Relatos sorprendentes

El rincón de los contadores de historias…

El perro de sus sueños 10 marzo 2010

Filed under: Amigos autores — wiskot @ 18:51


EL PERRO DE SUS SUEÑOS

-Grrr…arf , grarf!

El sonido de aquellos gruñidos había ido aumentando como si una jauría se estuviera acercando a toda velocidad hasta él; abrió los ojos, amodorrado aún, y la presencia de la cabeza del husky, apoyada en las dos patas delanteras, que adornaban su cama por debajo de la almohada, le hizo incorporarse de un salto.

-¡Por los huesos de Lassie! Creía que no te ibas a despertar. ¿Sabes que cuando duermes babeas más que un dogo alemán?-El tono del perro era ronco, con un deje de impaciencia.-No me mires con esa cara de sorpresa, bípedo.

-¿Cómo? Esto no…ah, ya….sólo es un sueño.

-Vale. Consideras que soy un producto de la información residual de tu cerebro. Pronto cambiarás de idea, estúpido bípedo. De momento te hago saber que la bípeda con la que estás desde hace tres años espera un hijo tuyo.

El can guardó un silencio teatral y ladeó la cabeza esperando, seguramente, una reacción.

“Bueno, sólo es un sueño, le sigo la corriente y veremos cuanto da de sí”.

-Eres más presuntuoso que un caniche. Puedo oírte, bípedo; cuando te levantes por la mañana comprobarás que todo lo que te explico ahora es cierto; prepárate para lo que te espera: tener cachorros para un macho no tiene nada que ver con las sensaciones que experimentan vuestras hembras durante el proceso; las nuestras tardan dos meses en dar a luz, pero tú vas a padecer nueve meses de espera antes de conocer la locura de la paternidad, y te aseguro que no estoy exagerando. En primer lugar, y procura no olvidarlo, no tardarás mucho en ser invisible para tu pareja; oh, claro que cuando te dé la noticia será muy emotiva y cariñosa, pero pronto verás que se centra en ese conjunto de cromosomas que habéis mezclado…. ah, por cierto, lo que le concediste aquella noche fue una Y, así que olvídate de la pequeña Vanessa, vais a tener un machote que, dado tu metro sesenta y ocho, te estampará un cabezazo donde máduele cada vez que corra a abrazarte en cuanto tenga cuatro añitos, es una pena, te recomiendo que cuando lo veas venir te pongas en cuclillas o acabarás maldiciendo para tus adentros al pequeño rompepelotas.

Los ojos celeste y verde del perro brillaban de ironía.

-Y espera, que esto sólo acaba de empezar, ya verás cuando vaya a Primaria y tengas que ayudarle a hacer los deberes. Oh, sí…. cuando te pregunte que es una célula correrás a la nevera a buscar un huevo para mostrarle núcleo, citoplasma y membrana, pero, ¿qué pasará cuando te pregunte por las mitocondrias y los ribosomas?. Pero espera, estoy adelantando acontecimientos, primero tendrás que pasar por su estado de cachorro recién nacido y aguantar noches en vela sin saber qué bigotes le pasa, porque no es un ordenador, es un bebé, y no viene con un manual de instrucciones…Arrg, arrrg!

-¿Estás riéndote de mí o te ha dado un ataque de tos?-preguntó, intrigado, el bípedo.

-Lo segundo….Arghh Arrrf….¿No vas a tener la amabilidad de ofrecerme un lametón de agua, bípedo?

-Por supuesto que sí. ¿Vaso o copa?

-¿Es que me ves cara de pertenecer al alto pedigrí? En un plato hondo,¡no te roe!

En su mesilla de noche apareció justamente eso, un plato hondo con el nivel de agua casi rebosando el borde.

-Gracias. No eres tan lento de pensamiento como pareces- gruñó el husky antes de pasear toda la longitud de su lengua por la superficie líquida, salpicando así a aquél bípedo hijo de perra.

-Eh! ¡Que luego las sábanas huelen a humedad!- protestó, indignado por las manchas de agua y baba de husky que fueron a parar a la cama.

-Oh, no te preocupes, dentro de poco conocerás las exquisiteces de los orines y excrementos blandos de tu cachorro y el olor a humedad te parecerá un perfume, bípedo. Como te iba diciendo,- empezó a mover alegremente la cola mientras hablaba- vienen sin manual, así que ahora seré generoso contigo y te explicaré lo que debes hacer cuando te rompa el sueño en mitad de la noche.¡Nada! Haz ver que no lo oyes y espera a que se levante ella, no me interrumpas, esto tiene su razón de ser; déjame explicártelo, como te levantes y cojas al cachorrito ella se pondrá justo detrás tuyo a vigilar cómo lo coges, si lo sostienes bien, si le hablas con dulzura… ese tipo de cosas, así que mi más sincero consejo cuando te veas en esta situación es que dejes que ella se encargue del cachorro; de todas maneras el proceso es siempre el mismo: mirar el pañal, comprobar la temperatura y acabar poniéndole el morrito delante de una teta. Así que tu intervención está de más; es mejor que sigas descansando, porque si la noche es dura con un cachorro pegado a tu flanco, el día es infinitamente peor. La única excepción la harás si es multípara; en ese caso vas a tener que apechugar con un cachorro porque si no ella va a ponerse de un humor de perros. Despídete de tus pequeños caprichos matinales; se acabó leer el diario deportivo tomando café en el bar, ahora las mañanas de los sábados las vas a ver pasar mientras vas a comprar pañales, leches de continuación, etc… ya verás, es todo un mundo.

Se miraron de nuevo en silencio.

-Estaba pensando que me recordabas a alguien y ya lo tengo- dijo el bípedo.- David Bowie.

-¡Por todas las pulgas! ¡No me digas que crees en la transubstanciación! Y luego dicen que nosotros somos raros porque nos olfateamos el trasero. Deja de divagar y presta atención; falta poco para que pase el camión de la basura y perseguirlo forma parte de mi tabla de ejercicios; ya sabes, para estar en forma.

-¿Qué narices me bebí anoche para estar alucinando tanto?- murmuró el bípedo.

-Tranquilo, bípedo, el lametón de licor que tomaste en el club nocturno sólo era eso, licor; pero ten cuidado con la camarera: es una perra de campeonato y tú ya no estás en situación de hacer de semental con pedigrí; eso es, básicamente, lo más importante, y tienes que asumirlo ya: se acabaron los vagabundeos en busca de aventuras, es hora de sentarse y vigilar tu casa y a los tuyos. Si entiendes lo que te digo ladra una vez, si no, ladra dos veces…..era broma, bípedo…Arf aaaarrgf arrrghhf!!!

-¡Chucho asqueroso…!

-Vigila como me hablas no sea que decida esterilizarte al estilo Alejandro Magno versus Nudo Gordiano- gruñó el husky al tiempo que acercaba la cabeza al bípedo para mostrarle unos colmillos de blancura reluciente.-¿Todavía no entiendes por qué soy la voz de tu conciencia? Mira, bípedo, esto no tiene nada que ver con tu madre pero eres un auténtico hijo de perra, ¿comprendes? Por eso me han encomendado este puesto tan perro; puedo ayudarte muchísimo si dejas de lamerte en cada espejo que te refleja, ¿captas la idea? Deja de rascarte el ombligo y sigue mis consejos o vas a acabar de buffet gratuito para pulgas. ¿Sabes qué significa eso? ¿No? Pues que vas a terminar como uno de esos chuchos sarnosos a los que ni te dignas apartar a patadas cuando se te cruzan en el parque.

El bípedo bajó la cabeza como un cachorrito al que acaban de golpear el morro con un periódico enrollado.

-Escucha, es hora de dejar de hacer viejos trucos y aprender alguno nuevo. Procura dormir; mañana te espera un día de perros, ah! y ve a tu médico y pídele que te recete algo para dejar de roncar como un boxer.

Wiskott


Anuncios
 

Protección especial

Filed under: Amigos autores — wiskot @ 18:11


PROTECCIÓN ESPECIAL

La luz del sol convertía los colores del jardín en una postal idílica, la primavera llenaba de vida todos los espacios que habían permanecido desocupados durante el invierno; era agradable volver a ver aves atravesando el aire con sus aleteos, insectos zumbando entre las flores y los saltos de alguna que otra ardilla entre los árboles frondosos.

En un banco de piedra erosionada por los elementos, una mujer que debía rondar la treintena hablaba en voz baja, mirando de vez en cuando a su interlocutor, un joven de unos diecinueve o veinte años.

-Estuve a punto de morir cuando él era un bebé; claro, yo no podía imaginar que él…aunque hubo indicios, sí, pero no los relacioné debidamente. Tenía los pezones tan doloridos que apenas podía soportar amamantarlo, siempre sangraban cuando él se dormía tras hartarse, pero ¿cómo iba yo a imaginar que mi hijo fuese una criatura de esa clase? Incluso mi marido bromeaba cuando lo veía dormido en su cuna, con los labios manchados con mi sangre: ¿Ya se ha dormido el pequeño vampiro lácteo?. Sólo que se equivocaba; no era leche lo que quería de mí, quería mi fuerza vital; para desarrollarse, necesitaba mi sangre. Así que hice caso omiso de los consejos de la pediatra y hablé con mi marido. Cuando se lo expliqué me abrazó y dijo que él se encargaría de protegerme, que encontraría un lugar donde yo pudiese estar a salvo; tardó un poco pero consiguió meterme en este centro de protección. El problema es que yo soy una de ellos también; el pequeño debió concederme esa maldición a través de su saliva; intento no atacar a nadie y de momento voy pasando con pequeñas cantidades mensuales que provienen de mí misma…

El joven la interrumpió:

-¿Quieres decir que te provocas heridas para…

-Oh, no… las mujeres tenemos… ciertos recursos naturales… ya sabes…

-Me temo que no- contestó el joven; un desconcierto sincero cruzaba su rostro.

-¡Oh, perdona, Qüert! Olvidaba que no perteneces a este mundo! Te ruego que me disculpes; a veces me centro tanto en mí misma…

-No, por favor, no hay nada que disculpar, en serio; si mi sangre no fuese ácida te daría suficiente como para que no tuvieses que preocuparte en un año, yo no la necesito; el problema es que hasta que no entienda por completo cómo funciona vuestra especie no me dejarán volver a casa, así que cuando has hecho ese comentario me he dado cuenta de lo poco que sé sobre vosotros.

Apoyó los codos en las rodillas y hundió la cabeza, enredando el cabello entre los dedos.

-Echas de menos tu hogar, ¿eh?

-Sí. Mucho. Allí las cosas son más sencillas.

-Por favor, cuéntame otra vez tu historia.

-Preferiría que me explicases algo acerca de esos recursos naturales primero; es importante para mí, ¿sabes?

-Pues, verás…Aquí, la reproducción de la especie, depende de que dos individuos de sexos opuestos mantengan contacto físico. De la relación carnal, llevada a cabo de forma natural, en principio, puede surgir o no un nuevo individuo. Esta sería la explicación más sencilla a tu pregunta, aunque es bastante más complicado que eso.

-¿Relación carnal?

-Sí. Relación carnal, sexual, coito….

Qwert parecía más y más sorprendido con cada palabra de la vampiresa.

-Ya veo- dijo esta.- No tienes ni idea de qué te estoy hablando.

-Lo siento-murmuró él.- Allá de donde vengo sólo quedan algunos de los nuestros en estado físico. El resto pueden comunicarse por contacto mental pero no cuentan a efectos físicos en nuestra agrupación.

-¿No os reproducís?

-Ese es el problema: hace tanto tiempo que se prohibió esa práctica, debido a la carencia creciente de recursos imprescindibles para la supervivencia, que la reproducción cayó en el olvido; no puedo volver hasta que descubra cómo llevarle el don de la multiplicación al grupo.

-Pero entonces no deberían haber dejado que vinieses solo. ¿Cómo vas a descubrirlo sin una pareja de tu especie para practicar?

Qwert la miró con espanto.

-¿Qué quieres decir?

-Bueno, había pensado que, como tu aspecto físico es tan parecido al nuestro…

-¿Quieres decir que debo mantener contacto físico con alguien de mi especie para…?

-Creo que sí; no estoy segura.

-Entonces tal vez debería iniciar una secuencia de ensayos aquí, con alguien de vuestra especie, para valorar la posibilidad de éxito.

Ella lo miró; entreabriendo la boca y rozándose el cuello con las yemas de los dedos, sin atreverse a expresar su deseo de ser su voluptuoso conejillo de Indias.

Pero no tuvo tiempo para excitarse más con la idea de prestar su cuerpo al experimento; él se había levantado y corría ya hacia el edificio privado de los miembros de seguridad.

Desencantada, la vampiresa permaneció allí, intentando recobrar una dignidad que sólo ella sabía que acababa de perder.

Pasado un rato en el que el sol decidió ocultarse tras un sauce, se oyeron gritos y carreras.

La vampiresa se levantó y caminó lo justo para poder distinguir las palabras:

-¡Jodido maricón chalado! Pues, ¿no ha intentado bajarme los pantalones mientras buscaba la merienda en la mochila? Os habéis olvidado otra vez de darles la medicación, ¿o qué?

Wiskott


 

La música ausente

Filed under: Amigos autores,Últimos post — claudiaynel @ 0:45
Tags:

(Nota sobre mis relatos)

Me gusta ilustrar mis relatos con fotografías de viajes, de momentos especiales, a veces, de escenografías elaboradas en casa. Y me gustaría poder llegar más allá: ilustrarlos auditivamente, crear una banda sonora que ayudara al lector a imaginar los mundos que yo misma creo.

Me gustaría poder perfumar esos relatos, llenarlos de esencias…

En lo que a los aromas se refiere, puedo, simplemente, mencionarlos para ayudar al lector. En cambio, la música que falta en esas historias, la que se ha de escuchar de fondo, ha de ser aportada por mí.

El esfuerzo que he tenido que realizar para encontrar esa música, buscando en mis archivos de sonido, en la web, en discos antiguos, ha sido como el de tratar de encontrar sonidos huidizos que sólo se han escuchado en sueños.

Aquí está toda esa música ausente:


El Guardián del Lago:

Para esta historia nórdica, de color de cielo azul, como el manto de Heledya, de color blanco de nieve, del color rojo sangre del manto y del corazón de Sarkan, he escogido notas limpias y puras, baladas tradicionales escandinavas, cuerdas medievales, tambores, sonidos broncos, gritos de guerra desgarrados y salvajes.

1-Sarkan y Yuryl contemplando el Lago:

Distant Hill   (Brian Eno)

2-Construcción de la Torre:

I fjol så (Last year) (Gjallarhorn)

3-Primer encuentro con Klarvan:

Dufwa (Hedningarna)

4-Avances y triunfos de Sarkan:

Skåne (Hedningarna)

5-Reflexiones de Sarkan y Yuryl:

Höga Berg (Ranarim)

6-Viaje y encuentro con Heledya:

I riden så… (Ye ride so carefully) (Gjallarhorn)

7-Ultimo encuentro con Klarvan:

Forshyttan (Hedningarna)

8-Sarkan lleva a Heledya a contemplar sus dominios:

När som jag var på mitt adertonde år (Tradicional, cantada por Elina Järventaus Johansson)

9-Conquista de la Torre:

Kulning (Gjallarhorn)

10-Conclusión final y venganza de Sarkan:

Glosoli (Sigur Rós)

Y, si pudiera añadirle aromas al relato:

“El Guardián del Lago” tendría olor a pino de montaña, a humedad de manantial, a humo de leña, a esencia de rosa sobre la piel de Heledya…

También olería a sangre, a sudor, a pelo de caballo, a polvo de camino… En algunos momentos, se llegaría a percibir la frialdad inodora de la nieve y el hielo.



Último día en Estambul:

Me acordé de los muecines de las mezquitas, de los músicos que entonan canciones tradicionales de Anatolia, de las voces de los vendedores ambulantes, del sonido exótico y elegante del turco.

El relato tiene dos partes:

El paseo diurno por Estambul es melancólico, solitario, y rebosa anhelo insatisfecho y realidad gris, frustrante. Tan sólo se ilumina durante unos momentos, gracias a un encuentro fortuito, impregnado de buena fortuna, mágico…

El paseo nocturno es un sueño feliz. Un baile lento y cálido. La música es como la de un sueño: repetitiva, envolvente, sensual, cadenciosa, hipnótica…

1-Paseo diurno:

Sorma Kalbim (Tarkan Tevetoğlu)

2-Paseo nocturno:

Three Last Words (Omar Faruk Tekbilek)



En esta historia, estarían presentes todos los aromas que se mencionan en ella: café, canela, tabaco, menta, anís, esencia de naranja y sándalo. También, hierba nocturna, barro de fuente y mármol cálido. Olor a calles transitadas, sudor, crema de leche, miel y pistachos. En un determinado momento, se percibiría el perfume salado y espeso del mar. Y no me olvidaría de las especias del bazar: cúrcuma, orégano, laurel, azafrán, pimienta, tomillo, romero, clavo, nuez moscada… Terminaría con el olor a té, especias, cuero y papel viejo del ajado posavasos.


Si puedes, lector, escucha, huele y disfruta.

Si quieres, toma todo lo que te ofrezco arriba y envuélvete en los sonidos y los aromas de los mundos que he tratado de crear en mis dos primeros relatos.

© Claudia Aynel


Safe Creative #1003095722542

 

Poema diminuto

Filed under: Amigos autores — claudiaynel @ 0:39


Pequeño e inigualable

soplo de aire fresco,

fugaz rayo de sol,

diminuto poema a la esperanza.

Eres el futuro caminando con pasitos leves;

un elfo que, aun caminando entre lobos,

continúa habitando su mundo tenue, diminuto y mágico.

Qué lástima que esos pies minúsculos

se hayan ensuciado tan pronto con el barro de la vida.

Es una vergüenza que nadie

se haya dado cuenta de lo que realmente eres.

Ni una cosa, ni un animal,

ni un desecho o un bandido.

Tan sólo un delicado tejido que alguien se negó a continuar.

Un soplo de aire fresco, un fugaz rayo de sol,

un luminoso, tenue, diminuto poema a la esperanza.

Claudia Aynel

Safe Creative #1003085711808