Relatos sorprendentes

El rincón de los contadores de historias…

El perro de sus sueños 10 marzo 2010

Filed under: Amigos autores — wiskot @ 18:51


EL PERRO DE SUS SUEÑOS

-Grrr…arf , grarf!

El sonido de aquellos gruñidos había ido aumentando como si una jauría se estuviera acercando a toda velocidad hasta él; abrió los ojos, amodorrado aún, y la presencia de la cabeza del husky, apoyada en las dos patas delanteras, que adornaban su cama por debajo de la almohada, le hizo incorporarse de un salto.

-¡Por los huesos de Lassie! Creía que no te ibas a despertar. ¿Sabes que cuando duermes babeas más que un dogo alemán?-El tono del perro era ronco, con un deje de impaciencia.-No me mires con esa cara de sorpresa, bípedo.

-¿Cómo? Esto no…ah, ya….sólo es un sueño.

-Vale. Consideras que soy un producto de la información residual de tu cerebro. Pronto cambiarás de idea, estúpido bípedo. De momento te hago saber que la bípeda con la que estás desde hace tres años espera un hijo tuyo.

El can guardó un silencio teatral y ladeó la cabeza esperando, seguramente, una reacción.

“Bueno, sólo es un sueño, le sigo la corriente y veremos cuanto da de sí”.

-Eres más presuntuoso que un caniche. Puedo oírte, bípedo; cuando te levantes por la mañana comprobarás que todo lo que te explico ahora es cierto; prepárate para lo que te espera: tener cachorros para un macho no tiene nada que ver con las sensaciones que experimentan vuestras hembras durante el proceso; las nuestras tardan dos meses en dar a luz, pero tú vas a padecer nueve meses de espera antes de conocer la locura de la paternidad, y te aseguro que no estoy exagerando. En primer lugar, y procura no olvidarlo, no tardarás mucho en ser invisible para tu pareja; oh, claro que cuando te dé la noticia será muy emotiva y cariñosa, pero pronto verás que se centra en ese conjunto de cromosomas que habéis mezclado…. ah, por cierto, lo que le concediste aquella noche fue una Y, así que olvídate de la pequeña Vanessa, vais a tener un machote que, dado tu metro sesenta y ocho, te estampará un cabezazo donde máduele cada vez que corra a abrazarte en cuanto tenga cuatro añitos, es una pena, te recomiendo que cuando lo veas venir te pongas en cuclillas o acabarás maldiciendo para tus adentros al pequeño rompepelotas.

Los ojos celeste y verde del perro brillaban de ironía.

-Y espera, que esto sólo acaba de empezar, ya verás cuando vaya a Primaria y tengas que ayudarle a hacer los deberes. Oh, sí…. cuando te pregunte que es una célula correrás a la nevera a buscar un huevo para mostrarle núcleo, citoplasma y membrana, pero, ¿qué pasará cuando te pregunte por las mitocondrias y los ribosomas?. Pero espera, estoy adelantando acontecimientos, primero tendrás que pasar por su estado de cachorro recién nacido y aguantar noches en vela sin saber qué bigotes le pasa, porque no es un ordenador, es un bebé, y no viene con un manual de instrucciones…Arrg, arrrg!

-¿Estás riéndote de mí o te ha dado un ataque de tos?-preguntó, intrigado, el bípedo.

-Lo segundo….Arghh Arrrf….¿No vas a tener la amabilidad de ofrecerme un lametón de agua, bípedo?

-Por supuesto que sí. ¿Vaso o copa?

-¿Es que me ves cara de pertenecer al alto pedigrí? En un plato hondo,¡no te roe!

En su mesilla de noche apareció justamente eso, un plato hondo con el nivel de agua casi rebosando el borde.

-Gracias. No eres tan lento de pensamiento como pareces- gruñó el husky antes de pasear toda la longitud de su lengua por la superficie líquida, salpicando así a aquél bípedo hijo de perra.

-Eh! ¡Que luego las sábanas huelen a humedad!- protestó, indignado por las manchas de agua y baba de husky que fueron a parar a la cama.

-Oh, no te preocupes, dentro de poco conocerás las exquisiteces de los orines y excrementos blandos de tu cachorro y el olor a humedad te parecerá un perfume, bípedo. Como te iba diciendo,- empezó a mover alegremente la cola mientras hablaba- vienen sin manual, así que ahora seré generoso contigo y te explicaré lo que debes hacer cuando te rompa el sueño en mitad de la noche.¡Nada! Haz ver que no lo oyes y espera a que se levante ella, no me interrumpas, esto tiene su razón de ser; déjame explicártelo, como te levantes y cojas al cachorrito ella se pondrá justo detrás tuyo a vigilar cómo lo coges, si lo sostienes bien, si le hablas con dulzura… ese tipo de cosas, así que mi más sincero consejo cuando te veas en esta situación es que dejes que ella se encargue del cachorro; de todas maneras el proceso es siempre el mismo: mirar el pañal, comprobar la temperatura y acabar poniéndole el morrito delante de una teta. Así que tu intervención está de más; es mejor que sigas descansando, porque si la noche es dura con un cachorro pegado a tu flanco, el día es infinitamente peor. La única excepción la harás si es multípara; en ese caso vas a tener que apechugar con un cachorro porque si no ella va a ponerse de un humor de perros. Despídete de tus pequeños caprichos matinales; se acabó leer el diario deportivo tomando café en el bar, ahora las mañanas de los sábados las vas a ver pasar mientras vas a comprar pañales, leches de continuación, etc… ya verás, es todo un mundo.

Se miraron de nuevo en silencio.

-Estaba pensando que me recordabas a alguien y ya lo tengo- dijo el bípedo.- David Bowie.

-¡Por todas las pulgas! ¡No me digas que crees en la transubstanciación! Y luego dicen que nosotros somos raros porque nos olfateamos el trasero. Deja de divagar y presta atención; falta poco para que pase el camión de la basura y perseguirlo forma parte de mi tabla de ejercicios; ya sabes, para estar en forma.

-¿Qué narices me bebí anoche para estar alucinando tanto?- murmuró el bípedo.

-Tranquilo, bípedo, el lametón de licor que tomaste en el club nocturno sólo era eso, licor; pero ten cuidado con la camarera: es una perra de campeonato y tú ya no estás en situación de hacer de semental con pedigrí; eso es, básicamente, lo más importante, y tienes que asumirlo ya: se acabaron los vagabundeos en busca de aventuras, es hora de sentarse y vigilar tu casa y a los tuyos. Si entiendes lo que te digo ladra una vez, si no, ladra dos veces…..era broma, bípedo…Arf aaaarrgf arrrghhf!!!

-¡Chucho asqueroso…!

-Vigila como me hablas no sea que decida esterilizarte al estilo Alejandro Magno versus Nudo Gordiano- gruñó el husky al tiempo que acercaba la cabeza al bípedo para mostrarle unos colmillos de blancura reluciente.-¿Todavía no entiendes por qué soy la voz de tu conciencia? Mira, bípedo, esto no tiene nada que ver con tu madre pero eres un auténtico hijo de perra, ¿comprendes? Por eso me han encomendado este puesto tan perro; puedo ayudarte muchísimo si dejas de lamerte en cada espejo que te refleja, ¿captas la idea? Deja de rascarte el ombligo y sigue mis consejos o vas a acabar de buffet gratuito para pulgas. ¿Sabes qué significa eso? ¿No? Pues que vas a terminar como uno de esos chuchos sarnosos a los que ni te dignas apartar a patadas cuando se te cruzan en el parque.

El bípedo bajó la cabeza como un cachorrito al que acaban de golpear el morro con un periódico enrollado.

-Escucha, es hora de dejar de hacer viejos trucos y aprender alguno nuevo. Procura dormir; mañana te espera un día de perros, ah! y ve a tu médico y pídele que te recete algo para dejar de roncar como un boxer.

Wiskott


Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s