Relatos sorprendentes

El rincón de los contadores de historias…

Vacaciones 14 noviembre 2017

Filed under: Últimos post,Mis relatos,Página de autor,Página de autor — Boris Oliva Rojas @ 1:14
Tags: , ,

Registro Safe Creative N° 1707283157139 Safe Creative #1707283157139
Boris Oliva Rojas

 

 

Vacaciones

-Bueno hija espero que lo pases muy bien en tus vacaciones; deseó Fabiola a Tamara.

-Eso téngalo por seguro tía; contestó Paola. -Aquí no hay como aburrirse.

-Quédate tranquila, tu hija va a estar bien; intervino Mónica.

-Qué suerte la de ustedes tener esta parcela; opinó Fabiola.

-Sí, es cierto; coincidió Mónica con su amiga. -Si quieres  quédate tú también.

-Me encantaría, pero tengo que trabajar; se excusó Fabiola. -En realidad quiero que Tamara empiece a ser un poco más independiente.

-Te entiendo; apoyó Mónica la decisión de su amiga. -En todo caso ya sabes cómo llegar.

-No he visto a tu marido; observó Fabiola.

-Está en Santiago viendo la venta de una propiedad, va a llegar un poco más tarde; explicó Mónica. -Mis otros críos estarán jugando por ahí.

-Mejor, así no nos molestan con sus tonterías; opinó Paola, pensando en su hermano mayor y en su hermana menor. -Tamara y yo tenemos mucho de qué hablar, ¿verdad amiga?

-Sí, por supuesto; coincidió ella.

-Bueno te dejo, por favor llámame si necesitas algo; se despidió Fabiola de su hija.

-Si mami, no lo olvidaré; se despidió Tamara de su madre. -Dale un beso de mi parte a mi papi y dile al pesado de Iván que no entre a mi pieza; pidió por último a su madre.

-No te preocupes, tu pieza estará igual de desordenada que como la dejaste; respondió Fabiola mientras su hija se alejaba corriendo.

-¡Qué grande está Tamara!; exclamó Mónica. -Debe tener muchos pretendientes en el colegio.

-Es cierto, pero ella sabe cómo manejarlos; contestó Fabiola a la observación de su amiga. -Ha crecido y se ha desarrollado muy rápido; mira el cuerpazo que se gasta y tiene solo quince años.

-Salió a ti no más; opinó Mónica admirando la figura de su amiga.

Apenas Fabiola se hubo ido, las dos jóvenes salieron corriendo a la laguna que había en el centro de la parcela.

-Mira, nos invaden; dijo Juan a Alicia, indicando a las amigas que se aproximaban.

-No dejaremos que se apoderen de nuestro planeta; contestó la pequeña Alicia riendo y lanzándoles una pelota de ping pong a Paola y Tamara.

-Capitana Tamara, hay nativos hostiles; dijo Paola a su amiga. -Proceda con cautela y neutralícelos.

-A sus órdenes comandante; respondió Tamara lanzándole de vuelta la pelota a la niña, quien la esquivó haciéndose a un lado.

-Ataque soldado; ordenó Juan a su hermana, la que echó mano a una bolsa llena de pelotas.

-Cúbrete; mandó Paola a Tamara.

Después de un incesante intercambio de pelotas, Tamara afinó su puntería y dio con una a Alicia.

-Agghh, me han herido, me muero; dijo llevándose las manos al pecho y cayendo en cámara lenta al suelo, moviendo cómicamente sus brazos y piernas.   -Ya me morí; agregó con una risita.

-Los derrotamos capitana, tomemos su planeta; dijo Paola sentándose sobre su hermana menor.

-Te engañe, la bala no me tocó; dijo la pequeña poniendo sus dedos sobre el vientre de su hermana.

-Cosquillas no, cosquillas no; rogó Paola retorciéndose en el pasto mientras su hermana se divertía haciéndole cosquillas por todos lados.

-Ríndete; le ordenó Alicia.

-Nunca; respondió valientemente Paola.

-Entonces te seguiré torturando; dijo mientras la rosaba por toda su piel.

-Está bien, me rindo; aceptó por fin la joven.

Mientras los cuatro niños se secaban al sol se escuchó un curioso silbido.

-¿Qué es eso?; preguntó con curiosidad Tamara.

-Nos están llamando para almorzar; respondió Juan.

-Menos mal, ya me moría de hambre; opinó la pequeña.

Cuando se estaban poniendo algo de ropa, Alicia se acercó a Tamara.

-Que rico perfume tienes; opinó olfateándola.

-No tengo ningún perfume; respondió ella.

-Pero hueles muy rico; insistió la niña.

-No le hagas caso a mi hermana, es un poco rara; intervino Paola.

El olor a carne asada inundaba el aire, despertando el apetito en los cuatro amigos.

-¡Asado, que rico!; exclamó Tamara mirando al papá de Paola cocinar la carne, mientras Mónica a su lado armaba la ensalada.

-Hola Tamara; saludó José con una sonrisa a la amiga de su hija.

-Hola tío; contestó ella con un ademán de su mano.

Después de disfrutar un delicioso almuerzo, los cuatro se pusieron a jugar con una pelota de voleibol.

-Que juego más aburrido; dijo Alicia después de un rato. -Mejor traten de quitarme la pelota si pueden; los desafió apoderándose del balón.

Cuando lanzaba la pelota para arriba, Paola de un salto la equilibró en una de sus manos.

-Toma es tuya; dijo mientras se la lanzaba a Juan, cuando Alicia trataba de recuperarla.

-No dejes que la tome; dijo éste arrojándola a Tamara.

Antes de que ella pudiese atraparla, de un inesperado salto la pequeña Alicia la apresó con sus manos.

-¡Guau, qué salto!; exclamó sorprendida Tamara.

-Reconózcanlo, soy demasiado buena para ustedes; dijo triunfante la niña, mientras apartaba un mechón de cabello de su rostro.

La noche la pasaron jugando Monopolio y comiendo galletas y leche.

-Bueno niños, creo que ya es tarde, deben ir a acostarse; opinó Mónica.

-Pero no tengo sueño; reclamó Alicia dando un gran bostezo.

-Ya dije. Buenas noches; ordenó la madre.

La cama de Tamara era muy cómoda y se durmió rápidamente. A eso de las dos de la madrugada fue despertada por un extraño ruido; aguzando un poco el oído se dio cuenta de que eran varios gatos que corrían y maullaban de un lado para otro. Como estaba acostumbrada a ese barullo en la ciudad no le dio mayor importancia y se volvió a dormir.

-Hola qué tal dormiste; preguntó Mónica a la joven.

-Bien, claro que me despertaron los gatos; respondió Tamara.

-Sí, ellos; pensó José. -Hace un tiempo nos adoptaron como familia y decidieron quedarse a vivir aquí; explicó él.

-En todo caso no me molestan; agregó la joven, recordando que era una invitada de los dueños de la casa.

-Mmm, leche que rico; observó ella para relajarse.

-Qué bueno que te guste, es muy nutritiva; opinó Mónica.

-A nosotros nos encanta; intervino Alicia.

La noche siguiente luego de jugar un juego de estrategia militar, Tamara se puso a leer un rato antes de dormir. Los gatos se escuchaban más inquietos que la vez anterior y no la dejaban concentrarse en su lectura, así es que recurrió a medidas extremas, se puso los audífonos de su mp3 para no oírlos.

-Anoche sí que estuvieron activos los gatos; comentó Mónica que parecía no haber dormido mucho.

-Sí, algo; respondió Tamara sin darle mayor importancia.

La parcela era muy linda, pero lo que más le llamaba la atención a la amiga de Paola era el bosque que poseía cerca de la casa.

-¡Qué lindas se ven las estrellas desde aquí!; comentó Tamara a Paola, admirando el cielo nocturno del campo.

-Sí, realmente es muy bonito; contestó ella.

-Tienes razón hija; agregó Mónica que también se unía a disfrutar de la noche, junto con toda su familia y su invitada.

-Me gusta tu aroma; comentó Alicia acercándose a la joven amiga de su hermana.

-Es cierto, hueles muy bien; observó José girando en torno a Tamara.

Mónica, Paola, Alicia, José y Juan, los cinco comenzaron a caminar en círculo  alrededor de la joven, la que comenzó a sentirse inquieta.

-Oigan me están poniendo nerviosa; dijo Tamara con un tono de preocupación en la voz. -¿A qué están jugando?

-Jugamos al gato y al ratón querida; respondió Mónica con sus brillantes ojos verdes fijos en la joven. -Tú eres el ratón.

Entre sorprendida y asustada, Tamara vio como el rostro de su amiga Paola comenzaba a volverse redondeado, en tanto que los dedos de sus manos se recogían, quedando éstas convertidas en las patas de un gran felino que asomaba sus afiladas garras.

-¡Un monstruo!; fue lo único que alcanzó a decir la joven cuando la que fuese hace poco su amiga le dio un zarpazo en el brazo izquierdo, provocándole tres profundos cortes.

Casi sin control, a pesar de su herida, Tamara se largó a reír casi a carcajadas.

-Mejor así; opinó José. -Tu  locura hará más divertido el juego.

La pequeña Alicia, que ahora lucía como una robusta y negra gata de verdes ojos como encendidas esmeraldas, se lanzó sin previo aviso sobre el rostro de la muchacha.

-¡Tontos gatitos!; exclamó Tamara en medio de risas, mientras con una mano sostenía en el aire a su atacante, mirándola con ojos intensamente amarillos.

Desconcertada la familia sintió como crujían los huesos de la pequeña, mientras daba un último y lastimero maullido de miedo y dolor.

Los cuatro rodearon gruñendo amenazantes a la inesperada agresora, cuya estatura aumentó varios centímetros mientras su cuerpo se cubría rápidamente de un pelaje rojizo y sedoso, a la vez que sus delicadas manos se convertían en poderosas zarpas armadas de gruesas y afiladas garras y un agudo aullido escapaba de sus fauces coronadas de terroríficos colmillos.

La luna en todo su esplendor brillaba en el cielo campestre, alumbrando con su fría luz la escena macabra en que se había convertido la noche.

Ante la imponente apariencia adoptada por la aparentemente frágil Tamara, los cuatro sobrevivientes huyeron hacia el bosque, dejando a un lado el cuerpo sin vida de la pequeña Alicia, que lucía nuevamente su carita de niña y por cuya boca entreabierta caía un hilo de sangre.

La licántropa sabía que el bosque era para ella el escenario propicio para cazar; sin embargo, no se confiaba, ya que ella estaba sola y ellos eran cuatro. Guiándose por su sensible olfato podía percibir la presencia de las extrañas criaturas; el rastro le llegaba de todos lados, lo que la hizo deducir que los felinos se habían separado para rodearla.

Un aullido rompió el silencio de la foresta. Cuatro carreras en distintas direcciones; la bestia ya sabía que ruido hacían al correr los gatos por entre los árboles y hojarascas. Sigilosamente avanzaba como un fantasma, olfateando el aire y aguzando el oído. Un profundo silencio se apoderó del bosque; eso podía significar solo una cosa, los gatos se ocultaban en los árboles. Después de meditarlo un rato, ella concluyó que esa era una buena opción y los imitó.

Consciente de que en cualquier momento podía caer en una emboscada, los sentidos de ella estaban más despiertos que de costumbre. A sus oídos llegó el sonido de una respiración agitada y los latidos de un corazón que bombeaba acelerado indicándole donde estaba su presa.

Juan se sentía cansado y agobiado, nunca antes había tenido que huir de nadie ni de nada, pero ahora todo era distinto; la presa se había convertido en cazadora y para colmo su hermanita había sido muerta por ese monstruo. Por un minuto Juan adoptó nuevamente su forma humana, para poder sentarse mejor y descansar un rato en la rama donde estaba trepado.

Solo un minuto, nada más, el tiempo necesario para pensar que hacer. Un minuto, no necesitó más tiempo ya que la velocidad era una de sus principales características; tiempo suficiente para sujetar a su presa y romperle el cuello entre sus mandíbulas. Un aullido de muerte sacudió la noche; los gatos comprendieron que acababa de caer otro de ellos. En el suelo, sobre un manto de hojas bajo un árbol, yacía el cuerpo destrozado de Juan; la bestia no estaba devorando a sus presas como de costumbre, esta vez era solo por el placer de matar.

El brazo de Tamara aun sangraba, pero no hizo nada para impedirlo, al contrario con él rozó algunas ramas y hierbas, dejando un claro rastro de sangre.

El olfato del macho lo guió fácilmente hasta donde se encontraba su presa. Corriendo silenciosamente como una negra sombra llegó hasta una gran mancha de sangre en el suelo; una mancha y nada más. Demasiado tarde se dio cuenta de la trampa en que había caído; la bestia lo inmovilizó en el suelo con una de sus poderosas manos. Con el hocico chorreando sangre y baba lo levantó entre sus fauces y con un violento chasquido lo partió en dos. El pequeño tamaño de los gatos en comparación con el suyo los hacia una presa demasiado fácil y hasta aburrida para la que horas atrás era Tamara.

Otro aullido en medio de la noche hizo comprender a las dos hembras que la suerte estaba sellada para ambas a menos que tomaran la iniciativa.

Un estridente rugido, pero esta vez de un felino muchísimo más grande que simples gatos puso en alerta a la loba. Un segundo rugido proveniente de otra dirección del bosque recibió el primero en respuesta.

En medio de la noche comprendió que el juego se había acabado. Las hembras no serían presa fácil y hasta podrían ser muy mortíferas si se descuidaba. Sus oídos le indicaban que el tamaño de las gatas era considerablemente grande ahora.

Silenciosamente por el rabillo del ojo vio una sombra que se lanzaba sobre ella desde la rama de un árbol. Con un  rápido giro logró rechazar a su atacante de un manotón mientras que le descargaba las garras de su otra mano. Como cien agujas sintió las garras de la pantera cortar en su hombro.

Paola recuperaba su forma humana mientras se retorcía de dolor en el suelo con una profunda herida en el pecho y otra en su muslo derecho, impidiéndole transformarse para escapar o luchar.

Enloquecida de rabia por el dolor de su hombro y por el olor de la sangre de la joven, la bestia se disponía a rematarla cuando un aterrador y fuerte rugido a su espalda la hizo volverse rápidamente; a escasos cinco metros otra pantera, más grande y más negra que la anterior la observaba con dos incandescentes brasas verdes.

Las dos criaturas se paseaban una frente a la otra, como estudiándose mutuamente. Finalmente sin previo aviso, el felino se lanzó con las patas delanteras extendidas y sus mandíbulas separadas. La licántropa con ambas manos sujetó las patas de la pantera y juntas rodaron por el suelo a causa de la fuerza del salto. El sonido de los colmillos al cerrarse las fauces de los animales era igual al de piedras que se golpeaban. La pantera trató de hacer uso de las garras de sus patas traseras, pero éstas  fueron inmovilizadas por las rodillas de la bestia, cuyo peso no la dejaba moverse casi. Finalmente la loba logró apresar entre sus fauces el cuello del felino, el que se desgarró con facilidad como tantos otros bajo la presión de aquella formidable combinación asesina de músculos y colmillos.

Lentamente el cuerpo inanimado de Mónica volvió a recuperar su forma normal. Paola, gravemente herida sintió el calor de la sangre y de la baba cayendo por su rostro cuando las mandíbulas de la bestia se cerraron sobre su cabeza.

El sol comenzaba a despuntar por la cordillera cuando Tamara volvió a la casa de campo. Aunque ya no sangraba, su hombro y brazo le dolían un poco. Bajo la ducha aseó bien las heridas mientras el agua quitaba los restos de sangre y carne de su boca.

Hurgueteando por toda la casa encontró un botiquín con varios medicamentos y vendas. Para su sorpresa también había un frasco de suero antirrábico, el cual no dudó en inyectarse inmediatamente por si acaso. Una vez seca vendó sus heridas y se dirigió a la cocina. Tanta actividad le había despertado el apetito, pero esta vez quería comida común y corriente.

Sin nada más que hacer tomó su teléfono para pedir que la fueran a buscar.

-Hola mamá, ¿podrías por favor venir a buscarme ahora?; pidió por celular.

-¿Ya te aburriste?; preguntó Fabiola.

-Digamos que esta familia se puso algo pesada conmigo; contestó sin más detalles.

-Espero que no sea nada serio; pensó su madre.

-Aquí te cuento; respondió Tamara y colgó.

A las dos horas Fabiola estacionaba su auto frente a la casa campestre.

-Hola hija, ¿qué te pasó?; preguntó la mujer al ver los vendajes en el brazo izquierdo de su hija.

-Tuve problemas con unos gatos, pero ya lo solucioné; explicó a su madre.

-¿Y dónde está la familia que no los veo?; preguntó intrigada Fabiola.

-Ven, sígueme al granero; pidió Tamara a su madre.

En el piso del granero yacían los cuerpos destrozados de los cinco miembros de la familia. Después de la sorpresa inicial, Fabiola olfateó el aire y se arrodilló junto a los cadáveres para olerlos mejor.

-Ya veo; fue lo único que dijo la mujer mientras se sacudía los pantalones y sacaba un encendedor de su chaqueta. De un puntapié dio vuelta un bidón de combustible, acercando a él la llama; la paja que había en el granero propagó el fuego rápidamente, consumiéndolo completamente en pocos minutos.

-Vamos, volvamos a casa; propuso Fabiola a su hija.

-¿Vez que tengo razón hija?; dijo la mujer a la joven.

-¿En qué mamá?; preguntó ésta.

-Las apariencias engañan; sentenció Fabiola.

-Y eso que se veían tan normales como tú o como yo; opinó Tamara.

Después de mirarse mutuamente, ambas estallaron en una estridente risotada.

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s