eso?; quiso saber el detective.

-Debería haber algo más; preguntó ella.

-Pues claro; dijo Hormazabal. -Vamos, dímelo.

-No quiero; respondió ella.

-Vamos, dilo; insistió el detective.

-No; respondió riendo Milenka. -Está bien, te amo; contestó ella con voz casi inaudible.

-No escuché; respondió el policía.

-Dije que te amo; contestó Milenka alzando un poco la voz, tapándose enseguida la boca con una mano y riendo.

-Yo también te amo; contestó a su vez Hormazabal.

-Bueno Milenka, nos vemos mañana y vístete con ropa cómoda; dijo el policía. -Puede ser un día algo ajetreado.

-Te espero temprano mañana; se despidió la gitana.

Aunque no tenía otra idea, ni alguien más a quien recurrir, no estaba seguro si debería involucrar a Milenka en ese caso. Estuvo a punto de llamarla para decirle que mejor no lo acompañara, pero se detuvo. Podía creer que él no confiaba lo suficiente en ella; por otro lado, la Shuvani había demostrado estar lo suficientemente capacitada como para defenderse sola. Simplemente ella se podría sentir ofendida, tanto como gitana, como sacerdotisa y como persona. Solo le pediría su opinión y uno o dos consejos sobre el caso, pero no la expondría a ningún peligro.

El auto se estacionó cerca de la carpa de la Shuvani, donde ella lo esperaba como si nada hubiese entre ambos.

-Saludos sabia Shuvani; dijo el Teniente Hormazabal cuando ella salió a recibirlo.

-¿Qué te trae por aquí paisano?; preguntó Milenka.

-Venía humildemente a solicitar tu sabia ayuda Shuvani; contestó el Teniente Hormazabal.

-Aguarda un rato ahí paisano; dijo Milenka entrando a su carpa, de donde sacó algunas cosas.

-Vamos paisano; indicó ella a los pocos minutos, llevando un viejo bastón.   -Era de mi abuela; mencionó Milenka al ver que el policía lo observaba.

Cuando el auto se hubo alejado bastante y el campamento gitano ya no se veía, el Teniente Hormazabal lo estacionó a un costado del camino y pasó su mano por el rostro de la muchacha.

-Hola Shuvani; la saludó nuevamente.

-Hola paisano; contestó ella devolviéndole la caricia.

Luego de un beso continuaron su camino hacia los cerros donde habían ocurrido los extraños asesinatos.

-Abre la guantera; pidió el policía a la gitana. -Mira esas fotografías y dime qué opinas.

Después de estudiarlas con atención la Shuvani volvió a guardarlas.

-Esto es malo, muy malo; comentó ella.

-Lo sé y ni siquiera hay huellas; contó el detective.

-Los demonios y espíritus no dejan huellas si no lo desean; mencionó ella.

-¿Insinúas que a esas personas las mató un fantasma?; preguntó el policía.

-No precisamente; respondió Milenka. -Me parece que es otra cosa, pero no estoy segura de qué.

-Ahí hay un informe de los datos recopilados en la escena de los crímenes; indicó el teniente. -¿Sabes leer castellano?

-Claro que sé; contestó ofendida Milenka. -No soy cualquier gitana. Soy una Shuvani.

-Bueno, tranquila; la calmó Hormazabal. -No quise ofenderte.

Después de leer los documentos con calma, Milenka guardó silencio un  rato.

-Sí, todo indica que fue un ente del otro lado; opinó la gitana. -Lo peor de todo es que es invisible para nosotros; continuó Milenka.

-¿Se te ocurre por qué las víctimas son dos parejas?; preguntó el detective.

-Creo que tiene que ver con las fuerzas opuestas de la existencia; meditó la Shuvani. -Lo que me lleva a pensar en los símbolos.

-¿Sabes qué significan?; pregunto Hormazabal.

-No exactamente, pero me acuerdo que una vez mi madre me habló de que existían símbolos muy antiguos y secretos que se usaban en algunos rituales para abrir una entrada entre este mundo y el otro; recordó Milenka.

-Si es que tienes razón, es mejor que te lleve de vuelta al campamento; dijo el teniente bajando la velocidad del auto.

-Ni se te ocurra paisano; rehusó la gitana. -No te dejaré solo en esto.

-No me perdonaría si te pasara algo malo; insistió el detective.

-Ni yo me perdonaría si te pasara algo a ti y yo no estuviese ahí para ayudarte; contestó ella.

-Está bien pareja, sigamos adelante; terminó el Teniente Hormazabal acelerando el vehículo.

Poco rato después la patrulla se detenía en los faldeos de los cerros donde ocurrieron los macabros hechos.

-¿Llegamos?; quiso saber la Shuvani.

-Sí, en  estos cerros ocurrieron los asesinatos; contestó Hormazabal.

-Entonces vamos; dijo Milenka apoyada en el bastón.

-Espera; la detuvo el policía. -Mejor cámbiate de ropa.

-Pero este vestido es cómodo; negó ella.

-¿No pretenderás subir los cerros con vestido y tacos?; preguntó Hormazabal. -Mejor ponte esa ropa.

-Mmm, bueno; aceptó ella. -Pero ándate para allá, no quiero que mires mientras me cambio.

-No miraré; respondió él. -Está bien; terminó por aceptar ante un gesto de la gitana.

-No te des vuelta paisano; advirtió Milenka. -No  mires.

-No estoy mirando; se defendió él.

-Si me miraste; insistió ella. -Yo te vi.

-No es verdad; contestó Hormazabal.

-Ahora puedes mirar; avisó Milenka. -¿Cómo me veo?

-Maravillosamente bien; observó el Teniente Hormazabal  a la gitana vestida de jeans y camiseta.

-Gracias paisano; respondió ella apoyándose en su hombro.

-Mejor concentrémonos que esto puede ser delicado; la detuvo él.

-Tienes razón, después habrá tiempo para jugar; reflexionó la gitana.

-Si es que sobrevivimos; pensó en silencio el policía, recordando que las víctimas también eran parejas.

-Bebe esto paisano, nos abrirá la mente a otras realidades; mandó Milenka pasándole un frasco con líquido.

-Pero…; se negó el policía.

-Confía en mí; respondió ella bebiendo el contenido de su frasco.

-No siento nada especial; comentó Hormazabal al notar que el brebaje no le producía nada.

-En su momento te permitirá percibir más allá de lo común; respondió Milenka.

El sol matinal comenzaba a entibiar la suave brisa que recorría los cerros. El aire puro, distinto al de la ciudad, era un verdadero regalo para los pulmones.

-Este paisaje tiene cierto encanto especial; comentó la gitana, deteniéndose un momento para respirar hondo.

-Y sin embargo aquí están pasando cosas horribles; recordó el policía.

-Y por eso mismo no debemos descuidarnos paisano; aconsejó la Shuvani.

-Ya estamos por llegar; indicó el detective. -Detrás de la otra loma está la escena de los crímenes.

-Debemos estar listos para cualquier cosa; aconsejó la gitana.

Los cuerpos ya habían sido retirados por los forenses y en su lugar sus contornos habían sido marcados con tiza en la roca. Una cinta amarilla demarcaba el lugar como área de investigación policial.

-¿Pero qué es eso?; preguntó el Teniente Hormazabal al ver una especie de capa de agua en la roca que se movía en forma extraña.

-Lo que yo sospechaba; observó Milenka. -Alguien está tratando de abrir una comunicación con el otro lado.

-¿Pero hacia dónde y para qué?; preguntó el policía.

-¡Ayúdame!; rogó la gitana mientras era levantada en el aire.

Rápidamente el teniente se volvió y perfectamente pudo ver como una silueta rojiza sostenía del cuello a su compañera, quien forcejeaba por impedir que esas manos invisibles se cerraran más en torno a su garganta.

Como un rayo el Teniente Hormazabal cogió el bastón de la gitana que había caído al suelo durante el ataque y asestó un fuerte golpe en la espalda del ente. Despreciando a su presa inicial, abrió su mano y la soltó para fijar su atención en el policía. Con total facilidad, como si sus ochenta kilos no significaran nada, lo levantó con una mano.

Con mucho dolor en el cuello, pero con vida aun, desde el suelo Milenka pudo ver como su compañero luchaba por no ser estrangulado por esa mano que se cerraba con una fuerza colosal.

-¡Te maldigo, maldito  engendro del infierno!; gritó la Shuvani lanzándole un puñado de tierra de cementerio, que llevaba en una bolsa en su cintura.

El ente, furioso por la insolencia de la gitana, soltó al policía y se volvió hacia ella, quien sin inmutarse lo esquivó y corrió hacia Hormazabal para ayudarle a levantarse; al mismo tiempo cogió el bastón que había caído junto a él.

-Toma el bastón y concéntrate en mi voz; ordenó Milenka golpeando con fuerza la tierra con la punta de éste.

-“Yo te maldigo en nombre del aire, del agua, de la tierra y del fuego.

Con los espíritus del pasado te ordeno volver al hoyo apestoso del que saliste.

Vuelve al infierno maldito engendro.”

La tierra tembló como si un terremoto la agitase, quebrándose en una profunda zanja. Una mano huesuda, sin  carne y con la piel pegada  a los huesos, agarró una de las piernas del ente y lo arrastró hacia abajo. De igual forma en que había aparecido, la grieta en el suelo se cerró.

-Esto fue algo fuera de lo común; opinó el policía. -¿Te encuentras bien?

-Sí, ¿y tú?; le preguntó ella con voz áspera, mientras le revisaba las marcas de dedos en el cuello.

-Algo zamarreado, pero sobreviviré; respondió el teniente, pasado con cuidado sus dedos sobre el enrojecido cuello de la gitana. -Creí que te iba a perder; comentó él.

-No creas que te librarás de mí tan fácilmente; respondió ella.

-¿Esto no ha terminado verdad?; preguntó el policía, mirando la líquida película sobre la roca.

-Ni siquiera ha empezado; contestó preocupada la gitana.

Unos cuantos ladridos se escucharon a lo lejos, a los cuales no les dieron mayor importancia. Poco después éstos se repitieron más cerca, pero esta vez sonaron anormalmente raros. Sin perder tiempo la Shuvani trazó varios círculos concéntricos con su bastón, mientras con la otra mano vaciaba un frasco con un extraño líquido, al tiempo que entonaba un extraño canto en lengua Romaní, cuyas palabras el Teniente Hormazabal no lograba entender, para terminar trazando un círculo de sal en torno a ella y el policía.

-Alguien soltó los perros del infierno; comentó la Shuvani.

Lo cual no sorprendió y hasta le pareció lo más lógico y esperable al Teniente Hormazabal, a quien a esta altura del partido ya nada le sorprendía.

-¿Crees que esos círculos los pararán?; preguntó el policía. -Bueno, toma por si acaso; le dijo pasándole una pistola con el cargador lleno.

-Reconozco que estas cosas a veces sirven; respondió la gitana.

Cuatro grandes perros negros, con largo pelo erizado y ojos brillantes, se abalanzaron ladrando sobre la pareja. Antes de que el policía se lo dijese la gitana apretaba el gatillo disparando sobre las bestias sobrenaturales, acción que el detective imitó.

No menos de cinco balas recibieron tres de los perros antes de caer tirados y arder en llamas; sin embargo, el cuarto seguía avanzando.

-Ya no tengo balas; gritó la gitana al ver que la corredera de su pistola no volvía a su sitio.

Antes de que Hormazabal pudiese contestar, el animal saltó sobre él. Una delgada hoja de acero le atravesó el corazón, cuando la Shuvani desenfundó y le clavó la espada oculta en el bastón. El perro cayó  a los pies del policía y después de temblar convulsivamente ardió como sus compañeros.

-Esto podría servirme para algo; dijo Milenka recibiendo en un frasco la sangre de la bestia infernal, que cubría el acero.

-Ilegal, pero bastante útil en caso de emergencia; comentó el policía mirando la espada.

La Shuvani ya no lo escuchaba; con los ojos cerrados y los brazos en alto entonaba otro de esos extraños cantos en su lengua nativa.

-“Espíritus de ayer y mañana, vengan en ayuda de su hermana. Shuvanis de tiempos pasados denme su poder y sabiduría”.

El Teniente Hormazabal permanecía en silencio, no queriendo romper la concentración de la gitana.

Con los ojos brillantes como el sol Milenka se volvió y encaminó sus pasos hacia la roca. Diciendo algunas palabras que escapaban a la comprensión del policía, la Shuvani echó tierra de cementerio sobre la sangre del perro diablo, junto a otro polvo que Hormazabal no supo reconocer. Entonando otro de sus cantos la gitana comenzó a dibujar extraños símbolos alrededor de lo que parecía ser una lámina de agua sobre la roca. Con sus trazos ella se aproximaba cada vez más a la extraña superficie, aumentando a su vez la fuerza de su canto.

De pronto al Teniente Hormazabal le pareció que algo ocurría al rostro de Milenka; por un momento le pareció ver en él a su difunta madre. Supuso que se trataba de una simple ilusión, cuando notó que otra cara aparecía en él; pudo reconocer a la abuela de Milenka, muerta hace varios años, cuando él era solo un cadete en la escuela de detectives. Entonces él comprendió, los espíritus de antiguas Shuvanis acudían al llamado de su descendiente.

El canto de la gitana se convirtió en un coro de muchas voces que entonaban un viejo conjuro para sellar el portal abierto hacia el otro lado. Las voces subieron hasta un volumen que hacía vibrar el aire del lugar, hasta que por fin, lentamente la roca comenzó a recuperar su aspecto normal.

Milenka se volvió hacia el Teniente Hormazabal, quien en vez de ver a su joven y hermosa gitana, tenía en frente a su vieja madre que con su voz característica le hablaba desde el mundo de los espíritus.

-Bendito seas; dijo el espíritu de la vieja Shuvani antes de desaparecer.

Los ojos de Milenka dejaron de brillar y sus piernas se doblaron como delgada hierba. El Teniente Hormazabal corrió hacia el desvanecido cuerpo de la gitana y con sumo cuidado tomó su cabeza y la apoyó en sus piernas.

Después de algunos minutos la Shuvani dio signos de estar recuperando la consciencia.

-Ya todo está bien; dijo ella cerrando los ojos y sin deseos ni energía para ponerse de pie.

-Lo lograste Shuvani; comentó el detective.

-Lo hicimos juntos paisano; corrigió ella.

-Tu madre me habló; le contó el policía.

-¿Y qué te dijo?; preguntó la gitana.

-Me dijo bendito seas paisano; respondió él. -¿Sabes lo qué eso significa?

-Creo que sí; respondió ella poniéndose lentamente de pie. -Significa exactamente lo que dijo.

-¿Nos vamos ya?; sugirió el policía.

-Sí, ya no me gusta este paisaje; contestó la gitana tomando de la mano a Hormazabal y apoyándose en el bastón que le dejara su madre.

-¿Y qué voy a decir en mi informe?; preguntó el detective. -No puedo decir que un ente invisible era el asesino y que quería abrir una puerta a otro mundo, ni que nos atacaron unos perros demonios.

-En eso no te puedo ayudar yo, querido paisano; contestó Milenka.

 

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s