Relatos sorprendentes

El rincón de los contadores de historias…

El lector de la terraza. Capitulo 1 17 septiembre 2012

Filed under: Últimos post,Participa — Roberto Morcillo Moreno @ 4:29

Chico de 18 años, de muy buen ver, busca chico con quien compartir no solo momentos de cama.

Así empezaba un anuncio que decidí poner en una edición local de un periódico de tirada nacional y un nuevo episodio de mi vida,o por lo menos en ese momento es lo que quería creer.

Decidí poner este anuncio porque estaba un poco cansado de que todo el que se acercaba a mí, solo lo hiciese para intentar conseguir estar un rato conmigo en la cama.

Todavía no había conseguido conocer a alguien que realmente me amase y tampoco alguien que me interesase plenamente, así que creí que la mejor idea o mejor dicho lo único que podía intentar hacer para conocer gente diferente a la que me encuentro normalmente, era poniendo un anuncio en la sección de contactos.

Pasaron más de dos semanas y nadie parecía interesarse por mi anuncio. Como todas las mañanas desde hacia 2 años me decidía a desayunar en un bar que hay al lado de la peluquería donde trabajo.

Eran las 8:30, solo me quedaban 30 minutos para descansar y fumarme un cigarro mientras tomaba mi leche manchada como hacia por costumbre, así que me adentre en el bar y le dije a la camarera:

-Pili ponme lo mío cuando puedas que ando con un poco de prisa

-OK guapetón ahora mismo te lo llevo a la mesa.

Sin mas cogí un periódico de la barra y me senté en la única mesa que encontré libre.

Era la que mas alejada quedaba de la puerta, me pare a pensar y nunca me había sentado en ella. Mire hacia la puerta y me fije en un autobús que pasaba, en el que vi reflejado el cartel del local: S’O)IH). Naturalmente solo se leía así reflejado en los cristales de los coches que pasaban.

Me extraño no haberme fijado nunca en el nombre del bar donde siempre iba a tomar café, mire a mi alrededor y me di cuenta de que allí la única mujer que había era Pili y los chicos a los que les eche el ojo parecían gay’s, no decidí darle mas importancia.

Abrí el periódico y fui directamente a la pagina de contactos a ver si todavía estaba mi anuncio.Si que estaba allí, la verdad es que cada vez que lo leía entendía mas el por que nadie me había contestado, sencillamente parecía de estar un poco desesperado el poner un anuncio.

Mientras seguía leyéndolo empecé a rebuscar en mi bandolera para coger mi tabaco, el periódico estaba en horizontal, tuve que soltarlo y de repente mis ojos se quedaron clavados en un chico de unos 22 años que estaba sentado en la terraza del local.Se le veía muy atractivo y me pareció ver que estaba leyendo la pagina de contactos mientras hacia un circulo en uno de ellos con un marcador rojo, en eso que llego Pili.

-Aquí tienes tu manchado guapo (sentí despertar de un sueño en ese momento y sobresaltado la mire)

-¿Estas bien? me dijo, a lo que yo conteste balbuceando que si.

-Se te ve mala cara -a todo esto yo la contestaba mirando de reojo a aquel chico que tanto me había impactado.

-Será por que no encuentro el tabaco (en ese mismo momento me percate de que el lector de la terraza, así me gusta recordarlo, se encendía un cigarro, y sin decirle nada mas a Pili me alcé de mi silla y me dirigí a la terraza del bar, el que fumase era mi excusa perfecta para poder fumar yo y ver que clase de anuncio había rodeado.

Me acerque por su espalda y pude ver que ese anuncio era el mío, mí cuerpo se estremeció por un momento, estaba marcando un número de teléfono en su móvil, cuando lo interrumpí:

-Perdona, ¿Tienes un cigarro?

-Si claro, cógelo tú mismo.
Alce mi mano hacia el tabaco y cogí un cigarro.

-gracias-le dije, a lo que él ni me contesto, volvió a marcar el numero en el telefonó, mientras yo me dirigía hacia mi mesa dentro del local.

Todavía no había tomado asiento cuando la melodía de mi móvil comenzó a sonar, creo recordar que era algún éxito bailable del verano.Sin saber por que mire otra vez al lector de la terraza y ahí estaba él con el teléfono en su oído y con un movimiento de pierna que denotaba nerviosismo.

Mire el numero, era un numero desconocido para mí, un escalofrió recorrió mi espalda al pensar que era él. Sin más decidí pulsar la tecla de descolgar.

-Peluquería unisex diva’s dígame (estaba tan nervioso que por un momento creí estar cogiendo el teléfono de la peluquería, por un momento me asuste al pensar que el estaba viendo el letrero de la peluquería de frente)

-Perdone creo que me e equivocado (y sin mas colgó)

Había reconocido su voz, era él, había tenido la oportunidad de conocerlo, y por los inesperados nervios la había perdido, en menos de cinco minutos de ser la persona con más euforia del mundo pase a decaer en una angustia nunca sentida y mucho menos por alguien que ni siquiera conocía.

Se levanto de su mesa y se fue, pero no sin antes romper un trozo de periódico llevándoselo consigo.

Me fui al trabajo muy decaído, ese día le queme el pelo a una señora que vino a hacerse la permanente y le hice algún que otro trasquilón a otras varias.

Al día siguiente cuando llegue al trabajo estaba mi jefa esperándome con muy mala cara, me imagine que me iba a despedir, y dicho y hecho, así lo hizo.

Roberto Morcillo Moreno

Entra y descubre mi blog personal: http://elbloggerdero.blogspot.com.es

All rights reserved.
Obra con numero de registro de la propiedad intelectual: #1209102317422

 

One Response to “El lector de la terraza. Capitulo 1”

  1. […] El lector de la terraza. Capítulo 1. […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s