Relatos sorprendentes

El rincón de los contadores de historias…

UNA HISTORIA PARA SOFIA 10 mayo 2012

Filed under: Últimos post,Participa,Página de autor — mariajosehs @ 19:37

Sofía se ha preparado con mimo y esmero, nunca antes lo había hecho. Ha elegido su mejor vestido, a juego con guantes y sombrero del mismo color que sus grandes ojos verdes, la ocasión así lo requiere. No todos los días se tiene una cita con la única y más importante persona de tu vida.

El lugar de encuentro es la esquina de la calle de los sueños, en el momento en el que la farola de tenue luz amarilla empieza a alumbrar las sombras de la noche.

Llega pronto y mientras espera comienza a recordar como ha llegado hasta este momento, vienen a su mente imágenes de días sombríos, siempre iguales con la misma rutina que se había instalado en su vida desde que dejó de soñar, de creer en si misma y en los demás. Se convirtió sin saberlo en un ser sin esperanza que transitaba por la vida sin rumbo, siguiendo siempre los mismos pasos día tras día; despertar para trabajar, comer para subsistir y dormir para no pensar.

 Los mismos pasos que la llevaban de casa al trabajo, siempre con la cabeza gacha, sin pensar en nada, como una marioneta guiada por hilos invisibles que la llevaban de ida y vuelta a su refugio donde no la esperaba nadie, solo su soledad. Así era su vida.

Sofía a su manera se sentía bien, no  quería cambiar nada, de esta forma no sufría.

Un día, que parecía ser igual al resto de los demás, llegó a su vida ese ser especial al que espera hoy, con su mejor vestido, en la esquina de la calle de los sueños.

“que casual, el nombre de la calle” pensó Sofía

Todavía no sabía que nada era casual, que todo formaba parte de un plan especial diseñado para ella.

Un nuevo compañero de trabajo llegó un día cualquiera, no le presta atención, todos a su alrededor son sombras sin rostro que transitan a su alrededor.

No contó con que él se fijara en ella de hecho, para él no parecía existir nadie más.

Marcelo con su actitud despertó su curiosidad, porque cuanto más trataba de esquivarlo más lo encontraba, lo miraba a hurtadillas y le devolvía la sonrisa más sincera que hubiese visto jamás.

Sofía se desconcierta no sabe que le pasa, un cosquilleo constante se instala en su cuerpo y se da cuenta de que no puede dejar de pensar en él. Ni siquiera sabe su nombre, pero también sabe que nunca tendrá el valor suficiente de preguntárselo, su timidez se lo impide.

“Tengo que borrarlo de mi cabeza” piensa “y así todo volverá a ser como antes”.

 Un nuevo día amanece con la misma rutina para Sofía, o tal vez no, ya nada parece ser como antes. Se mira al espejo y por primera vez se regala una sonrisa, sale a la calle y levantando la cabeza deja que la luz del sol  le ilumine el rostro mientras sigue sonriendo.

 Llega al trabajo y sus compañeros ya no son sombras, son sonrisas que la saludan al pasar diciendo:

-Buenos días, Sofía- mientras ella les devuelve una tímida sonrisa.

 Cuando llega a su mesa se encuentra una sola flor con una tarjeta que dice:

Te deseo una vida llena de felices días y nos encontramos la  noche que quieras en la esquina de la calle de los sueños, en el momento en el que la farola de tenue luz amarilla empiece a alumbrar las sombras de la noche. Siempre tuyo, Marcelo.

 Sofía no puede creer lo que le está sucediendo, su vida ha dado un giro de 180 grados. Hay menos sombras a su alrededor y mucha más luz. Es como si su vida hubiera estado atrapada en una pesadilla de la cual no podía escapar y de pronto hubiera despertado en otro lugar, con otras personas. Hasta ella misma era otra.

Guardó la tarjeta y la flor y se marchó a casa para tratar de poner en orden sus ideas y sobre todo decidir que hacer.

Cuando al fin toma la decisión de  acudir a la cita que ha pospuesto una y mil veces, piensa que es demasiado tarde. Marcelo nunca volvió al trabajo, no le había vuelto a ver desde entonces y habían pasado meses hasta que ella había reunido el valor necesario de acudir.

 Cuando llega se da cuenta de que ha olvidado el bolso donde guardaba la tarjeta y ahora está allí, asustada, sus ojos denotan tristeza y miedo porque ha pasado el tiempo y  él se habrá olvidado de ella, nadie es capaz de esperar tanto.

-debo irme esto solo ha sido una ilusión, un sueño-

Empieza a llover y Marcelo sigue sin aparecer.

Sofía se de la vuelta y empieza a caminar con la cabeza gacha mientras lagrimas de desilusión empiezan a rodar por su rostro, levanta la cabeza hacia el cielo y la lluvia sigue empapando su cara, su pelo. Pero una sensación de alegría la inunda, porque siente sin ver que cuando se dé la vuelta Marcelo estará allí esperándola con su eterna sonrisa igual de empapado de lluvia y felicidad que ella.

Cuando se gira y lo ve apoyado en la farola tal y como lo había imaginado, corre hacía él y se funden en un tierno beso, sonríen, no hacen faltan palabras, caminan cogidos de la mano mientras deja de llover y la oscuridad de la noche se torna luz con miles de estrellas, que brillan como nunca, esperando la salida de una esplendorosa luna llena de color amarillo, que sonríe con la alegría de haber cumplido el plan creado para Sofía.

 Ilustración: María José Hernández

Texto: María José Henríquez.

Safe Creative #1205101617846

 

4 Responses to “UNA HISTORIA PARA SOFIA”

  1. mJose Says:

    Este texto voló sobre la ilustración y la hizo suya.
    Gracias a mi preciosa amiga por hacerlo, por darle palabras a una de mis ilustraciones.
    mJose
    (http://loquinaria.blogspot.com.es/)

    • escribiendosueños Says:

      gracias a ti por ser la gran artista que eres y hacer que sea tan fácil que mi imaginación vuele sobre tus creaciones.TQM

  2. sofia plus Says:

    hola acabo de enterarme de tu pagina y la verdad es que me parece excelente no sabia de mas personas interesadas en estos temas, aqui tienes un nuevo lector que seguira visitandote abitualmente.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s